Citadel: Forged with Fire es un juego de rol masivo en línea con elementos de supervivencia en la línea de ARK: Survival Evolved y Conan Exiles. El título ha sido desarrollado por Blue Isle Studios, creadores de Valley y Slender: The Arrival. Ahora, después de dos años de acceso anticipado en Steam, Citadel: Forge with Fire finalmente está a la venta, pero la pregunta es: ¿este nuevo sandbox tiene algo de magia? ¿O su hechizo se esfuma después de unas pocas horas de juego?

Una vez que empezamos a jugar a Citadel, lo primero que sorprende es la semejanza que tiene con títulos similares en el mismo género, especialmente ARK. En el menú de selección del servidor, por ejemplo, navegamos casi de la misma manera, con opciones seleccionables similares para filtrar ciertos servidores e incluso favoritos y pestañas de historial que beben directamente de lo visto en otros MMORPG. Incluso la creación de personajes está muy notablemente inspirada en ARK, ofreciendo las mismas opciones de personalización en los modelos de personajes.

Después de crear el personaje, pudimos seleccionar entre tres puntos de partida. Las comparaciones iniciales con ARK comienzan a desaparecer a medida que comienza la partida. Una vez que despertamos emergiendo en llamas sobre algunas rocas fundidas, fuimos recibidos por un tutor de misiones que nos ayudó a presentar algunos de los mecanismos básicos del juego y, de paso nos proporcionó equipo para arrancar como un mago principiante.

Jugabilidad

Aunque desde un primer momento somos libres de recorrer Ignus como queramos, el juego nos recibe con unas primeras misiones de búsqueda que nos permitirán familiarizarnos con algunas mecánicas e instrumentos básicos de supervivencia, como armas, equipamiento, recetas y estructuras. Sin embargo, las opciones y posibilidades de Citadel Forged With Fire son incontables y nos harán falta decenas de horas de juego para descubrir y controlar cada una de ellas.

No tenemos que preocuparnos de comer, beber o dormir, algo que no es necesariamente malo porque supondría sacrificar complejidad en favor de diversión directa.

La caza y el combate son igualmente importantes para la supervivencia en Ignus. En los enfrentamientos, además de los ataques mágicos directos o en área, contamos con diferentes tipos de armas con los que hacer frente a temibles criaturas como dragones infernales, golems gigantes, horribles abominaciones o guerreros esqueleto. Los campamentos enemigos se muestran fácilmente en el mapa, y la tasa de reaparición es corta, por lo que puedes encontrar un buen lugar para acampar y obtener un equipo decente.

Recopilar recursos en Citadel es bastante sencillo en comparación con otros juegos de supervivencia. Solo hay una herramienta para cortar madera o extraer piedra o cualquier otra cosa que necesitemos hacer. Simplemente golpeando con un hacha (o, en niveles superiores, una espada) ganaremos recursos. No es necesario cambiar constantemente entre varias herramientas, como picos o manos libres, para reunir diferentes recursos.

El combate es, quizás, demasiado simple. En la práctica solo es necesario esquivar moviéndonos hacia atrás o a los lados, en busca de la espalda del enemigo mientras vamos lanzando hechizos que vayan reduciendo su barra de vida y, es que, la Inteligencia Artificial de los enemigos no es nada del otro mundo. Sin embargo, en el momento en que descubrimos la creación de hechizos, el combate se vuelve más dinámico y entretenido.

Apartado técnico

El juego de Blue Isle Studios sufre caídas de frames con bastante frecuencia al jugarse en tercera persona (siempre hablando de la versión de Xbox One X), ralentizando e, incluso, congelando, la acción en ocasiones. Además, jugando en tercera persona también se aprecian otros errores como clipping, algo que se evita si se opta por la vista en primera persona. Igualmente, los movimientos del personaje con la vista en tercera persona resultan muy artificiales. Así que, definitivamente, Citadel está pensado para jugarse siempre en primera persona ya que de este modo se notan menos sus errores técnicos.

Aquí hay paisajes y texturas semi-realistas. Sin embargo, los modelos de personajes no se ven muy bien, y la personalización del modelo de jugador es muy limitada, pero realmente no importa ya que el enfoque en este juego es explorar y matar casi cualquier cosa que se mueva en el desierto. El Unreal Engine 4 se ejecuta detrás de escena y ayuda a mover el juego.

Este vasto mundo de 36 Km² está lleno de paisajes diversos, montañas escénicas, llanuras, bosques densos, pantanos purulentos y congelados. Además de paisajes fascinantes, este juego tiene muchas criaturas y personajes para luchar, domesticar y montar, como águilas gigantes, lobos calamitosos, dragones y mucho más. Sin duda alguna, uno de los mayores puntos fuertes de este título son los tiempos de carga, ya que son prácticamente inexistentes. Una vez entremos dentro de la partida, el enorme mapa de Ignis estará totalmente cargado y podremos desplazarnos por los 36 Km² de los que dispone el mapa sin ningún tiempo de carga y sin sufrir en exceso del molesto popping típico en los juegos sandbox.

La banda sonora del título solo la escucharemos en determinados momentos, como al caer la noche o al adentrarnos en algunas cuevas o templos; durante el resto del tiempo, la única banda sonora que escucharemos será el sonido de la propia naturaleza de Ignis. Pero en los momentos en los que sí hay banda sonora, han conseguido crear una melodía que encaja a la perfección con este mundo de fantasía mezclando instrumentos de viento con melodías al piano.

Conclusiones sobre Citadel Forged with Fire

Aunque las primeras horas de juego se hacen algo pesadas – sobre todo por la falta de un buen tutorial que nos guíe en nuestros primeros pasos – el juego va ganando con el paso de las horas. Este MMO se diferencia muchísimo de otros juegos del género y eso es algo muy de agradecer. Destacamos momentos mágicos como el punto en el que desbloqueamos nuestro primer palo de escoba y pudimos volar alrededor del mundo. Aunque volar consume maná (la cantidad de poder de mago), por lo que no se puede usar indefinidamente, fue útil más de una vez para retirarse de situaciones difíciles o para escalar un acantilado.

En resumen, Citadel: Forged with Fire hace muchas más cosas bien que mal. A primera vista, uno podría asumir que no es más que otro MMORPG sin alma, pero Citadel realmente se distingue de otros juegos como Conan Exiles, ARK Survival Evolved e incluso Fallout 76. Si disfrutas de juegos como Minecraft, entonces Citadel: Forged with Fire es una compra obligatoria. Sin embargo, si eres fanático de los juegos de sandbox de supervivencia más tradicionales, merece la pena esperar a que el juego se actualice para acabar con sus puntos débiles.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.