ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

The Division


 PlayStation 4  Xbox One  PC
Helena Ramírez   24/03/2016
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Tom Clancy’s The Division, el MMO de disparos y coberturas de Ubisoft Massive, llega por fin a nuestras consolas y PC y lo hace con una propuesta bastante solvente y entretenida.
Tres años después de su primer anuncio durante el E3 de Los Ángeles en 2013, tenemos entre nosotros la última entrega bajo el sello de Tom Clancy (el fallecido autor de tecno-thrillers y noveleas policíacas, así como de ideas base para varios videojuegos), The Division nos lleva a las caóticas calles de una Nueva York post-apocalíptica, en las que tendremos que ayudar a traer de vuelta el orden haciendo uso de nuestras armas y tecnología, en un juego MMO con muchos elementos de rol y disparos en tercera persona, donde el uso inteligente y estratégico de las coberturas será lo que marque muchas veces la diferencia entre seguir con vida o volver a reaparecer en un piso franco.

¿De qué va The Division?

Como todo juego de rol que se precie, The Division, desarrollado por Ubisoft Massive, cuenta con una historia y un argumento para dar sentido a las horas que vamos a pasar dentro del juego pegando tiros a básicamente todo lo que se mueve. La historia, que no es que sea algo enteramente original (a fin de cuentas, escenarios post-desastres o de crisis ya los hemos visto en otras ocasiones), sí que tiene suficientes elementos para hacerla atractiva y mantener al jugador interesado en los acontecimientos que han llevado al actual estado de la ciudad.

The Division

La historia, que se nos cuenta entre conversaciones, cinemáticas y algunas misiones secundarias que añaden más contexto a la trama y los personajes con los que interactuamos en The Division, se inspira en dos hechos reales: la «Operation Dark Winter» (Operación Invierno Oscuro) y la «Directive 51» (Directiva 51); la primera de ellas fue un simulacro de un ataque bioterrorista llevado a cabo en 2001 en EE.UU., y la segunda es una orden ejecutiva creada y firmada por el presidente George W. Bush en mayo de 2007 para asegurar la continuidad del gobierno federal en el caso de una «emergencia catastrófica».

Así, The Division comienza con la propagación de una enfermedad, la «fiebre verde» (ya que usa los billetes de dólar como conductor) durante el Black Friday en Nueva York, el día que más transacciones económicas se hacen en EE.UU. Debido la rápida propagación de la epidemia, el país colapsa en tan solo cinco días y la Directiva 51 es activada para tratar de acabar con el caos que se ha desatado en las grandes ciudades. Y es aquí donde el jugador entra en la historia, como agente de un grupo llamado «Strategic Homeland Division (SHD)», también conocido como «The Division», con la misión de ayudar a recuperar las calles de Nueva York de la opresión de las bandas que se han hecho fuertes en ellas, descubrír qué ha pasado con la primera oleada de agentes de The Division desaparecidos y buscar información sobre el virus empleado en el ataque.

Como no queremos revelaros nada de la historia, no añadiremos mucho más sobre el argumento, más allá de que sirve como hilo conductor para ir superando las diferentes misiones de campaña y misiones secundarias que nos encontraremos en The Division y que sitúa el comienzo de la partida en Brooklyn, donde se desarrolla el prólogo del juego, por así decirlo, y el propio tutorial con el que aprenderemos los controles y aspectos básicos del título. También podemos deciros que dota al juego de una muy buena ambientación que se ve reflejada en varios elementos de su jugabilidad.

The Division

Recuperando Nueva York del caos

Tras crear nuestro personaje eligiendo sexo y apariencia en un editor un poco pobre (no tendremos mucho donde elegir a día de hoy entre un puñado de rostros, peinados, color de ojos, cicatrices y tatuajes), finalizar el tutorial en Brooklyn y adentrarnos en Manhattan, entraremos verdaderamente en faena, ya que será el momento de montar nuestra Base de Operaciones y comenzar a realizar las misiones de campaña de The Division y plantar cara a las cuatro bandas que controlan las calles: Five-0, Cleaners, Rikers y LMB (Last Man Batallion), que os ordenamos de menor a mayor nivel de sofisticación. Y es aquí donde nos metemos a hablaros de la jugabilidad del título y lo que podéis esperar de él tras varios días dedicados a subir de nivel y recorrer las calles de esta porción de la ciudad.

