ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

Bravely Default


 Nintendo 3DS
Sp1ke   14/01/2014
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Después de una generación cuanto menos gris, Square Enix nos trae un JRPG de corte clásico con la intención de redimirse de todos sus errores. Sabor añejo en 3DS.
Desde que en PlayStation 2 lanzaran Final Fantasy X, la mítica productora Square Enix ha ido abandonando paulatinamente el camino que le permitió alcanzar la gloria; el JRPG por turnos más tradicional. Salvo la excepción que supuso Final Fantasy: The 4 Heroes of Light (antecesor espiritual del juego que nos ocupa hoy) cada juego de la compañía japonesa se volvía cada vez más occidental, olvidando todo aquello que hizo grandes a joyas como Lufia (Snes 1993)

Este cada vez más evidente abandono de las formulas clásicas molestó especialmente a los fans de siempre, que han estado reclamando un retorno al principio desde el polémico FF XIII. Y parece que finalmente nos han escuchado, trayéndonos un juego que recoge todo lo bueno de las primeras entregas de su saga estrella y añade un pequeño giro que ayuda a mantener el interés; Bravely Default.

El juego nos transporta a un mundo sostenido en 4 cristales elementales que mantienen el orden y la paz en los diferentes reinos. Al comienzo de la aventura conoceremos dos preocupantes hechos; por un lado gran parte de la población se está convirtiendo al Anticristalismo, una suerte de extremismo antirreligioso que contempla la destrucción de sus cristales y sus cuidadoras, las vestales, como única vía para el avance de la sociedad. Por otro, una fuerza oscura ataca a todos los cristales simultáneamente, “apagándolos” de manera irremisible y sumiendo así al mundo en una crisis ecológica sin precedentes.

Bravely Default

Y es en estas circunstancias en las que se nos presenta a los 4 jóvenes protagonistas de Bravely Default. En primer lugar tenemos a Tiz Arrior, un granjero de la pequeña aldea de Norende que ve como El Abismo engulle su ciudad y a todos sus seres queridos, dejándole como único superviviente, lo que le lleva a emprender un viaje para reconstruir la villa y honrar a los fallecidos. A continuación tenemos a Agnés Oblige, la vestal del cristal del viento que, tras escapar de la oscuridad gracias al sacrificio de sus cuidadores decide investigar qué está ocurriendo en el mundo. En tercer lugar está Edea Lee, miembro de las fuerzas Anticristalistas del reino de Eternia que verá comprometida su moral a ver la despiadada forma de actuar de sus compatriotas. Y finalmente tendremos a Ringabel, un joven amnésico que porta el misterioso “Diario de D”, un cuaderno que contiene tanto anotaciones del pasado como del futuro. Los cuatro héroes son acompañados por Airy, un hada del viento que guiará sus pasos y les ayudará a comprender mejor todos los misterios que rodean a los cristales y su culto.

Como podemos ver, ya desde el planteamiento inicial de la historia y sus personajes, Bravely Default homenajea a las cuatro primeras entregas de Final Fantasy, referente ineludible para hablar de este juego. Los cristales, un mundo en decadencia, las conspiraciones políticas, el número de protagonistas y su diseño… incluso el nombre de Edea parecen elegidos adrede para despertar la nostalgia en los jugadores más veteranos. Pero no hay que equivocarse; la utilización de estos tópicos no le resta ni un solo ápice de interés a una trama que sin ser sorprendente, consigue atraparnos desde que el mismo momento en que vemos como Norende desaparece ante nuestra atónita mirada.

Por otro lado, el sistema de juego resulta bastante más ecléctico que la historia en su conjunto. Si bien su base es clásica a más no poder (un sistema de trabajos y combates por turnos), los aspectos que nos darán la ventaja definitiva ante los enemigos más poderosos son todos completamente nuevos, como veremos a continuación.

Bravely Default

Como ya hemos dicho, nos encontramos ante un JRPG por turnos en cuyos combates se enfrentarán dos bandos de hasta cuatro personajes, en los que cada uno realizará sus acciones dependiendo de su valor en agilidad, hasta aquí nada del otro mundo. Pero el juego no se queda ahí e introduce el sistema Bravely-Default, una especie de préstamo de tiempo que permite a los personajes mover varias veces en el mismo turno.

Dicho de otra manera, cada personaje tendrá la capacidad de entrar en modo “bravely”, que le permitirá realizar una acción más a cambio de no hacer nada en el próximo turno, pudiendo llegar así a cuatro acciones distintas en un mismo turno (que luego se traducirá en 4 turnos indefensos). También tendremos la opción de elegir el extremo opuesto, entrando en modo “default”. En esta ocasión, no realizaremos ninguna acción, recibiremos menos daños y acumularemos un punto de acción que podremos gastar en el siguiente turno, acumulando un máximo de, una vez más, cuatro acciones en la reserva. Sin duda un sistema que dota al juego de un ingrediente estratégico muy de agradecer, y que depositará en nuestra capacidad de dominarlo todas las opciones de éxito en la odisea que nos espera.

