Adolfo Bernalte
Adolfo Bernalte

Adolfo Bernalte Sánchez nos sorprende con una obra que, pese a poder parecer un catálogo de juguetes, nos ofrece mucho más: una sorprendente mezcla de entrañables recuerdos, coleccionismo e Historia de la aviación.

Un curioso libro… ¿Qué hace una persona experta en armamento antiguo escribiendo sobre aviones de juguete? Bueno, sé que es aviador, que el mundo aeronáutico es otra de sus pasiones y que es un coleccionista, además de armas blancas antiguas, de aviones de juguete. ¡Bingo! Ahí está el nexo. Él mismo lo dice en la introducción de su libro: “Hoy en día, con cuarenta y muchos, mantengo intacta esa ilusión por los juguetes que tuve de pequeño, lo que me ha llevado a juntar en una colección los pocos originales que de mi infancia conservo, unidos a otros tantos que como nuevas adquisiciones completan de alguna manera ese recuerdo infantil”. No es de extrañar de alguien que vive de manera especial todo lo relacionado con el mundo de la aviación.

Además, se trata de una persona muy polifacética: piloto de avión privado, instructor de vuelo, coleccionista experto en armas blancas antiguas, ha trabajado en la conservación del fondo de éstas en el Museo del Ejército, ha hecho estudios y trabajos de catalogación, es jugador viejo en la Asociación Española de Esgrima Antigua, para la que escribe artículos al respecto… Y tiene varias publicaciones en el mercado tales como el “Estudio razonado de la colección de armas blancas del Duque del Infantado, conservadas en el Museo Naval de Madrid”, publicado por el Ministerio de Defensa en el 2007; o el “Catálogo de Armas Blancas del Museo Naval de Madrid” del mismo servicio de publicaciones en el 2006.

Un erudito en Historia en general y en Historia de las armas blancas y la aviación en particular. ¿Qué le llevaría a escribir este libro? Al pensar sobre ello no pude menos que recordar mi propia infancia, rememorar entrañables recuerdos en los que mis propios abuelos me contaban historias relacionadas con lo que representaban los juguetes… Mis propios juguetes e, incluso, viejos juguetes de mis padres. Lamentablemente, conservo muy pocas de aquellas miniaturas, pero parte de mi pasión por la Historia viene de aquellos relatillos informales que me contaban sobre esos pequeños vehículos con los que jugaba. Adolfo Bernalte intenta hacer lo mismo, ofreciéndonos su visión de apasionado coleccionista.

Portada de Aviones de juguete. Volando de nuevo hacia la niñez (1910-1990), de Adolfo BernalteEn “Aviones de Juguete” (Diábolo), veremos una cuidada selección de aquellas miniaturas aeronáuticas producidas por aquellas viejas y ahora, lamentablemente, desaparecidas industrias de Ibi (Alicante), comenzando por una primera parte en la que se nos ofrecerá una semblanza de los modelos más clásicos, de hojalata litografiada que evolucionan hasta los algo más modernos de plástico inyectado. Aquí encontraremos fotografías y descripciones de viejas marcasque a muchos nos recordarán tiempos más felices: Payá Hermanos, Rico, Jyesa, Sanchís Pina y Picó. Seguro que muchos recordaremos o, incluso, reconoceremos alguno de los juguetes que se nos presentan.

En la segunda parte de esta obra, viajaremos a través de ejemplares más modernos, recorriendo la obra de nuevas fábricas: Playme, Pilen y Juguetes Mira… Aviones de fundición “Diecast” (modelos a escala hechos a través de la introducción del material fundido en un molde donde se dejan solidificar). Es en este apartado donde los menos veteranos podrán reconocer juguetes con los que pasaron su infancia.

Ante nuestros ojos desfilarán modelos sorprendentes: desde joyas del coleccionismo como el carrusel o la curiosa pieza en chapa litografiada del Dornier Wall “Plus Ultra”, ambos de Payá; pasando por los balancines de Rico o su DC-4 de chapa pintada; hasta las miniaturas metálicas de Playme, de las cuales seguro que muchos hemos tenido alguna que otra de sus miniaturas, y que han supuesto la iniciación de muchos de nosotros a la Historia de la aviación.

