ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

The Evil Within


 PlayStation 4  Xbox One  PlayStation 3  Microsoft XBox 360  PC
Pedro Viso   02/11/2014
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Shinji Mikami regresa con una aventura cargada de horror, supervivencia y gore.
Nota Aclaratoria: Este análisis está basado en las versiones de PlayStation 3 y PlayStation 4.

The Evil Within (Psycobreaker en Japon) ya se encuentra disponible en nuestro país. Ha sido una larga espera para todos los amantes del survival horror, pues Shinji Mikami, reconocido desarrollador por la creación de Resident Evil, regresa de nuevo al género que le dio el reconocimiento mundial: el survival horror. ¿Habrá conseguido Shinji revivir el género con esta rocambolesca aventura protagonizada por Sebastian Castellanos? Vamos a comprobarlo.

The Evil Within nos pone en la piel de Sebastian Castellanos, detective de homicidios que, junto a sus compañeros Joseph y Kidman, responden a una llamada de ayuda del centro psiquiátrico de su ciudad. Tras llegar al lugar, se encuentran con un panorama desolador, varios cadáveres se reparten por todo el hall principal del centro psiquiátrico de Beacon de su ciudad: Krimson.

No vamos a contaros absolutamente nada de la historia, así que tranquilos. No sois pocos los que esperabais con ansiedad tener en vuestras manos la aventura del detective Castellanos, por lo que tan solo os comentaremos brevemente, y os confirmamos, que The Evil Within mantiene las ganas, y la inquietud en el jugador por descubrir qué diantre ocurre en realidad en el psiquiátrico. Poco después de adentrarnos en la historia comenzaremos a ir descubriendo el pasado de varios personajes, incluso intuirlos subliminalmente, lo que nos invitará a explorar los escenarios para descubrir hasta el último detalle de una historia muy interesante.

The Evil Within

La narración de la trama argumental se nos expone de varias maneras, algo que es de agradecer y que en su conjunto funciona a la perfección y es que el juego utiliza notas de diario, anotaciones, recortes de prensa, cintas audiofónicas y, por supuesto, una buena cantidad de escenas de vídeo componen el conjunto narrativo de la última obra de Mikami. Os aseguramos que a lo largo de casi sus 20 horas de juego, la trama argumental no decae en ningún momento.

El sistema de control del título es un punto muy a tener en cuenta en este análisis. Sebastian responde muy bien a nuestras indicaciones a través del pad. No obstante, el movimiento de nuestro personaje es algo más tosco de lo que normalmente se ve en una aventura en tercera persona, pero esto tiene un motivo detrás. The Evil Within tiene un reto bastante difícil, y es traer nuevamente un género casi extinto en los últimos años como es el survival horror. Es por ello que tiene un control fluido, pero a la vez arcaico, que trata de recordar a títulos como Resident Evil, Silent Hill y, sobre todo, Resident Evil 4, ya que en este se basa enormemente el sistema de control, pero con ciertas diferencias como ciertos movimientos algo bruscos que buscan darle un toque más de estrés al jugador, y funciona a la perfección en gran variedad de situaciones que viviremos a lo largo de la aventura.

Sebastian se mueve prácticamente igual que León en Resident Evil 4 pero añadiendo, actualizando y aprovechando nuestro pad en profundidad. Con L1 apuntaremos, mientras con R1 disparamos. También usaremos este último para ataques furtivos con hachas, antorchas, botellas o arrojarlas para atraer enemigos. Con R2 entraremos en el modo sigilo, algo que usaremos con bastante asiduidad a lo largo de todo el juego. L2 para sprintar, cuadrado para recargar y círculo para quemar a nuestros enemigos. Para terminar, con R3 nos moveremos por el inventario, donde también podremos asignar nuestras armas e ítems a la cruceta de dirección. La verdad es que no tenemos ningún reproche en este sentido, y en ningún momento nos han parecido incómodos los botones asignados para cada una de las acciones, algo de agradecer, ya que el título no es un paseo por el campo precisamente...

The Evil Within

Mención aparte merece el sistema de apuntado. En todo momento podremos disparar y movernos a la par, ya sea lateralmente, retrocediendo o avanzando, pero a la hora de efectuar los disparos o atacar físicamente nos encontramos con que algo falla, ya que, en muchas ocasiones, no logramos acertar al enemigo y no es porque seamos unos patanes o no hayamos mejorado el sistema de precisión de nuestro personaje, sino que el sistema de apuntado a corta distancia no termina de funcionar siempre de forma correcta. También perderemos de vista algo más de lo habitual a Castellanos, la cámara no se sitúa justamente en el hombro, sino algo más cerca, y esto parece implantado para crear más tensión al jugador, cosa que funciona, pero más por desesperación para intentar enfocar bien el apuntado que por la cámara en sí.

