clickbait

El punto de partida de “Clickbait” es potente como pocos: un hombre, Nick Brewer (Adrian Grenier), ha sido secuestrado. Su hermana pequeña, Pia (Zoe Kazan), es la primera en descubrirlo cuando por casualidad le ve en un video online, herido y con un cartel que anuncia: “a los 5 millones de visualizaciones moriré”. Otro cartel anterior explica el motivo: “abuso de las mujeres” se lee en él, todo escrito con la letra de Nick.

A partir de ese momento comienza una investigación para encontrarlo, descubrir quién está detrás del secuestro y evitar el anunciado desenlace. ¿Será verdad lo que dice el cartel? ¿Se puede tomar en serio una confesión realizada en tales circunstancias? ¿Es el secuestro una venganza? ¿Se intenta exponer la verdad sobre Nick, desacreditarlo o simplemente despistar con mentiras?

La miniserie de Netflix utiliza elementos de sobra conocidos para crear un misterio que engancha. Cada uno de sus ocho episodios se narra desde el punto de vista de un personaje distinto, revelando su papel en la trama, el cómo y el porqué de que Nick se encuentre en esa situación. La hermana, la esposa, el reportero… y otros que sería spoiler desvelar. Esto le da dinamismo a la historia, mientras cada uno de los implicados aporta su pieza del puzzle.

La intriga está bien construida, manteniendo el interés hasta el final. Es ahí, en el final, cuando flojea, pero no me parece que la resolución invalide todo lo anterior. La respuesta al enigma no gustará a todos, desde luego, y a decir verdad hay ciertas decisiones que me han dejado un regusto amargo.

Una premisa tan jugosa como esta se prestaba a incitar a la crítica y a la reflexión sobre muchos asuntos: desde el papel de las redes sociales en las relaciones personales y el peligro de compartir nuestros datos y vidas con desconocidos, a la falta de empatía que se pone de manifiesto en internet (y que seguramente se acrecienta gracias al anonimato, ejemplificada en aquellos que continúan dando visitas al vídeo de Nick sin importarles que haya una vida en juego, porque para ellos es simplemente eso: un juego)… pero todo queda prácticamente inexplorado.

Lo que “Clickbait” pretende es entretener y decepcionará a aquellos que esperen algo más profundo.

Solo son ingredientes que dan sabor al misterio principal y la serie no está interesada en ir más allá. Si acaso se ahonda un poco al tratar la ética periodística, cuestionando la moralidad de perseguir una noticia a cualquier precio. O las prácticas empresariales basadas en comerciar con datos privados de los usuarios. Pero esto no dura más que un capítulo.

De cualquier forma, analizar los efectos de las nuevas tecnologías es algo que han hecho muchas otras series antes y mejor, y no es el objetivo de esta. Tampoco está en el ánimo de sus creadores emprender una cruzada ni reivindicar nada seriamente. Quizás aspirasen a producir una ficción de más calado, pero en tal caso no lo intentaron con mucho ahínco. “Clickbait” se centra en entretener y mantener la tensión, y para ello añade los puntos justos de drama y actualidad. Por tanto, decepcionará a quienes esperen algo más profundo.

clickbait

En general la serie no se moja y, aunque me habría gustado que ciertos conflictos y controversias hubiesen sido tratados con más tacto y cuidado al considerar sus implicaciones (es difícil decir nada más sin destripar partes del argumento, así que me contendré), no creo que haya mala fe, solo la voluntad de sorprender.

A favor de la respuesta a las incógnitas planteadas está el hecho de que, si bien se apunta a la audiencia en direcciones erróneas, se camufla la verdad y se hacen insinuaciones que a veces llevan a callejones sin salida, no se la engaña con incoherencias del guion. Una de las hipótesis más lógicas, por ejemplo, queda descartada en un simple diálogo que pasa casi desapercibido. La conclusión no está a la altura del resto, pero tampoco es completamente aleatoria.

Si hay una crítica constante en “Clickbait” es a la naturaleza humana. Nadie está libre de hacer daño a otros, aunque de vez en cuando las personas puedan sorprender para bien. No todos los giros de la trama tienen resultados negativos, ni todo el mundo miente.

Los personajes no son particularmente interesantes ni las ideas utilizadas son realmente novedosas, pero “Clickbait” cumple con creces como thriller que atrapa al espectador y le mantiene delante de la pantalla viendo un episodio tras otro. Este cebo se gana los clicks.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.