El Universo Marvel de Grant MorrisonBienvenidos de nuevo a un viaje por la mente más loca y gamberra del mundo del cómic, hoy de nuevo tengo el privilegio de reseñar una obra del loco escocés, Grant Morrison (“Multiverso”, “Animal Man”), en esta ocasión Panini ha decidido recopilar en su colección Extra Superhéroes tres de las miniseries firmadas por el autor durante sus diversas estancias en la Casa de las Ideas, más un pequeño relato corto, le acompañan en estas andanzas su amigo y también irreverente genio del cómic Mark Millar (“Crononáutas”, “Starlight”), junto a dibujantes de la talla de Steve Yeowell (“Zenith”, “Los Invisibles”), J.G. Jones (“Wanted”, “MK: Viuda Negra”), Jae Lee (“MK: Inhumanos”, “Antes de Watchemen: Ozymandias”) y Manuel Gutierrez (“Punisher”, “Vengadores Secretos”).

Comienza el tomo con la miniserie “Skrull Kill Krew” del año 1995, unos jovencisimos Morrison y Millar son llamados por Marvel tras el éxito de su “Cosa del Pantano” en la Vertigo de la “Distinguida Competencia”, junto a ellos se traen a otro autor inglés Steve Yeowell con el que han compartido andanzas en “2000 A.D”. El planteamiento de la obra bebe directamente del Fantastic Four nº2 de Kirby y Lee, en él los 4 Fantásticos obligaban a unos alienígenas, los skrull, una raza cambiaformas venida de la galaxia de Andromeda a adoptar la forma de unas vacas como castigo a su intento de conquistas la Tierra. Esta historia tuvo sus ecos tanto en los Vengadores con la “Guerra Kree/Skrull” de Thomas en como el Fantastic Four Annual 17 de Byrne. Pero los escoceses deciden tomar ese concepto y radicalizarlo. ¿Qué pasaría si el gobierno hubiera obligado a los skrull de la Tierra a volver a convertirse en vacas y éstas hubieran sido sacrificadas para convertirlas en hamburguesas, y alguien se hubiera comido esas hamburguesas? Pues esos alguien son Ryder y sus chicos, alias “La Banda Mataskrulls”.

El Universo Marvel de Grant Morrison

Os pongo en situación, Ryder parece ser un enorme negro rastafari que tiene algún tipo de pasado con Nick Furia y S.H.I.E.L.D y junto a él a lo “Easy Rider” va “Moonstop”, un skinhead británico que entre otras particularidades tiene un martillo que podría estar en cualquier caja de herramientos, pero el suyo es“Incapacitador” ,el cual es capaz de volver a sus manos en una parodia del Mjolnir de Thor. Además cada vez que usa sus poderes, su piel reacciona convirtiendose en lo que más miedo y asco le da, ¡la raza negra! Y es que por haber ingerido esas hamburguesas, Ryder y Moonstop tienen la habilidad de poder ver a los skrull en su verdadera forma aunque estén transformados y además ellos mismos pueden alterar su cuerpo a voluntad y convertirlo en grandes armas, estirarlo, etc. (Con la imaginación desbocada de Millar y Morrison lo menos que podéis esperar es que el pelo de Ryder se convierta en el de una gorgona llena de serpientes).

El Universo Marvel de Grant MorrisonLa estructura de toda la serie es la de una “road movie” en la que nuestros dos protagonistas van viajando en sus impresionantes motos mientras acaban con cualquier skrull que se les interponga en el camino y de paso unen a la banda a cualquier otro afectado por las hamburguesas. Ese es el caso de “Dados” o “Vaquero” como siempre le espeta Ryder. Un bohemio surfero y jugador profesional, que ve saltar su vida en pedazos y sangre verde cuando Ryder y Moonstop le muestran el verdadero color de piel de sus compañías. Pero la banda necesita un buen toque femenino y ése lo ponen “Bronca” y “Pasarela”. La primera es una punk con traje chaqueta a la que le encanta convertirse en un insecto gigante y destrozar todo a su paso. “Pasarela” es una supermodelo internacional con un letal toque felino.

