ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de comics

Wraith: Espectro


Seinen   16/11/2015
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Montad con nosotros y os llevaremos al pasado de Christmas Land y de Charles Manx. Poneos cómodos y dad un bocado si os apetece. Cuidado habrá curvas.
Wraith: Espectro“Tienes que saber que hay dos clases de carreteras, niña. Hay carreteras como estas, todo asfalto, baches, camiones ruidosos, peajes, tráfico y hedor. Y luego están las carreteras privadas del pensamiento, donde las emociones son el clima que recorre los paisajes de tu imaginación. Con el tipo de vehículo adecuado y el tipo de conductor adecuado, puedes empezar en la primera clase de carreteras y acabar en la otra clase. Bueno, deja que te diga algo, este Rolls Royce Wraith es el tipo de vehículo adecuado, y yo soy el tipo de conductor adecuado. Charles Manx, nacido en Cripple Creek, Colorado. Tampoco creerás hace cuánto tiempo.

Lo que tenemos hoy en nuestras manos, Wraith (Espectro) de Planeta Comic, de Joe Hill y Charles Paul Wilson III, no es una simple adaptación del libro del propio Joe Hill en su novela NOS4A2. Es una extensión de esta, o mejor dicho, del mundo que creó en ella. Una serie de relatos que profundizan en la historia y psique detrás de Charles Manx y Christmasland.

La historia aquí narrada se puede separar en tres partes, que, a su vez, son inseparables, pues a pesar de que son tres historias diferentes, todas forman parte de lo mismo y están, de una manera u otra, hiladas entre sí. Esas tres partes son el prólogo, la historia principal, y el epílogo, que irónicamente, no servirá como epílogo para la historia principal. Para el caso, que es reseñar, hablaremos sobre ellas por separado.

En el prólogo, conoceremos a Charles Manx y su traumático pasado, donde, debido a su imaginación y a las terribles adversidades que tuvo que pasar, acabó describiendo las carreteras del pensamiento, cómo se hizo con su característico Rolls Royce Wraith, y cómo se hizo con Christmasland.

Es muy gratificante ver cómo se construye (¿o debería decir “destruye”?) de forma sólida la psique de un villano como Manx. El párrafo que encabeza esta reseña puede ser tanto un terrorífico discurso que el monstruo Manx te suelta mientras te dirige a su mundo de pesadilla, o puede ser lo que una descuidada forma de Papá Noel le dice al niño al que sus padres han abandonado, mientras lo lleva a un lugar donde la Navidad nunca termina, donde no estará solo, y donde será feliz, como si de una genérica película de animación navideña se tratase.

¿Cuál es la verdadera intención de Manx en ese discurso? Es difícil de descifrar. Lo que sí es seguro es que, sea su intención o no, el lugar al que nos dirige logrará perturbarnos… Casi tanto como el acertado diseño de los personajes, sobretodo el de nuestro claro protagonista, pero sin obviar a sus adorables hijitas, y sus dientes especiales para comer manzanas de caramelo.

Wraith: Espectro

La historia central, la más larga de las tres, nos introduce todo un plantel de carismáticos personajes, viajando todos ellos en un vehículo de transporte de presos. Un padre que perdió a su hijo, un geek de circo especializado en arrancar cabezas de gallinas, y un pederasta son conducidos por una anciana mujer con carácter, y un irascible vigilante de seguridad, que también ha sufrido una tragedia reciente.

Hill nos demuestra cómo es capaz de crear personajes tan ricos e interesantes que no necesita tirar de Manx o de Christmasland para mantener el interés en una historia sobre ellos. Incluso al llegar allí, el personaje de Manx queda rezagado a un papel secundario, permitiendo al resto desarrollarse y contar (que no necesariamente concluir) su historia. El final de esta historia queda inconcluso, y el epílogo no le hace siquiera una mención, llegado el momento.