Lo primero y más importante es que The Division es un juego totalmente online que necesita de conexión continua a Internet para poder jugarse, todo queda guardado en los servidores y todas las recompensas, enemigos, etc. las generan ellos, así que sin conexión no se puede jugar. Lo segundo es que aunque el título puede jugarse en solitario, lo cierto es que está pensado para que juguemos en compañía, ya que algunas misiones serán más asequibles, sobre todo en dificultad alta o en los desafíos diarios, si vamos en un grupo de cuatro (si bien, podemos jugar en parejas o grupos de tres también) y no tanto por la complejidad de las mismas, sino por la cantidad de enemigos y la resistencia de estos, que aumenta conforme a nuestro nivel máximo. Además, jugar en compañía de amigos siempre es mucho más divertido, sobre todo en PvP. Y si no tenéis a nadie con quien jugar en algún momento, no desesperéis, ya que el matchmaking en The Division es muy sencillo de hacer y no suele tardar mucho en encontrar otros jugadores con los que realizar la misión que tengamos en mente. Lo tercero es que, como ya dijimos arriba, se trata de un MMO de disparos en tercera persona con bastantes elementos de rol (algunos dirían que es un MMORPG, pero en la opinión de quien esto escribe, el aspecto rolero del juego no es tan amplio comparado con otros auténticos RPGs) y en el que el uso de las coberturas de manera estratégica tiene un gran peso a la hora de enfrentarnos a los enemigos y avanzar por los escenarios de las misiones.

The Division

Hablando de misiones, en The Division nos vamos a encontrar cuatro tipos de ellas, más el PvP en la Zona Oscura. Por un lado tenemos las ya mencionadas misiones principales, son 16 misiones de campaña que nos harán avanzar por la historia del juego, empezando por las tres primeras que nos darán acceso a las tres alas de la Base de Operaciones: el Ala Médica, el Ala de Seguridad y el Ala de Tecnología; comenzar por abrir estas alas rescatando a sus responsables será muy necesario para poder tener acceso a las primeras habilidades de nuestro personaje, pero ya hablaremos de esto un poco más adelante. Después tenemos las misiones secundarias; se trata de un buen y variado número de misiones más cortas (muchas de las cuales podremos hacer en solitario sin problemas) distribuidas por todo el mapa; estas misiones van desde recuperar suministros, encontrar personas relacionadas con los personajes principales del juego, hasta rescatar rehenes o restaurar algún servicio básico, etc., muchas veces dándonos más detalles sobre la trama o sus personajes y completando el lore del juego.

A un nivel parecido tenemos los Encuentros, estos son más repetitivos, teniendo, entre otros, que interrumpir el tráfico de armas, ayudar a la JTF (la fuerza especial creada para controlar las calles), asaltar alguna fortaleza enemiga, encontrar información sobre el virus, etc. La mayoría de las veces se resume en aguantar y acabar con varias oleadas de enemigos. Estos Encuentros nos darán siempre suministros para ampliar las alas de la base (verde para medicina, naranja para tecnología y azul para seguridad). Y finalmente los coleccionables, The Division cuenta con un montón de coleccionables para encontrar: agentes desaparecidos, drones estrellados, conversaciones telefónicas, guías de supervivencia, informes de situación y ECHOs (reconstrucciones holográficas de algún suceso importante); hay cientos de ellos, aunque desbloquear una de las ventajas del Ala de Seguridad hará que aparezcan en el mapa una vez finalizadas todas las misiones secundarias en esa zona determinada.

Todos estas acciones están recompensadas con puntos de experiencia para subir de nivel, objetos (armas, ropa, diseños…) y créditos. Eso sí, si repetimos alguna de ellas al jugarla en la partida de un amigo, solo recibiremos créditos y algún objeto. Algo parecido ocurre con las misiones principales, una vez superadas, al repetirlas en otra dificultad la recompensa solo será en forma de créditos y mejor equipo.

