Una merecida antología policiaca que recupera una galería de personajes femeninos, muchos de ellos olvidados, pioneros del género y claves para entender la evolución del papel de la mujer en la ficción detectivesca.

Desde Fantasymundo hemos seguido siempre con mucho interés la Biblioteca de Clásicos Policiacos de la editorial Siruela . Libro a libro, en ella se ha ido reuniendo un interesante y original conjunto de obras de ese género casi olvidadas o incluso no publicadas antes en nuestro país. Ha conectado así a los lectores españoles con la corriente de recuperación de clásicos detectivescos que se da en mundo editorial anglosajón. Y lo ha hecho con ediciones impecables y traducciones sin tacha.

Este nuevo título de la colección, «Detectives victorianas. Las pioneras de la novela policiaca», introduce una novedad. A diferencia de las anteriores obras de la biblioteca, se trata de una antología que compendia once historias cortas. Todas con una característica común: tienen protagonistas femeninas en una época, la Era Victoriana, en la que las mujeres investigadoras o detectives resultaban pioneras.

Mujeres un tanto eclipsadas dentro de la historia del género, bien por sus coetáneos masculinos -como el Sherlock Holmes de Conan Doyle- bien por otras mujeres detectives que vinieron después -como la Miss Marple de Agatha Christie- siguiendo caminos que ellas habían abierto.
Esta antología vuelve a poner, más de un siglo después, ante los lectores a personajes como Mrs. Paschal, Dorcas Dene, Dora Myrl, Loveday Brooke, Amelia Butterworth o Lois Cayley.

Dos aspectos deben dejarse claros, para que no haya lugar a malentendidos:

El primero es una precisión geográfica y temporal: aunque en el título se hable de “detectives victorianas”, lo cierto es que algunos de los casos no se desarrollan en Gran Bretaña, sino que tienen lugar en Estados Unidos; y, cronológicamente, abarcan desde las décadas centrales del siglo XIX hasta la Primera Guerra Mundial, fallecida ya la reina Victoria y en pleno periodo Eduardiano.

El segundo tiene que ver con el subtítulo, donde se habla de “pioneras de la novela policiaca”. Si bien todas las protagonistas de las historias son mujeres, lo cierto es que esos personajes femeninos salieron de las plumas tanto de escritoras (Anne Katherine Green, Catherine Louisa Pirkis o Mary E. Wilkins) como de escritores (Andrew Forrester, W. S. Hayward, George R. Sims, Grant Allen, Matthias McDonnell Bodkin, Richard Marsh o Hugh C. Weir).

Relatos policiacos protagonizados por mujeres decididas e intrépidas, salidos de las plumas de escritoras y escritores en un periodo comprendido entre las décadas centrales del siglo XIX y la Primera Guerra Mundial.

Once son los relatos incluidos, por orden cronológico, en esta antología de Michael Sims:
La condesa misteriosa (W. S. Hayward); El arma desconocida (Andrew Forrester); Dagas dibujadas (C. L. Pirkis); El brazo largo (Mary E. Wilkins); El asunto de la puerta de al lado (un fragmento, en realidad, de El misterio de Gramercy Park, de Anna Katharine Green); El hombre de los ojos feroces (George R. Sims); La aventura de la anciana quisquillosa (Grant Allen); Las muescas del bastón (M. McDonnell Bodkin); El hombre que me cortó el pelo (Richard Marsh); El hombre que tenía nueve vidas (Hugh C. Weir) y La segunda bala (Anna Katharine Green).

Como ocurre normalmente con cualquier antología, hay historias más destacables que otras. Algo normal, por otra parte, si se tiene en cuenta la amplitud del periodo durante el que fueron escritas y la magnitud de los cambios sociales y tecnológicos que tuvieron lugar en él.

Que unas puedan gustar más y otras menos es, además, algo en lo que cada lector tiene siempre la última palabra. Pero, en general, se leen con mucho gusto. Es recomendable, eso sí, que el lector actual se enfrente a estos textos escritos más de un siglo atrás asumiendo el tono un tanto folletinesco propio de la época y teniendo presente su carácter pionero.

Una buena antología no puede limitarse a reunir en un mismo volumen una serie de relatos, sino que ha de completarse con información adicional que dé coherencia y sentido al conjunto y aporte información de interés a los lectores, permitiéndoles comprender mejor el contexto y naturaleza de las historias.

Un brillante prólogo de Michael Sims, titulado “Vigilancia en la intimidad”, -que atrapará la atención de cualquier aficionado a la ficción detectivesca y que sería imperdonable saltarse para leer directamente los relatos- introduce al lector en la época y la presencia femenina en la literatura de género policiaco.

Además, cada uno de los relatos va precedido de una breve introducción que habla de la historia, su autor y su protagonista.

Por último, una bibliografía adicional detalla todas las fuentes empleadas en el ensayo introductorio del libro y las introducciones individuales de cada uno de los relatos.

El prólogo de Michael Sims, titulado “Vigilancia en la intimidad”, ya justificaría por sí mismo la lectura de esta antología. Resultaría imperdonable saltárselo.

Publicado originalmente en inglés con el título «The Penguin Book of Victorian Women in Crime», la traducción intachable ha corrido a cargo de Laura Salas.
Encuadernado en tapa dura, como el resto de la colección, el libro resulta tan cómodo de leer como bonito.

La ilustración elegida en esta ocasión para la cubierta del libro por Gloria Gauger vuelve a dar en el clavo. Se trata de un dibujo de época que muestra a una mujer de atuendo victoriano montada en una bicicleta.
Vista con ojos del siglo XXI, eso puede parecer algo meramente costumbrista, pero en aquella época tenía algo de revolucionario y de declaración de intenciones a favor de la autonomía femenina. Como no podía ser de otra manera, algunas de las protagonistas de los relatos las emplean en sus investigaciones.

 

Michael Sims (1958) es un escritor estadounidense de no ficción, cuyas obras han sido publicadas en numerosos países de habla inglesa y traducidas en varios países de Europa y Asia. Además, ha publicado numerosos artículos en los diarios New Statesman, Orion o The Washington Post.
Entre sus obras de no ficción destacaremos, por haber sido publicada en España, «El ombligo de Adán. Historia natural y cultural del cuerpo humano».

También es un popular antólogo, editor de varios volúmenes de ficción detectivesca y poesía victoriana y eduardiana. Además de este «Detectives victorianas. Las pioneras de la novela policiaca» acaba de ser publicado hace unas semanas en España «Arthur y Sherlock. Conan Doyle y la creación de Holmes».

Puedes comprar «Detectives victorianas. Las pioneras de la novela policiaca» aquí:

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.