ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

El halcón maltés, de Dashiell Hammett: desesperación, miedo y codicia


 Terror / Suspense
Alejandro Serrano   23/02/2015
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Esta novela ha envejecido bien y su estilo narrativo aún funciona, quizá porque empiezan a vislumbrarse tiempos casi tan desesperados como aquellos.
Portada de El halcón maltés, de Dashiell HammettEs frecuente oír o soltar sin más la frase “Es que ya no hacen nada como antes”, referida a novelas, películas, series, cómics, videojuegos… y utilizada como un mantra, sobre todo por aquellos que alcanzan cierta edad y añoran sus referencias culturales, vistas ahora como excepción. Por supuesto, la novela negra no es precisamente inmune, y no pocos lectores echan de menos a sus personajes clásicos, y a modos y ritmos narrativos más filosos y descarnados, no pasados por el tamiz de la modernidad, que ha cambiado los usos y costumbres sociales, y las referencias literarias de paso.

Por esa razón, acudir a los clásicos de la novela negra supone todo un viaje en el tiempo, más aún en el caso que nos ocupa hoy, por tanto sirve de icono citado a menudo como paradigma de un estilo propio: “El halcón maltés” (RBA, disponible en FantasyTienda), de Dashiell Hammett, novela publicada originalmente en 1930, poco después de “La llave de cristal”, del mismo autor. Esta obra no sólo es icónica, sino también muy popular, sobre todo gracias a la impecable adaptación cinematográfica dirigida por un debutante John Houston en 1941, y protagonizada por Humphrey Bogart, Mary Astor, Peter Lorre y Gladys George; en mi humilde opinión, una de las mejores traslaciones de la literatura a la pantalla grande de la historia, y un hito del cine negro, por cuanto sentó las bases del género de manera inequívoca.

Samuel Spade es el protagonista absoluto de esta historia, de rasgos físicos y carácter afilados, un “satanás rubio” admirablemente adaptado a la efímera vida de las peligrosas calles del San Francisco de los años 20-30 del pasado siglo. Spade es un hijo de su tiempo: implacable, aparentemente impasible, dotado con la inteligencia que la naturaleza es capaz de proveer a una criatura que debe sobrevivir bajo constante amenaza, brutalmente machista y profundamente individualista y arrogante. Rige su vida según un código moral personal que incluso quebranta cuando las circunstancias lo hacen necesario, y su único afán e interés es el dinero, no tanto la supervivencia a largo plazo.

Nuestro protagonista, detective privado, sabe que en cualquier momento puede dejar este mundo, merced a una bala bien dirigida o a cualquier encerrona de la policía, siempre en busca de chivos expiatorios; vive al día en un país con una crisis económica sistémica, y está rodeado de otros individuos con el mismo objetivo: ganarse la vida como sea. En sus pesquisas se ve obligado a tratar con todo tipo de gente peligrosa, de mayor o menor posición social, y a identificar cuándo quieren tenderle alguna trampa.

Todo comenzará con la llegada a su oficina –que comparte con su socio Miles Archer- de una seductora joven, que responde al nombre de Ruth Wonderly, que dice estar buscando a su hermana perdida, Corinne, fugada de Nueva York con un hombre de muy dudosa reputación, Floyd Thursby. Ruth quiere que Spade y su socio aparten a Thursby de la vida de Corinne, y que su hermana regrese a casa. Miles decide iniciar la vigilancia del malencarado novio de ésta… pero el socio de Spade aparecerá muerto esa misma madrugada.

Un gran clásico que todo amante del género negro o del detectivesco debería leer.

Sam se verá acosado por la policía –que busca a toda costa un culpable de la muerte de Miles-, así que hablará con Ruth para conseguir que le cuente la verdad del caso que tenían entre manos. Descubre así que en realidad su nombre es Brigid O'Shaughnessy, y que es perseguida por una banda de ladrones y estafadores, que buscan una figura con forma de halcón, que supuestamente los caballeros de la Orden de Malta regalaron al emperador Carlos V en 1530, y que tiene incrustaciones de piedras preciosas.

Spade se verá involucrado en una red de mentiras, dobles sentidos y traiciones, en la que un solo paso en falso puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte… y una provechosa recompensa económica.

Mezcla de novela negra y policíaca, “El halcón maltés” se encuadra dentro de la más pura tradición del género Hardboiled, con todos sus ingredientes arquetípicos. El crimen y su resolución no es aquí un fin en sí mismo, ni siquiera la trama que lo adorna ocupa demasiado en la mente de nuestro protagonista ni es esencial para contar los hechos o disfrutar de la novela. Spade busca como cualquier entrenado sabueso la pista del dinero, y el quién o el cómo sólo pasan a ser importantes en cuanto sirven a su propósito. Podríamos decir que esta novela es la antítesis de las narraciones detectivescas clásicas británicas de salón, en las que se establece una intrincada tela de araña alrededor de los protagonistas y sus motivaciones, con el fin de hallar al culpable. Y esto supuso en sí mismo un soplo de aire fresco, al trasladar el crimen a las sucias calles, donde verdaderamente tiene lugar.

Alejada de la artificiosidad propia de las novelas detectivescas clásicas a las que aludía, Hammett utiliza un estilo directo, cargado de matices y grados de violencia, que sus protagonistas utilizan a cada momento –de forma explícita o implícita- según les conviene. Aunque Spade es el maestro, “El halcón maltés” está repleto de variaciones del mismo personaje. Individuos que luchan por sobrevivir en la selva urbana, por conseguir su trocito deslucido del sueño americano, cargado de dólares y de ceniza en la punta de la lengua. Cada uno tiene su mano de póquer, y la juega como mejor puede… hasta el final. Ninguno quiere vivir el resto de su vida en la ciénaga, arrastrándose por unos centavos. Quieren morder su presa, su forrada presa, y largarse a veranear a Florida.

Dashiell Hammett

En ese sentido, estamos ante una novela realista, que describe un mundo cruel en el que sobrevivir tiene mérito. Pueden olerse la desesperación, el miedo y la codicia en cada párrafo, y Hammett es capaz de transmitirnos esas y otras sensaciones incluso en el plano físico, visceral. El propio autor trabajó durante un tiempo como detective privado en una agencia llamada Pinkerton, así que su voz no es únicamente la de la pura ficción. Respiró, sintió y vivió el oficio, y recorrió las calles husmeando, como Spade, atento al olor a sangre y dinero.

Esta novela ha envejecido bien y su estilo narrativo aún funciona, quizá porque empiezan a vislumbrarse tiempos casi tan desesperados como aquellos, del todo o nada. Sin embargo, el machismo desnudo de Spade daña las pupilas actuales; ese afán por degradar y catalogar a cada mujer con la que se cruza choca hoy día, resulta algo anacrónico y desagradable de leer. Naturalmente, soy amigo de situar cada narración y estilo en su contexto, así que he logrado establecer cierta distancia con este tema, considerándolo como lo que es: propio del tiempo en el que vivió Hammett. Pero aun así choca, y te lleva a replantearte cómo ha avanzado nuestra percepción de la sociedad, y del lugar de la mujer en ella. Cierto es que no hemos avanzado tanto como podríamos pensar, pero la forma en que las mujeres de esta novela justifican la violencia física o verbal esgrimida contra ellas resulta escalofriante.

Un gran clásico que todo amante del género negro o del detectivesco debería leer.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?