The Division

En cuanto a la Zona Oscura, como ya hemos dicho, se trata de la zona del juego donde podremos jugar de manera competitiva si así lo queremos. Esta zona aislada en medio de Manhattan es un lugar sin ley, donde encontraremos NPCs de las diferentes bandas, a otros jugadores y lo más importante, donde podremos conseguir, en teoría, el mejor equipo del juego. Decimos en teoría, porque la suerte en los objetos que dejan caer los enemigos juega un papel importante, ya que no siempre recibiremos algo mejor de lo que ya llevemos. Eso sí, todo lo que vayamos recogiendo tendremos que extraerlo vía helicóptero (al estar en zona contaminada, no podemos llevárnoslo sin más), algo que solo podremos hacer en determinadas zonas, que la mayoría de las veces tendremos que defender de enemigos (NPCs o jugadores) hasta la llegada del helicóptero y la colocación de la carga, que, por cierto, queda limitada a cuatro huecos (y sí, la competencia a veces es feroz por hacerse con un hueco, sobre todo cuando llevas equipo interesante que quieres extraer).

Respecto a la parte competitiva, The Division nos plantea la posibilidad de atacar y enfrentarnos a otros jugadores y así robarles el equipo que puedan llevar (no solo armas o equipamiento, sino también créditos y llaves de la Zona Oscura, que sirven para abrir algunas cajas de recompensas) y ganar unos puntos extra de experiencia más. De partida, todos los jugadores son no hostiles, pero bastará con disparar a otro jugador para convertirnos en renegados (o que un miembro de nuestro grupo lo haga), a partir de ese momento aparecerá una calavera con una cuenta atrás sobre nuestro personaje. Si sobrevivimos ese tiempo sin que nos den caza otros jugadores, seremos recompensados, si no, se nos penalizará con la pérdida de puntos de experiencia de la Zona Oscura. Igualmente, si nos mata un renegado también seremos penalizados. La penalización será mayor cuanto mayor sea el tiempo que estemos en modo renegado. Tras la actualización del último parche, las recompensas y penalizaciones han sido ajustadas, por lo que ahora es más fácil encontrarse a jugadores renegados, dado que las penalizaciones son menores que tras el lanzamiento del juego.

En la Zona Oscura encontraremos vendedores en zonas seguras, será en estas tiendas donde podremos adquirir, previo pago de créditos fénix (una moneda que solo ganamos aquí o en los desafíos diarios) armas, equipamientos, modificaciones y diseños del más alto nivel del juego.

The Division

Aunque el juego nos da total libertad para elegir nuestras misiones, tenemos el mapa completo a nuestra disposición con solo pulsar el botón táctil, lo cierto es que Manhattan está dividida en varios sectores con diferentes rangos de niveles, por lo que siempre sabremos si podemos o no hacer frente a los enemigos que nos esperan allí. Lo mismo ocurre en la Zona Oscura, que está dividida en seis zonas de dificultad creciente cuanto mayor sea el número de la zona. Eso sí, el nivel de los NPCs se va ajustando al nuestro de manera que la dificultad en las zonas fáciles no se convierta en un simple paseo (por ejemplo, en la zona de niveles 4-6 del comienzo del juego, cuando ya somos nivel 30, los enemigos serán como mínimo del nivel 25). Y en la Zona Oscura es igual, con la diferencia de que aquí el nivel mínimo será el 30 para los enemigos.

Y hablando de niveles, ¿cómo leveamos en The Division?

Es aquí donde vamos a encontrar esos elementos roleros del juego. En The Division subiremos de nivel al ganar experiencia al matar enemigos y superar misiones, como en cualquier RPG. Podemos subir hasta el nivel 30 (de momento), lo que hará que los atributos básicos del personaje suban, pero sus valores «finales» no solo dependerán de nuestro nivel, sino que el equipo que llevemos juega un importante papel a la hora de calcular los totales. Veámoslo con detenimiento.