Otro de los detalles que nos ha llamado la atención, y a pesar de que funciona muy bien en líneas generales, es el sistema de colisiones. En ocasiones, aunque muy puntuales, al efectuar los disparos —especialmente con la pistola— veremos cómo estos pasan de largo a través del cuerpo de los enemigos y llegaremos a dudar si le estamos causando daño o no. Esto último suele ocurrir cuando prácticamente los tenemos encima y nuestros disparos o ataques no se ven reflejados en sus cuerpos.

El juego tiene cuatro niveles de dificultad, dos de ellos desbloqueados desde el principio y los otros reservados para un momento más avanzado de la aventura. Nosotros aconsejamos directamente que los amantes del survival horror jueguen directamente en el nivel survival, desactivando completamente la interfaz, momento en el que se consigue una experiencia realmente divertida a la par que aterradora. Todo lo contrario para aquellos que no tienen paciencia o nunca se han sentido atraídos por el género, o les parezca demasiado difícil, aconsejamos jugarlo en principiante, aunque jugar en este nivel de dificultad no va a servir de mucho, si lo que se plantean es atacar directamente, si es así, es probable que ningún jugador, experto o no, dure vivo más de dos minutos, pues aquí jugar a lo loco y sin pensar solo conduce a la muerte.

The Evil Within

A nivel jugable hay que dejar muy claro que el título en conjunto es una delicia en todos los aspectos, y es una obra que todos los amantes del género van a disfrutar. La gran duda es si conseguiría volver por completo a las raíces del survival horror o no, y, en nuestra opinión, no es un juego de terror puro y duro como son Silent Hill o Project Zero, sino que ofrece una experiencia más cercana a Resident Evil o Dino Crisis, donde hay que sobrevivir a una serie de situaciones hostiles en las que nuestras posibilidades de sobrevivir son muy escasas. Su jugabilidad está enfocada directamente en la supervivencia, olvidaos en todo momento de ir a enfrentamientos directos contra los enemigos ya que, en primer lugar, la falta de recursos, munición, ítems y objetos es muy habitual, por lo que saldremos muy mal parados si optamos por derrochar los pocos recursos que encontremos. Por tanto, habrá que recurrir al sigilo, a racionar nuestros ítems y la munición y, sobre todo, a intentar en todo momento rebuscar en los escenarios cualquier clase de ventaja que podamos aprovechar para escapar o vencer a nuestros múltiples enemigos.

En primer lugar, en muchos de ellos tendremos la oportunidad de escondernos en armarios, muebles, camas, taquillas para intentar esquivar a nuestros enemigos. Por otro lado, hay un enemigo imparcial en la aventura y que estará presente cuando menos nos lo esperemos, las trampas. Esparcidas por todos los escenarios y en forma de sensores de movimientos, hilos de cables apenas visibles, pinchos en las paredes o techos y un larguísimo etc. Que no entienden ni de enemigos ni de aliados, por lo que tendremos que manipularlas para poder usarlas a nuestro favor.

También obtendremos piezas de algunas de ellas —estas últimas con un minijuego— que podremos usar para crear virotes de nuestra ballesta agonía. A todo esto hay que sumarle que la cantidad de recursos que vayamos recolectando son bastantes limitados. Por lo que observar a nuestros enemigos y el terreno con antelación, nos dará ideas para a afrontar la situación con una buena estrategia. Para ello haremos uso del sigilo y realizaremos ataques furtivos a nuestros enemigos para tratar de evitar llamar la atención. Es muy importante reconocer el terreno y en nosotros esta la decisión de si desactivamos ciertas trampas o las dejamos activadas para usarlas a nuestro favor, atrayendo a los enemigos a ellas.

Todo esto, mientras no tenemos en muchas ocasiones ni idea de dónde están situadas las trampas o los enemigos, ya que estos si escuchan o perciben algo extraño se pondrán a buscar y modificaran sus rutas de movimientos. El único aliado que tendremos en este aspecto y tan solo en el nivel principiante es una pequeña interfaz, que aparece en forma de ojo, y que se irá abriendo para indicarnos el nivel de alerta de los atormentados, que es el nombre que reciben nuestros enemigos y criaturas en el título.