Esta macarrada de miniserie tiene momentos geniales como el asalto por parte de Hydra y de Von Stucker de un aeropuerto (atentos a lo majos que son con los dolores de cabeza y preocupaciones de los soldados de Hydra sus altos mandos). Donde está Stucker no pueden faltar el Capitán América y Nick Furia. Todo un duelo el que nos darán el Capi y Ryder.

Pero sin duda el gran climax de esta serie viene con Pleasant Valley, un pueblo secreto habitado en su totalidad por Skrulls y que tiene hasta su propia versión de los 4 Fantásticos, es una gran mezcla entre película de terror de los setenta, como “El pueblo de los malditos” y cualquier peli de acción ochentera como comando, que no se diga que los escoceses no saben como montar un buena masacre. Un estupendo ejercicio de guión que en cinco números presenta unos personajes, desarrolla grandes secuencias de acción y demuestra que a Yeowell se le da genial dibujar tipos musculadas, horribles monstruos, motos y sobretodo armas gigantes.

Pasamos ahora a “Marvel Boy” ya con Morrison en solitario, la NeoMarvel de Quesada es una realidad y el escocés está a punto de reinventar a los X-men, pero sin duda un autor que había labrado su éxito en Vertigo, tenía que acercarse a los Marvel Knight, o ese intento de una Vertigo Urbana que se saldó con el mejor Daredevil post Miller y Nocenti de la historia. Morrison es un apasionado de la ci-fi y del trabajo de Kirby por ello no pudo resistirse a coger un olvidado concepto del “Rey” como era “Marvel Boy” en la editorial Burns I y del que luego derivaría el personaje de Quasar. La idea de Morrison era unir este personaje a toda la cosmología Kree y dar su propia visión de dicha raza, su Inteligencia Suprema y sus alteraciones genéticas. Dado lo transgresor del guión de Morrison se decidió que todo ocurriera en una Tierra Paralela aunque tiempo después Mark Millar, Brian Michael Bendis y Jason Aaron tomarían personajes de esta saga y los introducirían en 616.

El Universo Marvel de Grant Morrison

Marvel Boy es un canto a la ci-fi setentera de Kirby, Byrne y Starlin en la que pueden convivir naves cuya velocidad se mide en realidades paralelas o motores de epifanía que funcionan con fe, para mover las máquinas Kirby, un claro homenaje al “Dreadstrar” de Starlin. Nuestro protagonista es Noh-Varr miembro de la misión diplomática kree del Capitán Glory, es el alférez Marvel, y su mundo acaba de saltar en llamas por culpa de la ambición de Midas, un desposta empresario obsesionado con los Rayos Cósmicos y con que estos tengan el mismo efecto sobre él que sobre los 4 Fantásticos. La perturbadora imagen de este sádico es la segunda armadura de Iron Man, la completamente dorada y voluminosa, con una gabardina y su sempieterno cigarillo.

Creedme cuando os digo que Morrison creando a villanos despreciables y sádicos es único. Pues básicamente la historia que nos va a contar el escocés es la de una huida y venganza de Noh-Varr contra Midas. Todo un cómic de acción de destrucción masiva, sin contemplaciones muy en la linea de “Los Ultimates “de   Mark Millar, para esta tarea cuenta con el espectacular y dinámico dibujo de J.G. Jones conocido por ser el responsable gráfico de las primeras miniseries de Viuda Negra en Marvel Knights y por el Wanted de…lo habéis adivinado, Mark Millar.

Jones hace un homenaje constante a la composición de la acción de Steranko en su Nick Furia. Noh-Varr no para de moverse por toda la página y saltamos de viñeta en viñeta entre explosiones y disparos. Morrison no duda en jugar con el concepto de la manipulación genética de los kree, así Noh-Varr tiene un ADN mezcla de insecto con que poder hacerle recrear todas las escenas en plan “Matrix”, muy de moda en aquella época que podáis imaginar.

Dentro de las muchas cosas que podría contar de esta obra quiero quedarme con las siguientes: Por un lado Noh-Varr es un adolescente furioso y reacciona como tal, además reacciona como reaccionaría un alienígena soldado en un mundo hostil. Segundo el desarrollo de “Plex” la Inteligencia Suprema Kree personal de nuestro protagonista una suerte de tutor y maestro zen patriarcal de lo más gracioso.