Nuestro personaje tendrá tres atributos básicos: DPS (daño por segundo), Salud (la vida que tenemos) y Potencia de Habilidad (el daño y duración de nuestras habilidades). Estos atributos variarán según los atributos asociados al equipo que llevemos, ya que, salvo las armas que solo afectan al DPS, el equipo (compuesto por chaleco, mochila, guantes, pistolera, máscara y rodilleras) siempre tiene asociado uno, dos o tres atributos: Armas, que afecta a la puntuación en DPS, Aguante, que afecta a la puntuación en Salud, y Electrónica, que afecta la puntuación de la Potencia de Habilidad, además, algunas piezas del equipo tienen ranuras, lo que permitirá colocarle modificadores que también pueden afectar a estas puntuaciones, aparte de darnos algún extra como más daño, resistencia a estados alterados (hemorragia, shock, ceguera, desorientado o quemadura), más experiencia por muertes, curar por muertes, etc., así mismo, el índice de Armadura del equipo aumentará nuestros puntos de protección lo que también influye en la resistencia del personaje al daño recibido.

The Division

Así, aunque en The Division no hay clases per se, lo que sí podremos hacer será construir nuestro personaje según nuestro estilo de juego o según el rol que queremos que desempeñe dentro de un grupo en una misión en particular. De manera que podremos elegir equipamiento que nos de más DPS si queremos hacer más daño, o más Aguante si preferimos llevar un tanque con mucha salud y con el que atraer el fuego enemigo. Esta forma de alterar las puntuaciones permite un desarrollo de personaje algo distinto al habitual, que combinado con las habilidades y talentos que iremos obteniendo al mejorar la Base de Operaciones, nos dará la posibilidad de especializar nuestro personaje de una manera bastante profunda. Así que conseguir equipo no solo se limita a buscar lo mejor, sino también a encontrar aquello que más se adecue al tipo de personaje que queremos desarrollar.

Además, tendremos una opción en el Ala Tecnológica que una vez desbloqueada nos permitirá recalibrar los atributos del equipo, de manera que si, por ejemplo, tenemos un chaleco con mayor puntuación de armadura y que nos sube el DPS, pero nos baja la salud cuando lo que estamos buscando es un personaje resistente al daño, podremos cambiar el atributo de armas por el atributo de aguante, previo pago de unos cuantos créditos eso sí. También podremos cambiar algunos de los talentos extra que traen las equipaciones, como más experiencia por muertes, más daño de un tipo de arma, más duración de primeros auxilios, etc., por otros que nos interesen más.

Ya hemos mencionado alguna vez las habilidades, veamos en qué consisten. A diferencia de otros juegos de rol, donde las habilidades suelen desbloquearse subiendo de nivel y eligiéndolas en un árbol de habilidades o similar, en The Division tendremos acceso a ellas al mejorar las diferentes alas de la Base de Operaciones, ya que las habilidades quedan divididas en los tres mismos tipos de alas: Médicas, Tecnología y Seguridad. Hay un total de 12 habilidades, nueve normales (tres por clase) y tres especiales que solo podremos conseguir una vez hayamos completado el ala respectiva. Aparte, cada habilidad tiene cuatro modificadores que cambiarán su funcionamiento, tres de ellos se consiguen desbloqueando más mejoras en las alas, mientras que el cuarto, el modificador profesional solo se activará cuando hayamos completado todas las mejoras de la Base de Operaciones; este último modificador además funciona como habilidad pasiva, es decir, siempre estará activo, mientras que los otros tres tendremos que elegir cuál llevamos activo (por ejemplo, la torreta automática que desbloqueamos en el Ala de Seguridad puede modificarse para que tenga más alcance y duración, para que use un lanzallamas o de descargas eléctricas). De nuevo, elegir qué tipo de habilidad y modificador queremos usar dependerá del tipo de personaje que estemos usando y a qué lo vayamos a destinar.




