ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

Destiny: El Rey de los Poseidos


 PlayStation 4  Xbox One  PlayStation 3  Microsoft XBox 360
Gork@   20/10/2015
Comenta con tu Facebook
Meneame
     El día 15 de septiembre se lanzó Destiny: El rey de los Poseídos, el último DLC en forma de macro expansión del último trabajo de Bungie. Vendido como un Destiny 2.0 es momento de contaros la verdad sobre dicha expresión.
Hace un año, Bungie la anterior secod-party de Microsoft creadora de esa vaca sagrada que es la saga Halo, nos sorprendía presentándonos la idea de contar con un proyecto para 10 años vista tras firmar un contrato con Activision. La experiencia era vendida como un juego social online, una suerte de MMORPG light para consolas, pero enfocado en las mecánicas shooter que tan bien conocían en la empresa.

Tras dos expansiones previas de contenidos más o menos escuetos, para el aniversario se anunciaba la llegada de una reformulación de la idea original con la promesa de arreglar los errores que la comunidad demandaba y potenciar los puntos fuertes que el juego traía de serie. Pero este Destiny 2.0 no llegaría en forma de una nueva entrega, sino de un descargable de un alto precio, cuyos desarrolladores insistían en que merecería la pena, pues en concepto sería tratado casi como un juego nuevo.

Para poder comprobarlo es necesario varios requisitos; por un lado es obligatorio contar con las dos expansiones anteriores: La Profunda Oscuridad y La Casa de los Lobos, y por otro tener espacio en el disco duro para la descarga de 10 GB en Xbox 360, 20 GB en PlayStation 3 (repartidos entre descarga e instalación) y 17.5 GB en Xbox One y Playstation 4.

Destiny: El Rey de los Poseidos

La primera novedad será a nivel argumental, pues la llegada de Oryx, nuestro nuevo enemigo en busca de venganza por la muerte de su hijo Crota, será narrada a lo largo del juego tanto en vídeos CG como en interesantes conversaciones que se producen in-game durante las misiones, entre nuestro espectro y los personajes no jugables de los espacios sociales. Estos han pasado de ser meros maniquís y vendedores a actores importantes en la vida y desarrollo del universo del juego.
Conoceremos más de sus personalidades así como de sus motivaciones, todo ello con la gran calidad del doblaje al castellano a la que ya nos había ido acostumbrado el juego y su contenido lanzado anteriormente. 

Además, si el jugador quiere profundizar aún más, durante las misiones podremos escanear con el espectro ciertos objetos clave para obtener mas información sobre el universo del juego, algo muy demandado por los jugadores tras seguir con la desafortunada decisión de encerrar el grimorio (la enciclopedia de Destiny) en la pagina web de Bungie o en la aplicación para smartphone.

El siguiente gran cambio lo veremos en las mecánicas para subir de nivel y los accesos que nos permitían. Antes nuestra experiencia nos permita llegar hasta nivel 20 y posteriormente los valores de luz de nuestro equipamiento nos daban posibilidad de llegar hasta el nivel 34. Todo esto se ha renovado, ahora nuestra experiencia nos permite llegar hasta el nivel 40 y será la que determinará qué equipamiento y armas podemos llevar. Posteriormente se calculará nuestro nivel de luz mediante la suma de los valores de todo nuestro equipamiento. Este ha crecido de los cuatro huecos que previamente teníamos y se han ampliado con tres huecos más, dos son novedad y un tercero, el objeto de clase, que deja de ser meramente estético y pasa a influir como otra pieza de equipamiento más.

Destiny: El Rey de los Poseidos

Además nuestras armas también añadirán luz a nuestro resultado global y este sumatorio será el recomendable para tener acceso a las modalidades, en este nuevo año. Para que os hagáis una idea por ejemplo la misión diaria requiere luz 240, la semanal heroica 260 y el asalto de ocaso 280, intentarlo con menos de lo aconsejable es una misión suicida poco recomendable.

Se han modificado las escalas de todos los nuevos objetos y materiales de forma que todo lo antiguo ha visto mermado su poder para dejar paso a las armas y armaduras nuevas, la intención de Bungie es por un lado refrescar el inventario y por otro alejar a los jugadores de sus zonas de confort a las que se habían acomodado con ciertas armas excepcionales que eliminaban las dificultades de un plumazo. Aun así, para los nostálgicos se ha añadió la posibilidad de potenciar algunas armas y equipamiento excepcional del año 1 con valores acordes al año 2. Para ello debemos recolectar la nueva divisa llamada Distintivos de Leyenda que han unificado las recompensas de PVE y PVP en una única moneda.

El contenido del modo historia se ha expandido a partir de una nueva localización, la mastodóntica nave de Oryx llamada el Acorazado. Este gigante esconde numerosos secretos que deberemos desvelar una vez lo desbloqueemos en el modo patrulla. Dos de los añadidos mas interesantes de este nuevo escenario, con respecto a lo visto en anteriores planetas son: la localización de unos enigmáticos cofres que necesitan de unas llaves especiales para abrirlos. Encontrar los susodichos y sus llaves nos podrá llevar horas de investigación, siempre y cuando no recurramos a guías. El otro añadido es la Corte de Oryx, en una ubicación específica del Acorazado, los jugadores podrán sacrificar una runas especiales para obtener recompensas aleatorias al enfrentarse a enemigos ultras en un área cerrada, dependiendo qué runa gastemos de las tres posibles, la dificultad puede ser desde retante hasta casi imposible. Al tratarse del libre modo patrulla no es raro encontrase otros jugadores por la zona con lo cual es fácil ayudar y ser ayudado.

