El destino del Tearling, de Erika Johansen: un desenlace inesperado
Patricia Llamas. 12/06/2017  
Encontrado en http://www.fantasymundo.com/articulo.php?articulo=8497
     El fin de la historia de la reina Glyn ha llegado.
Portada de El destino del Tearling, de Erika JohansenDesde que leí “La reina del Tearling”, la trilogía de Erika Johansen se convirtió en una de mis sagas favoritas. Ahora que he terminado la tercera y última parte, El destino del Tearling” (publicado por Plaza & Janés), esto ha cambiado.

Si todavía no habéis leído los dos primeros libros, aquí os dejo la reseña de “La reina del Tearling”, la novela que inicia esta trilogía, para que conozcáis de qué trata la historia sin spoilers.

El destino del Tearling” comienza donde lo dejó el anterior libro, con el Tearling en manos de Maza, el capitán de la guardia real de la reina, y con Kelsea como prisionera de la Reina Roja. Las cosas no pintan bien para Maza, pues se siente traicionado por la reina y se opone a hacerse cargo del gobierno del Tearling. Mientras intenta hacer cumplir las últimas ordenes de Kelsea, creyendo que la ciudad y el reino están a salvo, Maza emprende un viaje para intentar salvar a su soberana.

Mientras Kelsea viaja a través de su reino y el de Mortmesne, camino de su nueva prisión, vamos conociendo una nueva historia, como ya hicimos en el anterior libro. Si en “La invasión del Tearling”, Los “viajes” de Kelsea nos llevaban a conocer el periodo Pre-Travesía, en esta novela vamos a conocer el periodo inmediatamente después de la Travesía. Ya sabemos como llegaron William Tear y su gente al Tearling, pero ¿cómo se fundó este reino? Ahora gracias a Katie, Kelsea descubrirá que pasó hace siglos y conocerá más a William, Lily y Jonathan Tear. Además también descubrirá la verdad sobre el pasado del Traedor y de Row Finn.

El destino del Tearling” sufre de altibajos durante toda la narración. Durante todo el libro encontramos momentos muy interesantes y otros bastantes densos y aburridos que hacen que te cueste volver a retomar el libro. Pero lo peor no es eso. Para mí, lo peor es el final. Cuando muchas de las tramas ya están cerradas y los misterios desvelados, pocas páginas quedan para darle un final digno a esta trilogía. Y no es que el desenlace sea precipitado, es que después de dos libros y una buena historia, ESE final es innecesario y carga con todos los puntos negativos que llevan arrastrando los libros desde hace tiempo.

La perfección y moralina por las que se criticaba al personaje de Kelsea, y que parecía haberse arreglado en el segundo libro, vuelven a la carga aquí en todo su esplendor. Eso unido a la magia de las piedras (explicada con muchas lagunas), el viaje de la Travesía y las “visiones” de Kelsea se unen en un final inesperado e inconsistente y que puede no gustar a muchos lectores. Eso sí, es un final que no te deja indiferente, pero es un final que te adoras u odias. Obviamente yo me he decantado por la segunda opción. Este final me ha hecho desencantarme de la trilogía, a pesar de lo mucho que me gustaron los dos libros anteriores. Este desenlace no es el que merece la historia del Tearling.


Erika Johansen es la autora de esta trilogía. Creció en San Francisco y estudió en el Swarthmore College. Se convirtió en abogada, pero siempre siguió escribiendo. La trilogía de “La reina del Tearling” es un buen ejemplo de ello.

Esto no será lo último que escuchemos de la trilogía, pues los derechos cinematográficos fueron vendidos y ya se está trabajando en la película que protagonizará Emma Watson.

Puedes empezar a leerlo aquí.

Compra aquí "El destino del Tearling".