Ir mejorando la Base de Operaciones también nos dará acceso a dos elementos más que afectan al personaje: los Talentos y las Ventajas. Los primeros vuelven a dividirse en las tres clases ya mencionadas, hay 24 en total, ocho por clase y solo podremos llevar activos hasta un total de cuatro (dependiendo de nuestro nivel, claro está, al principio solo podremos usar uno). Dependiendo de la clase nos darán diferentes efectos: mayor resistencia al daño al ir de cobertura en cobertura, daño por explosión mayor cuantos más enemigos alcancemos, posible recuperación de munición al realizar determinada acción, expansión del daño por quemadura en determinadas condiciones, curación por proxy, mayor duración de las estaciones de curación, etc. Las Ventajas, por su parte, son pasivas y de nuevo se dividen en tres clases con un total de 40: 13 médicas, 12 de tecnología y 15 de seguridad (más botiquines, más nivel del filtro de contaminación, más experiencia, más suministros, nuevas áreas en la base, etc.).

Finalmente, para mejorar la base necesitaremos suministros, que ganaremos en las misiones de campaña y en los encuentros. Siempre sabremos qué tipo de suministros vamos a ganar, ya que las misiones y encuentros están codificados por colores, como ya os comentamos más arriba.

Armamento, equipamiento, crafting e IA

Dado que estamos ante un juego de disparos, detengámonos un momento en el armamento y la IA de los enemigos, dos elementos bastante importantes para hacer atractivo el juego. Así como el en equipo y en la creación de armas y equipamiento, otros elementos más roleros.

En The Division vamos a encontrar una buena variedad de armas divididas en seis clases: fusiles de asalto, ametralladoras, subfusiles, escopetas, fusiles de francotirador, y pistolas, pudiendo llevar tres a la vez: arma principal, arma secundaria y la pistola. Cada clase cuenta con varios tipos de armas, cuyo daño dependerá del nivel (igual que el personaje, de 1 a 30) y de su tipo, además de poder colocarles varios modificadores en formas de empuñadura, cañones, cargadores o miras, todos los cuales influirán en la puntuación DPS final del arma. Cada una de estas armas tienen su propio manejo, algo que notaremos diferente si nos decidimos por probarlas todas, y su retroceso y cadencia de fuego, que nunca serán iguales de un arma a otra, un punto muy positivo para el juego, ya que transmite unas muy buenas sensaciones de realismo en ese aspecto.

The Division

Otra cosa a tener en cuenta de las armas son sus propios talentos, estos aparecen como un icono junto al arma en el menú y se activan al cumplir ciertos requisitos de puntuación en los atributos del personaje, de manera que si no se cumplen, el talento no se activará. Estos talentos van desde provocar quemaduras, hacer más daño en los tiros a la cabeza, conseguir críticos con más facilidad, crear estados alterados, etc. Se convierten así en otro elemento a tener en cuenta cuándo estamos decidiendo qué equipo llevar en función de los atributos que potencian o disminuyen.

Respecto al equipo ya os hemos comentado cómo afecta a los atributos del personaje y las modificaciones que pueden llevar. Como con las armas, encontraremos una gran variedad de elementos de equipo con diferentes diseños que irán alterando la apariencia de nuestro personaje junto a las prendas de ropa (seis en total, gorros, pantalones, chaquetas, camisas, bufandas y calzado), cuya función es solo estética, al igual que la pintura que podemos adquirir para decorar nuestras armas.

En cuanto a la creación de objetos, en la Base de Operaciones encontraremos una mesa de fabricación en la que podremos crear armas y equipamiento siempre y cuando contemos con el diseño y las piezas necesarias. Los diseños podremos encontrarlos, recibirlos como recompensa o comprarlos. Las piezas se dividen en tela, partes electrónicas, partes de armas, herramientas y tecnología de The Division (esta última solo puede encontrarse en la Zona Oscura) y las encontraremos en cajas dispersas por todo el mapa, reponiéndose cada cierto tiempo. La creación es muy sencilla y lo único que nos puede costar es tiempo al tener que buscar determinados componentes.

Armas, equipo, modificaciones y piezas se dividen en diferentes categorías según su calidad, así de peor a mejor: blanco-gastado, verde-normal, azul-especializado, morado-superior y amarillo-supremo. Cuanto mayor sea nuestro nivel y de mayor dificultad sea la zona en la que nos encontremos, ya sea en el mapa normal o en la Zona Oscura, más probabilidades tendremos de que nos salga mejor equipo al eliminar enemigos o abrir cajas.




