Tras casi un año de exclusividad en consolas; diseñado por Kenichiro Takaki y desarrollado por Tamsoft, Honey ∞ Parade Games, llega a Steam la nueva entrega de la famosa saga japonesa Senran Kagura. Senran Kagura: Peach Beach Splash es un third person shooter lleno de ecchi y mujeres shinobi.

En esta nueva entrega podremos tomar parte de una milenaria competición que consiste en un torneo con armas de agua. La historia se localiza en el mundo actual. En pleno verano una ola de calor azota Japón y por lo visto ha sido causada por una especie de dios (un poquito pervertido). Y la única forma de aplacar su ira es realizar el milenario torneo con armas de agua. En este torneo las chicas shinobi no podrán usar sus artes shinobi y el uniforme reglamentario para este torneo no será otro que un bikini muy ajustado en el que se enfundan sin rechistar. Par realizar este torneo son invocadas a una isla tropical cuatro equipos de chicas shinobi.

El apartado visual es algo que no destaca en el título. Después de todo no deja de ser un port rápido de un juego de Playstation Vita a PC y eso se ve a la legua, dando lugar a una calidad gráfica pobre más propia de la generación anterior.

La campaña cuenta con una rama distinta para cada uno de los clanes shinobi. Cada una de estas ramas está dividida en 10 fases. Podremos elegir cualquiera de los cuatro clanes y dentro de una familia cualquiera de las exuberantes y sensuales shinobis que forman parte de él. Cada una de las chicas de los clanes shinobi tendrá su propia arma, así como su ataque cuerpo a cuerpo característico. Al final de cada fase podremos ver una pequeña cinemática en la que veremos a las chicas interactuar entre ellas en conversaciones que aportan poco o nada a la pobre trama. Esto convierte estas conversaciones en poco más que una excusa para exhibir los voluptuosos cuerpos de las chicas.

El juego cuenta con un modo online por equipos y el modo de un jugador. Sobre el modo online poco puedo decir. Estuve buscando partidas y no tuve éxito encontrándolas. Según se explica parece ser un modo de enfrentamiento entre dos equipos de cinco jugadores en el que tendremos que dejar al otro equipo sin continuaciones.

En lo referente al modo de un jugador podremos jugar en tres modos de juego diferentes: un modo campaña, un modo en el que tendremos que enfrentarnos a otra shinobi y un tercer modo de ligas. En el modo historia, el objetivo de cada misión es acabar con las oleadas de pintorescos enemigos que nos atacarán. Desde chicas en bikini con traje de gato hasta chicas atrapadas en flotadores que nos lanzarán globos de agua o incluso robots. Cada cierto número de fases aparecerá un jefe que tendremos que derrotar. Para ello podremos elegir con qué clan queremos jugar, así como la chica que queremos controlar.

En el modo de enfrentamiento tendremos que enfrentarnos en un combate uno contra uno contra otra shinobi utilizando un personaje concreto. En cuanto al modo liga tendremos que enfrentarnos a otros equipos shinobi controlados por la IA, que tendremos que derrotar para escalar posiciones.

Cada una de las chicas tendrá su propia arma, así como su ataque cuerpo a cuerpo característico y en cada clan podremos encontrar a una chica con cada tipo de arma disponible. Además, podremos seleccionar una serie de cartas que nos darán ventajas y habilidades. Al completar cada misión obtenemos unas cuantas monedas para comprar trajes, accesorios e imágenes y un sobre de cartas en el que podemos desbloquear cartas que nos darán diferentes ventajas, como habilidades de daño en área o mejoras en las estadísticas. Además, obtendremos cartas que servirán para mejorar las estadísticas de las armas.

Un punto importante en este tipo de juegos es la personalización de los personajes para hacerlos un poco más nuestros y adaptar las habilidades a nuestros gustos. En el caso de Senran Kagura podremos cambiar tanto el atuendo de las chicas como ponerle algunos accesorios como lazos o gorros. En el apartado jugable podremos seleccionar la baraja de cartas.

Además, como buen juego ecchi, el juego está lleno de erotismo y sensualidad empezando por los pequeños bikinis de las chicas. Cabe destacar que podremos intimar con las chicas. Para ello podremos realizarles tocamientos en una de las opciones del menú que harán que la chica se ruborice y nos suplique que paremos. También podremos tirarle agua encima para ver cómo la ropa se va transparentando poco a poco.

En el apartado sonoro cada vez que nos golpeen las chicas gemirán como si de una escena sexual se tratara. En cuanto al apartado visual es evidente cuál es el público objetivo del juego, pues una de las partes más cuidadas son las físicas de los pechos de las chicas. No perderán ocasión de mostrar a las chicas en primer plano, ya sea en posturas sugerentes o haciendo movimientos que hagan botar sus pechos para centrar la atención del jugador en ellos y que se olvide de la falta de coherencia del argumento o la jugabilidad repetitiva y facilona.

En el apartado jugable, cuándo derrotemos a otra chica shinobi podremos realizarle una técnica definitiva en la que invocaremos un patito de goma. Esto desencadenará una escena en la que el juego pasará a ser un juego en primera persona y podremos atacar en tres puntos diferentes (cara, pechos o culo) dando lugar a distintas reacciones con eróticos resultados. También contaremos con la opción de hacer una sesión de fotos a nuestras chicas luciendo su voluptuosidad en posturas muy eróticas.

Pero no es oro todo lo que reluce o, en este caso, ecchi. Como videojuego el juego tiene muchos problemas. Para empezar la leyenda de los menús y los tutoriales muestra los botones para mando por defecto en ambas partes por lo que si no tienes un mando tendrás que adivinar que botón corresponde a cada acción.

En el apartado jugable el sistema de apuntado con mando es automático, por lo que solo tendrás que apuntar a un espacio cercano para que el ataque se dirija de forma automática hacía el objetivo más cercano. Esto se traduce en correr como un loco por el escenario mientras disparas sin pararte a mirar, ya que tu personaje será más difícil de alcanzar y tú acertarás de todas formas. Todo esto da lugar a un juego facilón que no supone reto alguno. Todo esto unido a una historia sin sentido y que es más una excusa para lucir palmito que una historia realmente con un argumento de peso, hace que la jugabilidad de la historia se haga aburrida y repetitiva a la segunda misión y que pierdas total interés por seguir jugando. Además, el sistema de apuntado automático da una ventaja enorme a las armas de disparo rápido por encima de armas de disparo lento como bazookas de agua, ya que podrás acertar más disparos en menos tiempo mientras te mueves más rápido y además tendrás más munición.

El modo online es prácticamente nulo debido a la escasa comunidad. Esto dificulta mucho el hecho de poder disfrutar de este juego en compañía de otros jugadores, ya que no hay salas públicas disponibles para unirse y tampoco hay gente buscando para partida para jugar.

En conclusión, un juego lleno de sensualidad y exuberancia que no hacen más que ocultar un título lleno de defectos con unas protagonistas nada carismáticas y que va por el camino fácil ofreciendo fanservice para intentar cubrir unas carencias en el gameplay muy graves sin ningún éxito. Bajo mi punto de vista no es un juego para nada recomendable como third person shooter; aunque si quieres ver mujeres semidesnudas definitivamente es tu juego.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.