Reseña de Adolf 1 | Manga

Nos adentramos en la vida de tres personas muy distintas llamadas Adolf que vivieron el ascenso al poder del Partido Nazi y el conflicto vivido durante la 2º Guerra Mundial

Hablar de Osamu Tezuka, es hablar de uno de los mejores mangakas de la historia. Durante su vida como autor, Tezuka publicó decenas de obras de temáticas muy diversas que siempre tenían un único elemento en común: su gran calidad. Hablamos de un autor que ha dado vida a obras como ‘Black Jack’, ‘Hidamari no Ki’, ‘Jungle Taitei’ o ‘Adolf’, la obra de la que hablaremos en esta reseña.

Adolf’ empezó a publicarse en 1983 y, terminó resultando la última obra del autor. Esto significa que en sus páginas encontramos un trabajo redondo gracias a la experiencia obtenida a lo largo de todos sus años de trabajo y, además, una intención de calar de verdad entre el público una última vez.

De esta forma, cuando Adolf comenzó a publicarse en los años 80, se convirtió en un auténtico éxito que garantizó su salida fuera de tierras niponas, llegando a España de la mano de Planeta deAgostini – actualmente Planeta Comics – quienes han editado esta historia en tres ocasiones anteriores y repitiendo ahora, por cuarta vez, en un formato dividido en cinco volúmenes tamaño manga B2.

La historia de Adolf 1

Este primer volumen de Adolf nos traslada hasta Los Juegos Olímpicos de 1936 en Alemania, donde Sohei Toge, un periodista japonés está cubriendo el evento para un periódico de su país natal. Sin embargo, durante el evento recibe la llamada de su hermano, un estudiante que afirma tener documentación que podrían provocar la caída del gobierno nazi en cuestión de días. Cuando Sohei acude a la reunión, descubre que su hermano ha sido asesinado por la policía secreta para evitar que la información se difunda entre la población y, desde ese momento, comienza una historia repleta de secretos, giros de guion, personajes con más de una cara y muchas tramas por resolver.

Sorprende gratamente descubrir que la trama no para de subir el ritmo al que se suceden los acontecimientos sin que eso perjudique los momentos de reflexión o de calma para entender cómo piensa cada uno de los personajes de una obra coral que nos presenta nuevas caras constantemente.

Tras avanzar en esta trama, Adolf 1 ha un salto temporal y territorial y nos muestra como, unos meses después, dos niños llamados Adolf viven en Japón. Uno tiene padres judíos de origen alemán y, el otro, una madre japonesa y un padre alemán unido al Partido Nazi. Los orígenes de ambos niños ponen grandes obstáculos en su amistad, sobre todo en casa del niño con un padre luchando para exterminar a los judíos de la faz de la Tierra.

Es este niño el principal protagonista de la segunda mitad de este primer volumen. Su historia nos mostrará cómo lucha por mantener la amistad con su amigo judío, aunque eso le suponga una larga lista de problemas con todas las personas de su entorno. Mientras tanto, su padre se verá envuelto en una investigación policial a gran escala para encontrar al asesino de una geisha que parecía esconder un gran secreto.

Queda claro que ‘Adolf’ tiene un punto de partida inmejorable para narrar una historia que nos atrape de principio a fin. Sus constantes giros y el punto desde el que partirá el segundo volumen dejan claro que la obra busca mantener el ritmo hasta su última página.

Manga Adolf de Tezuka | Fantasymundo

Dibujando nazis

Como ocurre con cualquier otro autor, Osamu Tezuka tiene un estilo propio muy particular. Este mangaka siempre se caracterizó por realizar personajes caricaturizados independientemente del tono de la obra y Adolf no es una excepción. Poco después de empezar a leer seremos testigos de un discurso de Adolf Hitler (recientemente apareció en Neun) – el tercer Adolf en discordia – en el que sus gestos y expresiones están totalmente exagerados, y esa formula se repite constantemente a lo largo de la obra.

Esto no es un problema en sí mismo, pero si es cierto que, durante las primeras páginas puede provocar confusión en el lector hasta que descubre que, independientemente de esos momentos de exageración, nos encontramos ante una obra seria, dura y adulta que no tiene problemas en mostrar la bajeza más absoluta del ser humano.

Por lo demás, nos ha gustado mucho el trazo del dibujo y, sobre todo, el estilo de los rostros de los personajes. Sin salirse de los cánones del manga, Tezuka consigue dar vida a personajes muy diferentes entre sí a los que reconoceremos sin problemas después de un par de viñetas.

Problemas de edición

El único y principal problema que podemos achacar a este volumen están relacionados con la edición. A lo largo de las 256 páginas hemos encontrado varios errores ortográficos que han ido desde palabras sin acentuar hasta otras a las que le faltaba alguna letra. Se nos hace difícil entender cómo puede ocurrir esto teniendo en cuenta que esta misma editorial ya ha publicado la obra en tres ocasiones anteriores.

Por lo demás, creemos que la portada no podría estar mejor diseñada. La ilustración a todo color escogida para la ocasión refleja a la perfección el tono de la obra, algo que queda claro después de leerla.

Conclusiones de Adolf 1

Lo diremos claro: Adolf 1 nos deja con ganas de mucho más. La trama arranca con fuerza, los personajes están muy bien tratados y su desarrollo es creíble y sensato. Ahora solo queda esperar el siguiente tomo para seguir descubriendo los secretos detrás de la mayor tragedia de la historia.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Director de la sección de videojuegos. Economista especializado en marketing. Hablo de videojuegos, cine y libros siempre que puedo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.