Finalmente, también tendremos una serie de consumibles que iremos encontrando en el mapa o eliminando enemigos: granadas de varios tipos, balas explosivas e incendiarias, botiquines, refrescos, barritas energéticas, latas de conservas y agua, que aparte de regenerar nuestra salud o darnos más daño durante un periodo de tiempo limitado, también nos los pueden pedir los civiles que nos encontremos por la calle, a cambio nos darán algún objeto, normalmente equipo o ropa.

Respecto a la IA, es quizás donde más flojea The Division, ya que la dificultad de los enemigos de mayor nivel no es tanto porque sean más imprevisibles, sino por la resistencia al daño que tienen. Aunque suelen tomar cobertura y cuentan con habilidades similares a las nuestras (tienen médicos, ingenieros que ponen torretas, granaderos, etc.), en muchas ocasiones les veremos hacer movimientos sin mucho sentido, como subirse a un muro y quedar totalmente al descubierto para que les disparemos. Curiosamente, nuestros aliados NPC de la JTF tienen un comportamiento más lógico y saben cubrirse cuando es necesario. Así que el mayor reto lo encontraremos en vencer sus resistencias y dar con los puntos débiles de algunos de ellos, algo mucho más llevadero cuando estamos jugando en un equipo de cuatro bien coordinado.

Ya soy nivel 30, ¿ahora qué? Endgame


Uno de los puntos delicados de cualquier MMO es cuando alcanzamos el máximo nivel del personaje y hemos resuelto todas las misiones de campaña, momento en el que nos preguntamos ¿y ahora qué? En principio The Division parece mantener el tipo gracias a la existencia de la Zona Oscura y todos esos coleccionables, misiones secundarias y encuentros que seguramente todavía quedarán en el mapa (el ir más o menos a la par en nivel con las misiones de campaña nos llevará a hacer varias secundarias entre medias, pero seguramente no todas), además de los desafíos diarios, que no son más que las misiones de campaña en modo más difícil. Sin embargo, pasado un tiempo no será mucho más que farmear en busca de mejor equipo, créditos, fondos de ZO y créditos fénix y subir de rango en la ZO, donde podemos llegar hasta el 99, y pasar un buen rato jugando con amigos. Eso sí, todo esto de momento, hasta que se abra la primer incursión del juego y veamos qué más puede ir ofreciéndonos. Pero ojo, no decimos que no sea entretenido, en realidad el juego engancha bastante y la ZO tiene sus atractivos, sobre todo, insistimos, jugando en compañía.

The Division

En cualquier caso, una vez alcanzado el nivel 30, la cosa es dedicarse a especializar el personaje mediante la adquisición de equipo, armas y modificaciones de mejor calidad, preferiblemente de color amarillo.

Recreando una Nueva York post-apocalíptica y el temido downgrade

Nadie puede negar que la primera vez que se presentó The Division sus increíbles gráficos fue lo que más llamó nuestra atención; todo se veía tan real, con unos efectos de iluminación y dinámicas de humo y fluidos tan bien hechas, que muchos estábamos más que seguros que en el producto final no serían igual. Mucho se ha hablado del tema del downgrade en este y otros juegos una vez salen al mercado y es innegable que The Division ha sufrido su parte también, pero lo cierto es que dejando a un lado el inevitable bajón, el título luce bastante espectacular tanto a nivel gráfico como sonoro, dando en conjunto un entorno de juego creíble e inmersivo, en el que pronto estaremos disfrutando de un sin fin de detalles que acaban por redondear su atmósfera y ambientación.

