Antes de comenzar, me gustaría decir que hay un problema muy importante a la hora de visualizar esta primera entrega del joven estudio Salix Games, ya que en un principio en el nombre de su juego iban a constar primero los nombres de los protagonistas seguidos de «Dance of Death», y en todo el material promocional así como las impresiones finales y las imágenes oficiales se muestra así, pero el juego finalmente decidió ser renombrado justo al contrario, dejando los nombres de los protagonistas para el final del título. Puede parecer un detalle algo insignificante, pero si empezamos a afrontar una de las cosas más simples de esta manera, nos podemos ir haciendo a la idea de cómo se resuelven los problemas en la compañía.

Para presentar el juego, diremos que Dance of Death: Du Lac & Fey es una aventura gráfica clásica detectivesca de point & click, en la que iremos avanzando en la historia resolviendo los problemas que se nos presenten indagando en nuestro entorno, gracias a las pistas y a la interacción con diferentes objetos y personajes, mientras exploramos escenarios en busca de ayudas para continuar nuestro camino. Los personajes que nos encontramos irán cambiando según vayamos interactuando con ellos, ofreciéndonos información importante, además de tener varias líneas de diálogo según hayamos encontrado una pista que desbloquee una interacción necesaria para continuar nuestra aventura. Los escenarios son un poco complicados de entender, ya que nuestro personaje deambulará por ellos cuando cliquemos para dirigirnos a un sitio que probablemente no sea justo el que habíamos clicado.

La dificultad no es muy elevada, sinceramente es más complicado avanzar por culpa de los bugs, como por ejemplo la falta de carga de salidas, teniendo que cerrar y abrir nuestra partida para habilitar el cambio de escenario y es un detalle tan increíblemente absurdo que nos hará deambular por el escenario volviendo a hablar una y otra vez con los mismos personajes e interactuando con el escenario para nada, aparte de perder tiempo y aumentar nuestra frustración (que se entiende que estos juegos necesiten de un alto grado de tolerabilidad, pero por falta de acciones y no por bugs, es algo muy molesto).

Entrando un poco en la trama, nos situamos en el Londres victoriano de 1888 en el barrio de Whitechapel, lugar de las historias y los asesinatos de Jack el Destripador. Los protagonistas de la aventura son, como podemos ver en el molesto orden del título, Du Lac y Fey, un caballero rubio y una perra de raza Saluki, una de las razas más antiguas de la tierra (más adelante podremos llevar a otro personaje que ignoraré para evitar destripar la historia). Lo raro viene cuando nos damos cuenta que Du Lac no es ni más ni menos que Lancelot, antiguo caballero de la corte del Rey Arturo, mientras que Fey es ni más ni menos que la hechicera Morgana, habiendo sido maldecida por el mago Merlín para permanecer en forma de cánido. La mayor parte del tiempo controlaremos a Du Lac, para recabar información charlando con todas las personas que nos encontramos por el camino, pero también podemos manejar a Fey para interactuar con animales e ir más allá para buscar pistas que se escapan a las posibilidades de Du Lac o acceder a sitios dificultosos.

Anteriormente hablamos sobre la dificultad de exploración y avance en la historia, historia en la que también tendremos que luchar en varias ocasiones con un método bastante sencillo a la hora de asestar golpes y esquivar a nuestros enemigos, haciendo de los combates una práctica interesante al principio, pero con posibilidades de aburrirnos en cuanto descubramos el timing de las barras. Además de los combates, también nos encontraremos con un minijuego de pociones que es bastante molesto a mi parecer, y por lo visto también a ojos de muchos jugadores que consiguieron explicaciones de los desarrolladores en Steam para echarles una mano.

El juego está bien documentado, ya que se ha contado con la ayuda de historiadores expertos como es el caso de Judith Flanders (colaboradora de otros títulos como Assassin’s Creed Syndicate) para que se asegure la fidelidad a la época tanto en los lugares como en los diálogos, consiguiendo una atmósfera buena y una recreación bastante interesante de explorar si nos centramos en el ámbito histórico. La banda sonora está bien, acompaña en todo momento y es justa en su medida sin llegar a despuntar pero haciéndose notoria. Las voces son una delicia en cuanto oímos las primeras frases nada más comenzar el juego, con una entonación sublime y una dicción muy correcta, expresivas en cuanto a emociones y un trabajo en los acentos muy logrado (cada personaje con el que nos encontramos tiene varias líneas de diálogo diferentes).

Entre las cosas malas, nos encontramos con que ni está traducido a otros idiomas que no sean el inglés, ni tienen intención de hacerlo, según dicen por la falta de traducción de expresiones típicas de la época a otros idiomas (una excusa un poco vaga a mi parecer) y se puede hacer un poco complicado jugarlo de una manera natural, aunque los viejos jugadores de point & click no tendrán demasiados problemas como ese Monkey Wrench de Monkey Island, gracias a la facilidad de hoy en día para encontrar traductores en línea e incluso guías en vídeo que nos muestren qué hacer, pero eso no quita que esto se convierta en un dato que juega en su contra. Además de los bugs mencionados anteriormente, no posee un sistema de guardado manual, sino que tiene puntos automáticos pudiendo perder parte de nuestro progreso en el juego, eso sin mencionar que los parches han eliminado el progreso de los jugadores de versiones anteriores teniendo que volver a empezar desde el principio de la historia; aunque en esta ocasión sí defenderé a Salix Games, ya que colgaron todos las guardados para que se continuase desde el lugar más cercano a tu partida perdida (no es que sirva de consuelo, ya que el problema sigue estando ahí, pero al menos no tendrían que rejugarlo por completo). Otra cosa que es bastante molesta es que con la barra espaciadora podemos pasar las voces, algo de agradecer sobre todo para los que leemos rápido, pero también se saltan las escenas, así que puedes saltarte una interacción en vídeo y continuar en otra escena de charla sin saber qué ha pasado (como en el primer encuentro con un enemigo). Aún así se agradece bastante que los desarrolladores continúen parcheando los errores y no dejen abandonado su juego, así que bien por dar soporte, sobre todo cuando la comunidad se esfuerza en buscar los fallos y se interesa por tu producto.

La duración aproximada es de unas 12 horas, dependiendo también de cuánto tiempo estés investigando y dando vueltas por los alrededores. En mi opinión y siendo un equipo bastante pequeño, quizás es un juego que les queda algo grande, ya que tenemos otras obras maestras centradas en Jack el Destripador como el maravilloso Sherlock Holmes, y puede que las comparaciones sean odiosas, pero esta vez no han conseguido transmitirme tanto como aquella. Quizás sea por los bugs que entorpecen, la negativa a una traducción, su elevado precio o la forma un poco ortopédica que tienen los personajes al hablar a cámara, pero Dance of Death: Du Lac & Fey podría haber sido una experiencia genial si se hubieran cuidado ciertos aspectos, pero se ha quedado relegado a un puesto de dudosa jugabilidad.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.