Un thriller, casi por definición, debe de cumplir varias premisas: personajes sospechosos, hechos luctuosos y alguna intriga que nos lleve desde la primera página hasta la última casi sin despegarnos del papel. “55” de James Delargy, es la nueva oferta de Roca Editorial en su línea de novela negra (como “13” de Steve Cavanagh“El aspecto del diablo” de Craig Russell) , y cumple con esos principios. Con algún pero, claro está.

El adictivo argumento nos lleva a Wilbrook un pueblo remoto del occidente de Australia , zona de tierra roja y gente aislada, donde un misterioso hombre llamado Gabriel irrumpe en la comisaría del sheriff Chandler. Gabriel asegura que acaba de escapar de las garras de un asesino llamado Heath y que iba a ser su víctima número 55. Al día siguiente aparece Heath, contando exactamente la misma historia, con la salvedad de que acusa a Gabriel de ser el asesino. ¿Quién miente y quién dice la verdad?

Dos individuos se acusan mutuamente de ser asesinos. Que comience el juego.

“55” arranca con fuerza desde la primera página, casi sin descanso ni relleno, y en poco mas de 100 páginas ya se encuentran todas las figuras en juego. El vertiginoso inicio juega tanto a favor como en contra del desarrollo de la novela. Sacar la mayoría de la artillería tan pronto crea un ambiente de novedad constante pero cuando estas novedades frenan, se entra en una fase de valle. No es un estancamiento pero el ritmo vertiginoso se para, dando paso a otro tipo de juego entre los personajes. Los giros argumentales que surgen en ese momento son constantes. No todos los giros son de igual calidad, ni elaboración ni resultan igual de convincentes o creíbles pero suponen un aporte constante de interés, en un “a ver como sigue…” que convierten la lectura de “55” en un constante pasar de páginas.

James Delargy

“55” es la primera obra de James Delargy, pero no se aprecian muchos defectos de obra primeriza. Sus 350 páginas están estructuradas en capítulos cortos que favorecen la lectura rápida. El estilo narrativo directo, con frases cortas a modo de guión cinematográfico, combina muy bien con el espíritu de la novela. Si profundizamos, no deja de ser un thriller que pretende entretener, con una duración ajustada a lo que pretende contar y que dosifica los descubrimientos y giros a lo largo del mismo. Se le puede achacar su fría intención de construir un thriller al mas puro estilo best seller pero, a grandes rasgos, cumple su objetivo. Entre todos los elementos y partes de la novela y junto con el potente inicio, su final es también un punto de interés. Sin entrar en detalles, decir que se extiende mas allá de saber quién es el asesino y que centra la campaña de publicidad del título, aparte de su argumento.

Los personajes no dejan de ser meros arquetipos pero funcionan a la perfección en la novela.

Delagny construye una serie de personajes capaces de soportar el peso de la trama pero sin tener una construcción compleja. Chandler Jenkins es el típico sheriff de pueblo. Conoce a sus vecinos y ellos confían en él. Protector de la ley, consciente de sus límites y debilidades. Mitch Andrews es el reverso del mismo personaje. Amigos de la infancia, Mitch abandonó el pueblo en busca de la fama y la gloria de la policía de la gran ciudad. Grandes casos e investigaciones le esperaban, a juego con su personalidad egoísta y déspota. Mitch y Chandler se habían distanciado a raíz de una desaparición ocurrida en 2002 y cuyas particularidades se van desgranando gota a gota, intercaladas entre la narración del presente. La dualidad Mitch/Chandler y Gabriel/Heath queda bien construída en el libro, jugando con la percepción del lector con cada nueva pista o con las contínuas desavenencias entre ellos.

Adictivo y muy entretenido, “55” se postula como el thriller a recomendar para pasar un buen puñado de horas.

“55” es el libro a buscar si quieres encontrarte con thriller resultón, rápido de leer y adictivo. James Delargy fabrica un juego de intriga directo, efectivo, apoyado en un estilo narrativo fluído y sencillo, haciendo que la lectura sea tan intensa en la primera página como en la última. La resolución del misterio resulta esencial a la hora de hablar de un libro así y no defrauda aunque tampoco sorprende, a poco que entres en la historia. “55” ofrece, en definitiva, un buen entretenimiento, de calidad, que hará pasar al lector unas cuantas horas jugando a desenmascar al asesino.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.