El signo del Dragón, de Ricardo Alía: un puzle que encaja con precisiónRicardo Alía, el autor de "El signo del Dragón" (Maeva), tiene dos grandes pasiones: el ajedrez y la literatura. Dejó de competir en torneos internacionales de ajedrez para concluir sus estudios y acabó licenciándose en Ciencias Químicas por la Universidad del País Vasco. En la actualidad trabaja como químico en Barcelona, ciudad donde reside junto a su familia. Gran lector de novela negra, escribe en secreto y normalmente guarda los manuscritos en un cajón, pero en este caso ha decidido sacarlos a la luz.

"El signo del Dragón" es su primera novela y refleja completamente sus aficiones, sobre todo la química, que juega un papel importante en la historia, un detalle muy bien llevado y que me ha encantado. La acción transcurre en San Sebastián, con centro en la facultad de Ciencias Químicas. Allí es donde aparece el cuerpo de la primera víctima del asesino y donde van apareciendo los siguientes.

El Dragón, en la mitología china, es un signo propenso a catástrofes naturales y acontecimientos trágicos, ¿y qué hay más trágico y catastrófico que la aparición de un asesino en serie? Max Medina, inspector de Homicidios en la Ertzaintxa, es elegido para encargarse de la investigación. Es un hombre de carácter peculiar que se lleva muy bien con su compañero Joshua O’Neill de la científica, y que tendrá que adaptarse a Erika López, una joven agente de la Ertzaintxa recién graduada.

El principio puede resultar algo confuso. Lentamente el autor va presentando a los múltiples personajes, mucho más que el trío que os he presentado en el párrafo anterior, separando unos de otros por párrafos y sin seguir ningún orden, dando una primera impresión completamente equivocada. Pero la novela cambia completamente en el momento en que se produce el primer asesinato y, por fin, empieza la acción. La intriga aumenta página a página a medida que la trama se va complicado y aumentan, o disminuyen como las pistas, los sospechosos. Me ha gustado mucho la forma en que el autor lo ha resuelto, utilizando a los secundarios para dar pequeñas pistas a los lectores, que no terminan de encajar hasta el momento de la revelación final, una que seguro que no esperabais. Solo diré "13,123410". Ah, y es una pista doble.

Algunas personas que no son lo que parecen, unos crímenes cada vez más frecuentes y para los que las pistas son escasas, y unos personajes que van evolucionando a través de lo que viven. Al llegar al final, ninguno de los personajes es exactamente el mismo que cuando empezaron. No solo en sus personalidades, también sus relaciones se ven afectadas.

El signo del Dragón, de Ricardo Alía: un puzle que encaja con precisión

Se acaba haciendo corto y, personalmente, estoy deseando que llegue septiembre para poder la segunda parte, "El vuelo de la serpiente", donde además de los protagonistas aparecerán algunas de las caras que hemos conocido en esta novela.

Si después de leer esto aún no sabéis si animaros, aquí podéis ver el vídeo que ha publicado la editorial sobre el libro, y podéis comenzar a leerlo aquí:

Compra aquí "El signo del Dragón".

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.