Batman 48 y 49Bienvenidos de nuevo a las calles de Gotham. Hoy vamos a reseñar los números 48 y 49 de la grapa mensual de ECC de Batman. Encaramos la recta final de la saga “Superpesado” y decimos adiós a Buccellato y Blanco en Detective para recibir a Tomasi (Batman y Robín, Superman/Wonder Woman) y Marcio Takara (“Secret Wars: La Guerra de las Armaduras”, “Lobezna”).

Comenzamos por la grapa n.º 48, en ella se recogen el número 45 de Batman y el 44 de Detective Comics. Número muy especial ya que como pasa con el 48 de “Superman” y de “Liga de la Justicia”, supone la primera incursión de ECC, en el mundo de las portadas alternativas, con motivo del estreno de la película “Batman vs Superman”, por ello este número 48 cuenta con una versión en la que vemos a Ben Affleck enfundado en la armadura de combate.

Tras el soberbio número de descanso que supuso el 47, volvemos a reencontrarnos con Snyder, Capullo y el bueno de Gordon intentando ser el nuevo guardián de Gotham. Arrancamos con una frenética y alocada secuencia de acción, en la que Jim tiene que demostrar que aún le queda mucho para “quemarse” en su nuevo trabajo. Por otra parte me encantaría ver la cara de Capullo cuando leyera en el guión algo en plan “ahora dibujas a Robobatman peleando contra los mafiosos mutados golpeándoles con un tiburón en cada mano.

Alocadas peleas al margen, volvemos al bucolismo de la relación de Bruce con Julie. Snyder juega con mis mayores temores y es que logra con estas escenas tan luminosas y optimistas hacerme pensar que se va a acabar la maldición de Batman, que Bruce de verás va a ser feliz. Todo ello po puedo resumir en la secuencia en la que Wayne logra coger los restos del desfile del Joker en “Fin del Juego” y crear de los monstruosos y aberrantes restos de la Batcueva un parque infantil.

Batman 48 y 49

Gordon se cae por la madriguera de conejo y va a ver que detrás de Powers y las nuevas industrias Wayne hay mucho más de lo que se podía imaginar. Snyder se atreve con un argumento propio de la ciencia-ficción que de nuevo descoloca nuestros esquemas de la historia.

También volveremos a tener por aquí a Duke, el intrépido hacker y líder de los nuevos Robín Duke. Es posible que estéis un poco perdidos con este personaje, ya que forma parte de la colección de Lee Bermejo, “We Are Robins” que ECC lamentablemente ha decidido dejar inédita en nuestro país. Básicamente por situaros, en dicha colección un grupo de jóvenes hartos de la situación en las calles de Gotham, rechazan al nuevo “Batpolicía” y forman una bandada de robíns para ayudar al vecindario.

Gordon va a tener que tomar la decisión más difícil de su vida, afortunadamente Mr. Bloom sigue siendo el alma de las fiestas e improvisa un letal teatro de marionetas por el que Gordon tendrá que enfundarse la capucha una vez más.

Batman 48 y 49Es tiempo de pasar ahora a Detective Comics en lo que supone la despedida tanto de Brian Buccellato como de Fernando Blanco de esta colección. Para tranquilizarnos con respecto al destino final de Yip, tenemos un sosegado inicio de capítulo que rápidamente salta por los aires para mostrarnos la batalla por el título de los superpesados de Gotham. Blanco es un dibujante tan sumamente solvente, que tan de pronto pasa de una narración minimalista y sostenida al más puro estilo thriller como que se ventila una superbatalla entre mechas de colores.

Buccellato nos lleva a un ritmo in crescendo donde Blanco brilla, en la conversación entre Montoya y Bullock. Y puede que no sea su especialidad, y que no tenga mil detalles barrocos por página, pero su pelea de mechas funciona la mar de bien.

El cierre de Buccellato no podía haber sido mejor, toda esta trama de circo de tres pistas queda resuelta y tras finalizarla, nos quedamos con dos compañeros de penurias que al fin pueden descansar y reflexionar sobre lo increíble que es que Gordon sea Batman. Deseando de nuevo volver a contar con proyectos de este genial dúo, juntos o por separado.