El desarrollo del libro es muy sencillo: textos concretos en los que se nos describen los modelos, por estricto orden cronológico, ilustrados perfectamente por multitud de fotos de los modelos referidos y por páginas de sus viejos y entrañables catálogos. No olvidemos las exactas descripciones de los mecanismos que animaban todos esos modelos que alegraron nuestras infancias: de cuerda, por resorte de gomas, balancín, cable-dirigidos por pilas, resorte o volante de inercia por fricción… Incluso prestando atención a pequeños detalles como la inclusión de piedras de mechero en los mecanismos para imitar la combustión de los motores.

Hay que reconocer al autor el exquisito gusto a la hora de conjugar texto e imágenes, puesto que consigue que se complementen a la perfección, dando perfecto soporte a las certeras y concretas descripciones históricas de los modelos presentados. Verdaderamente es un catálogo que supone un estupendo punto de partida para los coleccionistas españoles, que encontrarán en ésta una estupenda obra de referencia a la hora de iniciar sus colecciones, o bien para todos aquellos nostálgicos que deseen rememorar aquellos juguetes con los que tan buenos ratos pasaron de pequeños… O, incluso, para aquellos que deseen mostrar a sus hijos o nietos aquellos primigenios juguetes con los que disfrutábamos sin necesidad de tanta y específica tecnología.

Pero… ¿He hablado de “catálogo”? Me temo que se trata de una descripción simplista e inexacta. Hablaba al principio de aquellos cuentos que mis abuelos me contaban, relacionando los juguetes con la Historia, de manera divertida y entrañable, y eso es lo que también consigue Adolfo Bernalte: junto a muchos de los modelos presentados y descritos, podremos observar fotografías de los originales tomadas tanto de fotos de archivo como de instantáneas más modernas tomadas de los fondos de nuestro Museo del Aire (un gran e injusto desconocido del público, por cierto): el propio Dornier Wall “Plus Ultra” (del que se sacó el modelo de Payá), el Ford 4, el autogiro de La Cierva, el Airbus 319, el archiconocido C-212 Aviocar… Una aproximación perfecta a la calidad de los modelos con respecto a los aviones en los que están basados, así como una pequeña aproximación a la Historia de los propios aviones en sí.

Interior de Aviones de juguete. Volando de nuevo hacia la niñez (1910-1990), de Adolfo Bernalte
Interior de Aviones de juguete. Volando de nuevo hacia la niñez (1910-1990), de Adolfo Bernalte

Pero… ¿Es sólo una galería comentada de juguetes y aviones? ¡No! Encontramos muchos más soportes históricos que nos permiten el ubicar los modelos representados y que suponen una aproximación a ciertos aspectos del mundo aeronáutico que no podríamos sospechar: desde los sellos emitidos sobre aviación española, que subrayan la popularidad de ciertos aviones en particular, así como las leyendas y escarapelas, que hacen referencia a líneas aéreas ya extintas y nos introducen en el mundo de los emblemas aeronáuticos civiles y militares. Pero no queda ahí el tema: ¿Cuántos de los lectores saben lo que es un “rokiski”? Pues es el emblema de pecho que llevan sobre el uniforme aquellos que están en posesión de algún título aeronáutico, y es una de las muchas cosas que aprenderemos con la lectura de este entrañable volumen.

Esos “rokiskis” aparecen también representados tanto en los juguetes como en los complementos que las compañías ofrecían a los más pequeños… Dándonos una lección de Historia camuflada: El emblema de pecho de piloto civil tiene cierta semejanza con el emblema del “Título de piloto” del Aero-Club infantil de Payá… También veremos parches de escuadrillas en las que están en uso los aviones representados, comparativas entre los diferentes modelos de una misma marca… un planteamiento muy completo.

Y no olvidemos la mención de las fuentes: todas las fotografías llevan un código de letras que se corresponden con los museos, empresas y colecciones particulares que se han prestado amablemente a colaborar en la confección de esta primera obra de referencia para el coleccionismo de juguetes aeronáuticos en España. Encontraremos una relación de todos los colaboradores con su correspondiente equivalencia en cuanto a las siglas empleadas al final del libro.

Un libro simple, honesto. Una bonita ocasión para que podamos retrotraernos a nuestra infancia, sentimiento del que Adolfo Bernalte pretende hacernos partícipes con la frase con la que cierra esta obra, frase suya, tremendamente personal, que podría atribuirse fácilmente a un gran poeta aviador, Antoine de Saint-Exupéry:

Cuando era niño soñaba con ser aviador de mayor y poder volar en los aviones que cruzaban los cielos… Hoy, de aviador, sueño con volver a ser niño y jugar de nuevo con mis aviones de juguete…

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.