Emisiones globales de dióxido de carbono por tipo de combustible (carbón, petróleo y gas natural) más emisiones de la producción y quema de cemento
Emisiones globales de dióxido de carbono por tipo de combustible (carbón, petróleo y gas natural) más emisiones de la producción y quema de cemento. Los corchetes muestran la tasa de crecimiento anual promedio para 2013-2018. Crédito: Jackson, et al. Cartas de investigación ambiental de 2019 (10.1088 / 1748-9326 / ab57b3)

Las emisiones globales de dióxido de carbono provenientes del consumo de combustibles fósiles alcanzarán un nuevo récord, espoleadas por el aumento del consumo del gas natural y el petróleo. Se espera que los niveles de CO2 en la atmósfera alcancen los 37.000 millones de toneladas este año, según una nueva estimación del Global Carbon Project, una iniciativa liderada por el científico de Stanford University Rob Jackson.

Estos hallazgos se resumen en tres nuevos artículos publicados en Earth System Science Data, Environmental Research Letters y Nature Climate Change. Aunque el crecimiento de las emisiones es más lento que en los anteriores dos años, los investigadores advierten de que podrían aumentar al menos hasta 2030, a no ser que las políticas en energía, transporte e industria cambien dramáticamente.

Cuando las buenas noticias son que el crecimiento de las emisiones es menor que el año pasado, necesitamos ayuda”, comenta Jackson, profesor de ciencias terrestres en School of Earth, Energy & Environmental Sciences de Stanford. “¿Cuándo comenzarán a caer las emisiones? “.

Las nuevas proyecciones llegan en pleno encuentro de los negociadores en Madrid para la XXV Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Las emisiones globales estimadas de dióxido de carbono provenientes de fuentes fósiles -que representan casi el 90% de las emisiones totales humanas- aumentarían en un 0,6% este año en comparación con el 2018. En 2018 aumentaron un 2,1% en comparación con el año anterior, y el precedente un 1,5%.

Pequeños destellos de esperanza, como la fuerte disminución del uso del carbón en la UE y los EEUU, se ven oscurecidos por el aumento del uso del gas natural y el petróleo en todo el mundo, según los investigadores. Las emisiones per cápita en los países ricos siguen siendo desproporcionadamente altas, un factor que complica aún más la situación, a medida que los países en vías de desarrollo buscan más prosperidad, a través del consumo de más electricidad proveniente del gas natural, vehículos que consumen gasolina y el transporte aéreo.

Los recortes de emisiones en las naciones más ricas deben superar los aumentos en los países más pobres donde aún se necesita acceso a la energía“, dijo Pierre Friedlingstein, profesor de matemáticas en Exeter University, y autor principal del documento Global Carbon Budget en Earth System Science Data.

Este grupo de investigadores comenta que los EEUU, la UE y China emiten a la atmósfera más de la mitad del dióxido de carbono a nivel global. Mientras que las emisiones anuales están decreciendo lentamente en muchas regiones industrializadas (incluyendo EEUU, donde se espera que lo haga un 1,7%), están creciendo en muchos países, incluyendo China, donde deberían aumentar un 2,6% este año. Un 40% de las emisiones de CO2 se atribuyen al uso del carbón, un 34% al petróleo y un 20% al gas natural. El 6% restante se atribuye a la producción de cemento y a otras fuentes.

Emisiones de dióxido de carbono fósil, incluida la producción de cemento, a nivel mundial y en cinco regiones.
Emisiones de dióxido de carbono fósil, incluida la producción de cemento, a nivel mundial y en cinco regiones. Los corchetes muestran la tasa de crecimiento anual promedio para 2013-2018. Crédito: Jackson, et al. Cartas de investigación ambiental de 2019 (10.1088 / 1748-9326 / ab57b3)

Aunque sigue siendo un factor importante en las emisiones globales, el uso del carbón ha sufrido un golpe, con un uso global de un 0,9% menos en el último año. En 2019, el consumo de carbón cayó un 11% en los EEUU, un 50% menos que su pico en 2005, desplazado por el gas natural, la energía eólica y solar más baratas, así como con diversos ahorros gracias a la eficiencia energética. El uso de carbón cayó otro 10% en la UE. En China, que representa la mitad del uso mundial de carbón, el crecimiento se desaceleró a 0,8% este año, debido en parte a la recesión económica del país.

La disminución del uso de carbón en los EEUU y Europa está reduciendo las emisiones, creando empleos y salvando vidas a través de un aire más limpio“, comenta Jackson, quien también es miembro del Instituto de Medio Ambiente de Stanford Woods y del Instituto de Energía Precourt. “Cada vez más consumidores demandan alternativas más limpias y baratas, como la energía solar y eólica“.

Considerado por algunos como un “combustible puente” alejado de las fuentes de energía más contaminantes, el gas natural produce significativamente menos emisiones de dióxido de carbono que el petróleo o el carbón. Debido a una mayor oferta y precios más baratos, el uso del gas natural se ha incrementado, con un aumento concomitante del 2,6% en las emisiones de dióxido de carbono para 2019. De hecho, el aumento en el uso de gas natural representa el 60% del crecimiento de emisiones fósiles en los últimos años.

Los investigadores advierten de que las esperanzas de que el gas natural sea un combustible puente sólo puede hacerse realidad con medidas adicionales, como la captura y el almacenamiento de carbono, para mediar las emisiones de la fuente de combustible y una reducción en las fugas de metano de las infraestructuras del gas natural.

Si bien algunos países ricos han logrado un progreso sustancial en la reducción de las emisiones generales, las emisiones per cápita en estos países siguen siendo alarmantemente altas. En todo el mundo, la persona promedio es responsable de aproximadamente 4,8 toneladas de emisiones de dióxido de carbono de origen fósil por año. En comparación, la persona promedio en los EEUU es responsable de más de tres veces y media esa cantidad. Las historias de éxito relativo, como la UE, donde las emisiones han disminuido aproximadamente un 1% anual, se ven contrarrestadas por la historia de países como China, donde las emisiones de dióxido de carbono per cápita han llegado a rivalizar o incluso superar las de la UE.

Todavía existen fuertes desigualdades, particularmente en el uso del petróleo per cápita. El consumo de petróleo de EEUU por persona es 16 veces mayor que en la India y seis veces mayor que en China. La propiedad del vehículo es similar, con casi un vehículo automotor por persona en los EEUU, pero sólo uno por cada 40 personas en India y 6 en China.

Para contrarrestar el aumento de las emisiones, los investigadores piden políticas nacionales más fuertes y compromisos globales para ayudar a instituir la fijación de precios del carbono, acelerar las mejoras en la eficiencia energética, reducir el consumo de energía, desplegar vehículos eléctricos, aumentar las tecnologías de captura y almacenamiento de carbono y reemplazar los combustibles fósiles con fuentes renovables.

Más de 18 países han encontrado una manera de expandir sus economías en la última década mientras reducen las emisiones de dióxido de carbono, según un estudio anterior que incluyó a coautores afiliados al Proyecto Global de Carbono. Los países incluyen el Reino Unido y Dinamarca, que combinaron el uso estable o decreciente de la energía con la nueva capacidad de combustible renovable que desplazó el uso de combustibles fósiles.

Necesitamos cada flecha en nuestro carcaj climático“, dijo Jackson. “Eso significa estándares de eficiencia de combustible más estrictos, incentivos de políticas más fuertes para las energías renovables, incluso cambios en la dieta y tecnologías de captura y almacenamiento de carbono“.

Fuente: Environmental Research Letters.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.