El arte en este segmento se transforma totalmente. Adquiere ese aire de cuento infantil ilustrado, tan entrañable como perturbador, que todos conocemos. Los mejores trabajos al lápiz de Wilson están, sin duda, en esta parte (obviando el acertado diseño de sus personajes), posiblemente por la libertad creativa que significa recrear los sueños de un perturbado. El estilo de los niños de Christmasland refleja magistralmente unas gotas de inocencia, mezclada con grandísimas dosis de malicia, maldad, y una incalculable cantidad de ganas de jugar. Hay quien diría que es imposible transmitir tanto con unos ojos tan negros como el azabache, pero demostrado queda que no es cierto.

Wraith: Espectro


No solo para lo siniestro hay cabida en este segmento. Una de mis ilustraciones preferidas nos muestra una imagen a doble página de un laberinto, en el cual, si seguimos las huellas de los protagonistas, veremos el camino que van siguiendo, y lo que les ocurre, encuentros, escondites, sorpresas… todo sin pasar la página. Y con mucho humor, pues, si miramos bien, encontraremos tanto a un congelado Capitán América, un hacha a lo Resplandor, un hombre de neandertal en un bloque de hielo, e, incluso, podremos encontrar a Wally.

La historia final cambia radicalmente tanto en su formato de página como en su narrativa. Nos presentan la historia de un joven timador, el cual ya hemos visto con anterioridad en este cómic. Nos narra su vida, sus amores, sus estafas, y cómo logra tenerlo y perderlo todo.

Wraith: EspectroLo más peculiar de este último segmento, es su diseño. En cuanto al formato de página, nos encontramos un fondo unánime, como hojas de un libro viejo, con un par de ilustraciones pequeñas repartidas por la hoja, dejando espacio para la narrativa, e ilustrando pequeños pasajes de la historia. Como, de nuevo pongo el ejemplo, los libros infantiles, más que a lo que nos tiene acostumbrado un cómic. El otro elemento peculiar, es la forma de escribirlo.

Está escrito en una poco usual segunda persona. Te dice qué has hecho en tu vida, como te has sentido, y qué cosas te han dicho. Los dibujos son más minimalistas que en el resto, dando un poco el aire de dibujo de la época que retrata, y que les será muy familiar a los fans de Fallout.

En resumen, Wraith es una buena obra, o casi diría una buena recopilación de ellas. Tan divertida de leer como perturbadora, variada, y tiene la duración perfecta para que podamos leerlo sin miedo a terminarlo excesivamente pronto, ni volverse largo y tedioso, cosa que quizás logre al variar tanto su estilo. Una buena forma de acercarnos a Hill, conocerlo más, llevar más lejos nuestro fanatismo por él, o para disfrutar sencillamente del terror en los cómics.

Muy recomendable para leer o regalar en Navidad.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
Claudia Gray firma dos novedades de Planeta Cómic del universo Star Wars
Novedades de Planeta Cómic para Diciembre de 2017
Planeta Cómic publica «Star Wars Consecuencias. El fin del Imperio», de Chuck Wending
«Niebla en Tánger» (Finalista Premio Planeta 2017) de Cristina López Barrio, a la venta
Planeta anuncia nuevas licencias en el XXIII Salón del Manga
Articulos Relacionados
La leyenda de las dos piratas, de María Vila: aventuras y amor en el S.XVI
Smartphones y medioambiente: ¿Cómo afectan al planeta y a nuestra salud?
Fuego, de Joe Hill: cuando un apocalipsis por combustión espontánea no es lo que parece
Tres enanos y pico, de Ángel Sanchidrián: humor satírico con toques de fantasía épica
Escrito en el agua, de Paula Hawkins: la heredera de La chica del tren
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Portada de Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie, de Juan Eslava Galán
Juan Eslava Galán
Portada de La Sombra del Viento, de Carlos Ruíz Zafón
Carlos Ruíz Zafón
Portada de El símbolo perdido, de Dan Brown
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?