Un equipo internacional de astrónomos, entre quienes se halla el profesor Bob Nichol, de University of Portsmouth, ha confirmado el descubrimiento de la supernova más distante jamás detectada. Se trata de una explosión cósmica que tuvo lugar hace 10.500 millones de años (tres cuartos de la edad del universo mismo).

La estrella que explosionó, llamada DES16C2nm, fue detectada gracias a Dark Energy Survey (DES), un proyecto colaborativo a nivel internacional que busca cartografiar varios cientos de millones de galaxias para descubrir más acerca de la energía oscura, la fuerza elusiva que se cree es la causante de la expansión acelerada del universo.

Como se detalla en un nuevo estudio, publicado en Astrophysical Journal, la luz de esta explosión ha tardado 10.500 millones de años en alcanzar la Tierra, lo que la convierte en la más antigua supernova jamás descubierta y estudiada. El universo tiene una edad estimada de 13.800 millones de años.

Una supernova es la explosión de una estrella masiva al final de su ciclo vital. DES16C2nm está clasificada como “supernova superluminosa”, de la clase la más brillante y rara, descubierta por primera vez hace diez años, que se cree es causada por material que cae dentro del objeto más denso del universo: una estrella de neutrones de rápida rotación recién formada a partir de la explosión de una estrella masiva.

El coautor del estudio, Bob Nichol, profesor de Astrofísica y director del Institute of Cosmology and Gravitation, comenta que “No se pensó en estas supernovas cuando comenzamos el DES hace una década. Estos descubrimientos muestran la importancia de la ciencia empírica. A veces sólo tienes que salir y mirar hacia arriba para hallar algo maravilloso”.

Otro autor principal del estudio, el doctor Mathew Smith, de University of Southampton, afirma también que “La luz ultravioleta de la supernova superluminosa nos informa de la cantidad de metal producido en la explosión y la temperatura de la misma, datos clave para comprender qué causa y dirige estas explosiones cósmicas”.

El profesor Mark Sullivan, de University of Southampton, también coautor, ha asegurado que “El objetivo ahora es descubrir más eventos distantes, para determinar su variedad y número. Ahora qué sabemos cómo encontrar estos objetos a distancias incluso mayores, los buscamos de forma activa como parte del Dark Energy Survey.”

DES16C2nm fue detectada por primera vez en agosto de 2016, y su distancia y brillantez extremas fueron confirmadas en octubre de aquel año. Los análisis han finalizado ahora.

Fuente: The Astrophysical Journal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.