El Universo Marvel de Grant Morrison

El siguiente punto a resaltar es uno de los “villanos” de la obra, se trata de Hexus, la corporación viviente, un concepto típicamente morrisioniano por el cual un ente intangible se convierte en la marca más deseada y consumida del mundo, hasta que todo desde la comida, la ropa o la tecnología lleva su marca, acaba con todos los recursos naturales del planeta y se lanza a colonizar uno nuevo, un magistral y perturbador número como critica al capitalismo que vale oro en si mismo.

El último punto a señalar es “Exterminatriz”, la mismísima hija de Midas, una suerte de dominatrix con licencia para matar con su pistola de oro, que va a montar una turbulenta relación hard boiled con Noh-Varr, con persecuciones a todo gas por la ciudad y un gran complejo de manipulación emocional por parte de Midas a su hija.

Acaba la saga con toda una metáfora de lo nuevo contra lo viejo, nuevas formas de entender el cómic contra los clásicos estándares representados por los 4 fantásticos en la corrupta figura de Midas. Un trepidante cómic de acción que demuestra que en este campo J.G. Jones en insuperable y en un alumno aventajado de Steranko.

El Universo Marvel de Grant Morrison

Prosigue el tomo con “4 Fantásticos 1,2,3,4” una miniserie en cuatro partes en la que Morrison cuenta con los oscuros lápices de Jae Lee (“Inhumanos”, “El Vigia”, “La Torre Oscura”) un maestro del minimalismo y la mancha que narra uno de los relatos más intimistas de cuantos se han hecho del cuarteto. Esta miniserie es una carta de amor a los 4F más clásicos, es coger la obra de Lee y Kirby y darle un ligero toque morrisioniano pero manteniendo la esencia. La historia no puede ser más simple, un furioso Ben Grimm con su condición de Cosa es engañado por Muerte y “curado” de su estado a un alto coste. Reed Richards se encuentra sumido en un asilado experimento, Susan cree que su vida marital no tiene sentido y sueña con su príncipe azul bajo el mar y la antorcha humana quema su vida en vacuas diversiones.

Lo más conseguido de toda esta obra es el tono, intimista logrado en preciosos momentos como la charla de Susan con Alicia, o la caída entre los vagabundos de un destrozado y humanizado Ben Grimm. Pero eso sí, no deja por ello de tener perturbadoras escenas de terror como la aparición del Hombre Topo y sus monstruos o la última maquinación de Muerte.

Sin duda el mejor momento de la historia es el giro de guión del truco de Muerte en el que por un momento parece que el trasgresor Morrison va a intentar romper con todo lo que conocíamos de la relación entre Muerte y Richards pero que luego no es más que un juego dentro de un juego. Una serie redonda que demuestra que dentro de su irreverencia Morrison puede rendir homenaje a los clásicos con su propia voz y que hacen que Jae Lee con la historia adecuada pueda narrar al personaje que quiera. No os perdáis a los 4 fantásticos menos cósmicos y fantasiosos y más humanos.

El Universo Marvel de Grant MorrisonCierra el tomo una historia corta sobre Nick Furia firmada por Manuel Gutierrez (“Punisher”) Otro gamberro homenaje a Steranko y que recuerda a ciertos cortes de “los Invisibles” del propio Morrison. Psicodelia y gamberrismo a partes iguales que nos recuerdan que Nick Furia sólo hay uno y que intentar imitarlo es un grave error, atentos al momento máscaras, helitransporte….Lo dicho para amantes de Tales of Strange.

Completan el tomo varios artículos de uno los grandes expertos de Panini como son: Iñigo de Prada, que nos acercará el concepto de “Invasión Británica” y los primeros años de la colaboración Morrison/Millar, el origen de Marvel Boy o las repercusiones de “4 fantásticos 1,2,3,4”.

Un tomo imprescindible para conocer la figura del escocés y su personal visión del Universo Marvel. ¡Excelsior!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.