Destiny: El Rey de los Poseidos

A parte de las misiones de la historia en el nuevo escenario, también deberemos realizar algunas en áreas ya exploradas como la Tierra o la Luna, además de la renovación de algunos asaltos antiguos que habrán sido infectados por la nueva raza de poseídos que Oryx trae a nuestro sistema. Estos enemigos, que estéticamente no dejan de ser un skin fantasmagórico de las viejas razas ya conocidas, tienen nuevas y desafiantes mecánicas de ataque y defensa, siendo auténticos retos e insuflando savia nueva a escenarios y fases ya memorizadas por los jugadores más veteranos.

En total puede llevarnos más de seis horas superar exclusivamente la trama nueva, sin entretenernos en demasía, pero esto solo será el calentamiento. Puesto que una vez superada la historia nos queda el gran añadido de esta expansión: las aventuras. Las hay tanto para el modo historia como para Crisol, el modo multijugador competitivo. Cada aventura se compone de un conjunto de misiones que nos irán desbloqueando los personajes de las áreas sociales, formadas por distintos objetivos como si de un RPG se tratara. Estas extienden ampliamente la duración y son actualmente uno de los focos de mayor adicción del juego. Sus recompensas suelen ser equipamientos y armas de leyenda e incluso de tipo excepcional. Algunas de ellas cuentan con ciertos requisitos para activarse, como llegar a un nivel concreto de una facción/personaje o haber superado otra previa. Es mediante aventuras como se desbloquean las novedosas espadas que funcionan como un arma pesada y añaden nueva y refrescante jugabilidad entre tanto tiroteo o la nueva subclase que puede tener cada personaje.

Esto último se trata de un gran añadido tanto por lo depuradas y equilibradas que están, como por lo divertidas que son de conseguir y utilizar. En el caso del cazador tenemos una subclase de apoyo cuyo poder inmoviliza y debilita a los enemigos, facilitando a nuestros compañeros la limpieza de un área en poco tiempo. Para el titán tenemos una subclase de asalto, pues al activar su poder envuelve en llamas su martillo arrojadizo, convirtiéndonos en un tanque andante que arrasa con todo haciéndonos sentir imbatibles. Por último, la subclase nueva del hechicero nos permite envolver en rayos todo lo que nos rodea siendo muy ofensiva y autosuficiente, aunque estéticamente sea la menos original.

Destiny: El Rey de los Poseidos

Como reto final, la expansión añade una nueva incursión. Más larga que las anteriores, de nuevo muy colaborativa y con más énfasis en el plataformeo que las anteriores. Sus mecánicas ya no están tan orientadas a solo disparar a los jefes, sino que jugarán con otro elemento que no queremos aquí desvelaros. La investigación por descubrir lo que encierra esta incursión con una escuadra de amigos, recomendaba de seis jugadores, es el culmen máximo que puede ofrecer este juego.

Por otro lado la reforma del Crisol, el modo PVP (player vs player) ha sido menos agresiva. Por una parte está el esperado añadido de siete nuevos mapas, muy variados y de corte diferenciados. Por otra sumamos dos nuevos modos de juego: Grieta, una suerte de rugby espacial en el que debemos recoger el objetivo y anotar en el campo contrario en un tiempo límite. El trabajo de coordinación para defender tu zona y custodiar al jugador portador, vuelve a los equipos unidos en los máximos ganadores de esta modalidad. El otro modo que se estrena es Enfrentamiento Caos, un deathmatch por equipos potenciado porque el tiempo de regeneración de las super, granadas y munición pesada se encuentra enormemente reducido. El resultado, tal y como su descripción indica, una locura de explosiones, efectos de luces y magias, donde la muerte y las puntuaciones crecen rápidamente.

En resumen, El rey de los Poseídos es un contenido grande y de calidad para ese mix de shooter + RPG + toques de MMORPG de consola que es Destiny. Han cambiado algunas mecánicas que necesitaban su correspondiente modificación, han añadido muchas nuevas, han renovado todo el equipamiento y armas para que nos sintamos como en un juego nuevo y han aportado una basta área para explorar y seguir sorprendiéndonos. Sigue siendo un juego exigente; requiere conexión a Internet permanente, requiere jugar a diario para tener progresos notorios y requiere tener una escuadra de amigos para poder probar todos los modos, pues siguiendo la filosofía original de Bungie, los retos más cooperativos y difíciles siguen imposibilitando el emparejamiento con jugadores desconocidos. Pero si puedes cumplir con estos exigentes requisitos, la experiencia jugable que aporta este Destiny 2.0 tras un año y tres expansiones, lo vuelve un imprescindible.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     X-Men: Destiny
X-Men: Destiny - Captura
X-Men: Destiny - Captura
X-Men: Destiny - Captura
X-Men: Destiny - Captura
X-Men: Destiny - Captura
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?