Gráficamente, con una resolución a 1080p y 30 fps sólidos (no hemos notado caída de frames durante nuestras sesiones de juego), The Division nos ofrece una recreación muy fidedigna de Nueva York, quien haya visitado la gran ciudad va a reconocer muchas de su calles y edificios emblemáticos sin ninguna duda. La distancia de dibujado alcanza una gran profundidad, creando esa sensación de largas avenidas flanqueadas de rascacielos y edificios de menor tamaño, hay una gran cantidad de texturas para dotar de mayor realismo el entorno, desde la nieve que pisamos, los coches tirados en las calles, los plásticos que cubren las zonas contaminadas, las bolsas de basura que se acumulan en todas partes, nuestra ropa y armas, etc., así como efectos de iluminación y partículas que ayudan a recrear con gran acierto la sensación de encontrarnos en medio de una ventisca de nieve, rodeados de espesa niebla, con el sol del amanecer de cara o el fuego de incendios y explosiones. Algo que se completa con esa atención al detalle que hace que cuando está nevando, nuestra ropa y gorro se cubran de nieve, que los cristales y azulejos se agujereen al recibir un impacto de bala, que no veamos prácticamente nada cuando un foco ilumina la niebla a nuestro alrededor.

The Division

Las físicas también están bastante bien logradas (salvo los cuerpos que salen despedidos por una explosión, que quedan muy poco creíbles), con movimientos y animaciones correctos y conseguidos, donde chocaremos con personajes y otros obstáculos, donde las explosiones cercanas nos dejarán desorientados y aturdidos, cegados si es una granada cegadora y donde saltar desde muy alto nos hará perder vida.

Sin embargo, The Division no se libra de los bugs, tanto estéticos como en la jugabilidad, como una carga de texturas a veces algo lenta; algunos de ellos se han ido arreglando con los dos parches que ya ha recibido, pero todavía quedan otros que a veces pueden entorpecer el juego o, peor aún, echarnos del servidor cerrándonos la partida, aunque es cierto que siempre hemos podido volver a conectarnos sin problemas al servidor. También comentamos que en las muchas horas de juego que llevamos, estos fallos han sido más bien puntuales en nuestro caso, lo que no quita que otros jugadores hayan podido sufrirlos más.

Respecto al apartado sonoro nos encontramos de nuevo ese trabajo cuidado y con atención al detalle. Los efectos de sonido son variados y muy numerosos, logrando un sonido ambiente que nos sumerge dentro de esa atmósfera crítica y, en ocasiones, deprimente de una ciudad que parece haber sido abandonada a su suerte; ladridos de perros, alarmas que saltan, disparos en la lejanía, los llantos y gemidos de los desesperado, perdidos y moribundos, pero también las conversaciones de la gente que acoge la Base de Operaciones, del día a día y de las esperanzas o no que tienen. O el zumbido en los oídos que nos producirá una granada al explotar a nuestro lado. Todo ello doblado al español (o el inglés si preferimos el doblaje original acompañado de subtítulos) en un trabajo de interpretación bastante bueno.

En cuanto la música, esta es más bien testimonial, presente solo en la pantalla de inicio y en los encuentros con enemigos, donde nos acompaña con temas rápidos y de base electrónica para ambientar los enfrentamientos, pero que queda solo como mero acompañamiento en esos momentos, ya que durante la exploración libre solo nos acompañará el extraño silencio de una ciudad que casi podríamos calificar de fantasma.

The Division

Conclusión

Podemos decir que Tom Clancy’s The Division cumple con sus premisas de manera bastante solvente y nos ofrece horas de entretenimiento en un MMO de disparos en tercera persona con elementos de RPG que dotan al juego de una entidad propia y nos conducen por una historia que parece que seguirá creciendo en futuras expansiones del juego a modo de DLCs y con la llegada de otros contenidos gratuitos, como la primera incursión que pronto estará disponible.

Una campaña completa, con cierta variedad en las misiones principales y secundarias, numerosos coleccionables, un desarrollo de personaje que no solo depende del nivel, sino también del equipo y sus atributos y de cómo queramos potenciarlo y especializarlo según nuestro estilo de juego, una zona de PvP un tanto especial donde no puedes fiarte de nadie y un apartado técnico más que competente, hacen de The Division un juego a tener en cuenta dentro de este género. Esperemos que no caiga en el error de otros títulos similares y sepa ofrecernos más variedad y contenido, tanto de pago como gratuito, en nuevas actualizaciones que alarguen su vida útil más allá de alcanzar los niveles máximos y farmear en la Zona Oscura hasta el aburrimiento. De momento, engancha.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     The Division
The Division
The Division
The Division
The Division
The Division
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?