Es tiempo de ocuparnos de la grapa número 49 del Batman de ECC. En la misma se recoge el número 46 de Batman y 45 de Detective Comics. Como viene siendo habitual empezamos con la colección de Snyder y Capullo. Después de la gran entrada en escena de Mr. Bloom en el episodio anterior, Capullo nos arranca un escalofrío con las primeras páginas, en las que vemos que Bloom es un autentico monstruo irónico que hace de cada muerte un brillante sarcasmo. Gordon no va a tardar en salir a la palestra para intentar combatirlo, pero sigue distando mucho de estar en el estado de forma de su predecesor. Suerte que puede contar con Julia, Daryl y el resto del equipo para dejar colgado a tan funesto enemigo.

Batman 48 y 49

El primer asalto puede haber sido para Gordon, pero Bloom es una hierba que sabe crecer muy rápido. Mientras un joven petirrojo va a decidir enfrentarse al Pingüino, un gran plan y divertido diseño de “uniforme de batalla”, lástima que entre las amistades de Oswald también esté “el Gran Tiburón Blanco”, “Máscara Negra” y “El Ventrílocuo” que de nuevo lucen genialmente aterradores con ese rediseño que Capullo hace a todo lo que toca.

Cómo no Snyder, esconde una trama secreta de la lejana Gotham dentro de esta trama y así en apenas dos páginas termina de dejar asentado a un nuevo elemento de la galería de villanos que sin duda está destinado a dar mucho juego.

Mención aparte siguen siendo esos escarceos románticos entre Julie y Bruce que siempre nos sacan una sonrisa, pero que a este reseñador cada vez le aventuran que las cosas van a ir de mal en peor. Además Capullo se luce con un diseño de armaduras alternativas que ya las quisiera Iron Man para él y con una “batmoto” que le recuerda a Jim las ventajas de su nuevo trabajo.

Gordon para colmo de todos sus males va a tener que asumir que es el primer eslabón para dejar obsoletos a los superhéroes de carne y hueso. Pero en el momento más decisivo de la lucha contra Bloom tendrá que enfrentarse al más inesperado de los enemigos. ¿Quién? Ah, para eso deberéis leer este número y de nuevo maldecir a Snyder por otro cliffhanger con el que devanarnos un poco los sesos este mes.

En Detective Comics damos la bienvenida a Peter J. Tomasi un veterano en contarnos de las mejores historias del murciélago en las páginas de Batman y Robín. Lo acompaña el irregular dibujante Marcio Takara (Incorruptible de Mark Waid). En este episodio Tomasi quiere que Gordon se gane con honores ser el sustituto de Batman en todo y por ello es hora de que se una a ¡La Liga de la Justicia!

Batman 48 y 49Un extraño fenómeno de control de agua está provocando que varias personas mueran asfixiadas, la Liga necesita a su mejor detective y por ello nada mejor que visitar la mansión Wayne en busca de respuestas. Una buena excusa para que todos luzcan sus nuevos diseños tras DCYOU.

Por si quedaba alguna duda de que Bruce Wayne ya no es Batman, el lazo de cierta amazona sacará a todos de su error. Mientras Gordon sigue con sus desvelos por hacerse con la armadura, menos mal que en el último momento siempre puedes contar con la Liga para que te saque del aprieto.

Desgraciadamente parece que a Tomasi le han encargado ser el escritor de relleno con las colecciones que no saben que hacer. Un número casi escrito en automático, donde como siempre lo que más brilla es la química entre los personajes y el buen equilibrio entre narración y acción.

Otro de los graves problemas con los que tiene que lidiar esta obra es con que Takara y el resto del equipo creativo se queda en un trabajo justito de más. Casi no hay fondos, personajes poco caracterizados y una acción muy estática. Una pena porque creo que este guionista con tiempo y un buen dibujante es capaz de sacar obras soberbias.

Un punto de inflexión que nos va a acercando al final de toda la era New 52. Nos vemos en nuestro próximo paseo por las calles de Gotham para asistir a la batalla final entre Gordon y Bloom y ver su primera misión como miembro de la Liga.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.