Lo primero que voy a recalcar es el impresionante trabajo de la autora Andrea Tomé en esta historia. Se nota toda la implicación, documentación, la narración, sus personajes, todos los pequeños detalles que hacen de ‘El valle oscuro una obra magnifica que conservar en tu estantería. En cada frase, en cada palabra se nota el esmero y el cariño con la que ha sido escrita y eso siempre es de agradecer.

Desde su primer libro ‘Corazón de mariposa‘, que fue descubierto al ganar el segundo premio “La Caixa”/Plataforma en 2014, hasta este cuarto y último he visto una evolución a más, que poco a poco la va situando entre los mejores escritores juveniles de la actualidad, con tan solo veinticuatro años. He de destacar también que ninguna de sus cuatro novelas es igual a la anterior. Todas son completamente originales, complejas, y con un punto de vista poco común. Con personajes maravillosos e historias conmovedoras, Andrea tiene una manera de ver el mundo muy diferente y junto a una imaginación alucinante hacen de sus obras, novelas únicas que van a encantar a los lectores.

Para quien no la conozca, Andrea Tomé es gallega de nacimiento, de Ferrol más concretamente. Licenciada en Filología inglesa, imparte cursos de Literatura y salud mental en escuelas y universidades. Suele decir que escribe para jóvenes y adultos que no se avergüenzan de leer literatura juvenil. Adora la astronomía, la historia y la moda vintage entre otras muchas más cosas.  Lógico que la editorial Plataforma Neo no la deje escapar ¿no?

El valle oscuro tiene muchos puntos que destacar y para mí uno de los más importantes son sus personajes. Están hechos a su justa medida. Personalidades complejas, con evoluciones tremendas y con mucha fuerza. Incluso los personajes que menos parece que influyen en la narración, después te sorprenden con capítulos en los que son protagonistas. Son muchas las figuras que aparecen en esta historia, pero todas y cada una de ellas, están perfectamente detalladas en carácter. Con luces y sombras, con mucho realismo y simplicidad que poco a poco va cogiendo fuerza construyendo un personaje fuerte y con estrella, desde los secundarios hasta los protagonistas, son todos esenciales. Otro punto para destacar es su historia y lo bien que Andrea nos sitúa en ella. Es cruda, realista, sobrecogedora y tierna.

Para hablar de ‘El valle oscuro debemos situarnos en Okinawa, Japón, en plena Segunda Guerra Mundial. En este contexto nos encontramos una división de opinión entre los fieles al emperador y los rebeldes comunistas.

Aquí nos encontramos a la familia Akiyama que se compone de Momoko, Takuma, Yoichi y sus padres. Podría decirse que pertenecen a un estatus social estable ya que son intelectuales y poseen una tienda de música.

Momoko es la hermana pequeña, que va al colegio privado en el que recibe maltrato por parte de sus compañeras. Es por así decirlo, el personaje principal de la historia y aunque sus padres la mantienen al margen de todo, es una protagonista que se pule poco a poco y lucha por su familia hasta el final. Ella es toda una luchadora.

Takuma es el hermano mediano, es profesor de piano y ha conseguido escabullirse de ser reclutado y servir a su patria. Esta oportunidad la aprovechara para, a escondidas, luchar por lo que él cree justo. Es para mí el personaje clave de toda la historia, el hilo conductor de todos los entresijos. Te hará reír y llorar en la misma medida, convirtiéndose así, en mi personaje favorito de entre todos.

Después tenemos a Yoichi, el mayor de los tres hermanos. Él es Kenpei, policía militar y por lo tanto el único fiel al emperador de la familia. Le costará mucho poder defender y ocultar a su familia de todos los entresijos que se traen entre manos. Representa el otro lado, la otra opinión, el ser “bueno” siendo “malo”.

Y por último la familia Kobayashi, formada por Jun y su padre Daiki. Son Burakumin (clase social más baja). Daiki es el sepulturero de Okinawa y Jun trabaja por obligación en una fábrica del régimen fabricando balas. Viven en el cementerio y deben sobrevivir robando comida y pasando desapercibidos. Jun consigue hacerse amiga de Momoko a pesar de su gran timidez. Jun es la pureza y la otra protagonista indiscutible de la historia. Junto a Momoko representan inocencia y coraje. Nos dejan una historia tierna llena de mucha lealtad y amor.

El valle oscuro es un drama que nos va ofreciendo pequeñas dosis que te hacen seguir leyendo, tiene mucha lectura entre líneas, muchos dobles sentidos, mucha historia y personajes más profundos de lo que parecen.  incluso la autora nos regala leyendas y mitos japoneses que aparecen en la narración como premonición y anticipo de lo oscuro que nos espera. Para mí ‘El valle oscuro es un muy buena novela y eso pocos autores lo consiguen.

Lee aquí las primeras páginas.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.