The Evil Within

Enemigos que, por cierto, tienen un diseño estupendo, especialmente los denominados jefes de zona y los jefes finales. Encajando a la perfección en el grotesco y demente mundo de The Evil Within. Ya que en conjunto con los escenarios y elementos encajan a la perfección. La atmósfera es sublime, detallada, cuidada y muy inmersiva. Los atormentados recuerdan enormemente a los ganados de Resident Evil 4, aunque hay varios tipos de ellos, básicamente todos ellos atacan de una manera parecida y que recuerdan a estos enemigos clásicos. Lo curioso y a la vez divertido es que cada tipo de enemigo parece directamente homenajear a otros enemigos de otras franquicias, y serán más fácil reconocerlos porque atacan y actúan de manera parecida a como lo harían en las series en las que están inspiradas. Por nombrar algunos, tenemos algún que otro zombi, monjes, golems y un largo etcétera que no podemos nombraros sin spoiler alguno, por lo que preferimos que seáis vosotros mismos quienes los descubráis.

Punto aparte es el diseño de los enemigos finales. Especialmente el de los dos conocidos oficialmente por los trailers mostrados por Bethesda como el guardián, y la extraña chica de pelo negro que parece extraída de películas como The Ring, o títulos como Project Zero. Os aseguramos que lo vais a pasar bastante mal.

El único reproche que podemos recalcar, y es una auténtica pena, es la inteligencia artificial de los mismos. En ocasiones no responden como deberían o se quedan —en casos muy puntuales— torpemente atascados en elementos del escenario, al igual que nos ha ocurrido a nosotros con Sebastian. Sin embargo, resulta bastante curioso que en ciertos momentos de la aventura vayamos acompañados por nuestros compañeros y estos responden eficazmente en lo que respecta a su inteligencia artificial. Muy cuidada especialmente la de Joseph. Ya que con él viviremos algunos intensos momentos en los primeros capítulos de la historia, cuando seamos emboscados en varias situaciones por los atormentados.

Y no es que con esto queramos decir que está muy descompensada la inteligencia artificial entre enemigos y compañeros, no. Pero se nota bastante ya que iremos, en ocasiones muy puntuales, acompañados y como es lógico destacan más los enemigos comunes. Sin embargo hay una enorme cantidad de detalles positivos en ellos. Por poner un ejemplo básico; como todos sabéis con círculo tenemos la opción de quemar cadáveres de nuestros enemigos muertos, pues bien, en muchos casos podremos golpearlos o disparadles a las piernas para que caigan, y una vez en el suelo prenderles fuego. Pues estos, de una manera poco sutil, pero bastante acertada y llamativa, atacarán desde su posición con las armas para intentar que no lo consigamos. Algo que nos ha gustado mucho, pero repetimos que es una gran pena que no se haya pulido algo más.

The Evil Within

Otros elementos que regresan, pero no del todo como nos gustaría, son los puzles. Parece ser que atrás quedo la época dorada del Backtraking en los juegos de esta índole, donde teníamos la oportunidad de regresar a una determinada área para resolver o usar un determinado objeto que hubiéramos obtenido recientemente. Y resolver algún que otro acertijo, recoger cierto objeto que nos ayudaría a resolver otro, en otra estancia y demás. Aquí son breves y normalmente se repite la misma mecánica, aunque maquillados con el entorno y el escenario. Lo mismo ocurre con el sistema de guardado. Podremos hacerlo al final de los capítulos o bien mediante un portal a través de espejos que nos llevará a una zona segura, en donde también podremos ir mejorando las habilidades de Sebastian.

A todo esto, la experiencia de juego aumenta y mejora enormemente si escogemos directamente el nivel de dificultad Survival, aquí es el nivel normal. Aparte tenemos la opción de eliminar la interfaz completa, exceptuando las dos franjas negras que tanta polémica han causado, pero que os explicaremos más adelante.

No podíamos dejar de lado la cantidad enorme de detalles y referencias que vais a encontrar en el título a lo largo de toda la aventura. A bote pronto os podremos decir que encontrareis referencias en cada uno de los apartados del título hacia otros reconocidos juegos de la industria, especialmente a los de terror. Resident Evil, Silent Hill o The Last to Us han sido los más nombrados durante la espera del lanzamiento del título por la comunidad lamer, pero no serán los únicos. De hecho, las dos primeras referencias se encuentran en la serigrafía del disco y en la portada reversible del título.

Apartado técnico


A nivel artístico, el juego es una pasada. Sinceramente, es uno de los títulos más cuidados en este apartado de los últimos años. La enorme variedad de escenarios y lo bien aprovechados e implantados que están es algo que no se ve habitualmente en esta industria. Pero no solo los escenarios se llevan la palma, el diseño de personajes, especialmente los enemigos y criaturas están a un grandísimo nivel. Lo mejor de todo, y ya lo mencionamos en algún punto anterior, es que están inspirados en enemigos y criaturas de varias series reconocidas consiguiendo una personalidad y carisma propias a cada una de las criaturas.

The Evil Within

Otro detalle importante ha sido el uso de un filtro granulado y dos franjas negras en forma de panorámica, algo que en conjunto consigue darle un efecto de película de terror o slasher de los años 40, que encaja a la perfección con la temática y la ambientación del juego. Un elemento muy acertado a pesar de que no son pocos los que se quejan de la nula posibilidad de eliminar las franjas negras.

El juego hace uso del motor gráfico iTech5. Un motor que le ha venido de perlas a los chicos de Tango Gameworks para implementar tanto la mecánica jugable como también para plasmar la ambientación de desolación, gore y terror que supura el título constantemente. No obstante tiene ciertos defectos que, aunque no empañan la experiencia de juego, podrían haberse evitado con un poco más de tiempo de desarrollo. Por un lado nos encontraremos con algún que otro tiempo de carga más largo de lo habitual, lo que nos saca de contexto y rompe en parte la atmósfera de tensión. Además, hay texturas que tardan en aparecer, algo extraño teniendo en cuenta que el juego se ambienta en su totalidad en espacios cerrados.

Sin embargo, el juego tiene más virtudes que defectos en este apartado, ya que estos quedan en segundo plano. Para empezar, nuevamente estamos delante de un título intergeneracional, por lo que, una vez más, nos quedamos lejos de ver todo lo que pueden ofrecer las nuevas plataformas de sobremesa. En PlayStation 3 y Xbox 360 nos encontramos con un título de alta capacidad técnica, y es increíble ver como luce el juego en estas plataformas con el tiempo que llevan estas en el mercado, pero a diferencia de otros títulos recientes intergeracionales, en PlayStation 4 y Xbox One sí se notan realmente cambios más evidentes en comparación con otros títulos en la misma situación. Por ejemplo, la iluminación dinámica luce a un nivel muy superior en la nueva generación, donde llegar a ser realmente asombroso ver las sombras y los escasos rayos de luz rompiendo la total oscuridad de algunas salas.

The Evil Within

Las físicas del juego siguen en la misma línea, ofreciendo personajes pesados que se mueven con lentitud y a los que será muy complicado derribar, mientras que los personajes rápidos cuentan con una variedad de movimientos excepcional y será una auténtica pesadilla acabar con ellos.
En PlayStation 3 y Xbox 360 el juego se mueve a 720p y 30 fps, mientras que en la nueva generación de consolas, PlayStation 4 y Xbox One a 1080p y 30fps estables en todo momento. Sin lugar a dudas, es en PC donde sale ganando una vez más, con una resolución de 1080p y 60fps, con la posibilidad de quitar el limitador de frames y encontrar hasta picos de 80 fps en algunas zonas.

En el apartado sonoro nos encontramos con un buen doblaje al castellano en líneas generales. Son muchos los jugadores que se han quejado al no encontrar un selector de idiomas para cambiarlo a la versión inglesa, pero tras escuchar gran parte del juego en su idioma original, estamos convencidos de que el doblaje en castellano que ha llegado a nuestro país es más que bueno. Las voces están bien seleccionadas para cada uno de los personajes, tanto principales como secundarios y adaptan los tonos de voz a las distintas situaciones que se reflejan en pantalla, algo que no ocurre demasiado a menudo.

Por otro lado, tenemos una banda sonora interesante y ambiental que en ocasiones pasa desapercibida para darle protagonismo a los soberbios efectos de sonido y ruido ambiental del título. Estos son sin lugar a dudas los máximos protagonistas en este apartado. La tensión, agobio y estrés que vais a vivir debido a la cantidad de sonidos inquietantes, raros e indescriptibles que vais a oír es realmente abrumadora.

Conclusión

Si eres fan del survival horror, The Evil Within es un título que debe estar en tu estantería. Pese a sus errores, el juego consigue alzarse como uno de los survival horror más interesantes de los últimos años y abre la posibilidad de que Mikami vuelva al género una vez más para terminar de perfilar la fórmula más que notable que ha desarrollado en esta obra.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
The Evil Within 2
The Evil Within 2
The Evil Within 2
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?