Pero no solo del sistema bravely-default vive Bravely Default, y trae otras interesantes novedades al sistema de combate. En la primera de ellas, el juego nos da la opción de intercambiar movimientos con jugadores de todo el mundo, lo que puede ayudar a inclinar a nuestro favor la balanza de un duro combate. Aunque tampoco nos engañemos, ya que lo más habitual será encontrar a personajes con menos poder que nosotros mismos.

La otra gran novedad será la introducción de micropagos para obtener una valiosa ventaja en los combates. Dentro de juego existen los PE, unos puntos de acción pensados para literalmente parar el tiempo y ejecutar una acción (o más dependiendo de los PE disponibles) en el momento que nosotros queramos. Ya sea para curar a un amigo o para interrumpir el último ataque de un enemigo moribundo, los PE están pensados para facilitarnos las cosas. Estos Puntos Especiales solo podrán ser conseguidos de dos maneras; o dejando la consola encendida ocho horas en modo de espera o comprándolos a través de la tienda online del juego. Y viendo el precio al que está la luz en España, desde aquí no podemos decir que la primera sea la opción barata.

Bravely Default

En cuanto al sistema de desarrollo de personajes, tenemos al clásico sistema de trabajos introducido por Square allá por 1990 en la tercera entrega de Final Fantasy. Este sistema se basa en que cualquier personaje puede pertenecer a cualquier clase, y que el jugador deberá elegir entre estas para hacer evolucionar a su personaje. Cada trabajo tiene una serie de estadísticas y habilidades que harán más o menos adecuadas nuestras combinaciones para enfrentarnos a los monstruos más poderosos. Así las cosas, un equipo formado completamente por magos blancos puede ser una malísima idea a la hora de luchar contra enemigos inmunes a la magia pero resultar una auténtica apisonadora si nos encontramos con no-muertos, siendo el saber elegir y combinar nuestros personajes el auténtico secreto para dominar el juego.

Al contrario que en el resto del juego, en el apartado de exploración no hay grandes novedades a lo que ya conocíamos. Bravely Default se divide en tres grandes bloques, ciudades, mapamundi y mazmorras, y entre los tres bloques solo podemos contar como novedad el poder elegir el ratio de combates aleatorios, algo fundamental en un juego para portátil, en el que la diferencia entre llegar a un punto de guardado antes de quedarse sin batería puede estar en un combate de un minuto. También se han incluido las “Conversaciones” unas secuencias al más puro estilo de la saga Tales of… pensadas para profundizar más en los diferentes eventos de la historia.

Para finalizar con el apartado jugable, no podemos olvidar la reconstrucción de Norende. Una suerte de minijuego de gestión en el que deberemos ordenar a los nuevos habitantes de la villa tareas para ir recuperando diferentes comercios de la ciudad. Estas tiendas venderán sus productos a través de los puntos de guardado y nos permitirán hacer más poderosos los movimientos especiales de nuestros personajes.

Bravely Default

Técnicamente hablando podemos decir que nos encontramos con uno de los mejores efectos 3D que hemos visto en 3DS, así, sin paliativos. Esto se debe en gran parte al excelente diseño de escenarios, con un curioso aspecto de arte conceptual que resulta sencillamente espectacular al añadirle una tercera dimensión. Los personajes por su parte son algo más desafortunados en este aspecto, habiendo optado el equipo de desarrollo por un aspecto Super Deformed que no termina de resultar apropiado para una historia más seria que los personajes que la protagonizan.

En lo que se refiere a potencia gráfica pura y dura, Bravely aporta poco a lo que ya hemos podido ver en la portátil de Nintendo, quedando lejos de juegos como Pokémon X/Y o The Legend of Zelda ALBW. Con esto no queremos decir que tenga un mal apartado gráfico ni mucho menos, ya que el juego cumple notablemente con lo esperado dentro del género, pero sin destacar especialmente dentro del catálogo de la consola.

En el apartado sonoro está curiosamente cuidado para un juego de portátil. La banda sonora, compuesta por Revo, es una de las mejores y más cuidadas que hemos podido ver en bastante tiempo, con unas partituras que se colaron en su momento entre los discos más vendidos en Japón. Esto está acompañado por un trabajo de doblaje que sorprendentemente mantiene un gran nivel en los dos idiomas disponibles, inglés y japonés, algo por desgracia poco habitual.

Bravely Default

En cuanto a la localización de los textos, seguimos disfrutando de la que es posiblemente la mejor época en la traducción de juegos a nuestro idioma. Un gran nivel que se deja ver especialmente en los momentos más desenfadados del juego, correctamente localizados a nuestra cultura pero sin perder el espíritu original del guion.

Conclusión

Utilizando un símil musical, Bravely Default es esa nueva versión de una canción clásica de un grupo que hace mucho dejó de ser lo que era, pero que con esa canción recuperan parte de la mística que les hizo grandes. Y eso es este juego, el retorno de sus creadores Square Enix a sus grandes orígenes, a esos juegos que les convirtieron en el referente del género durante casi 20 años.

Un clásico instantáneo.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     Bravely Default
Bravely Default
Bravely Default
Bravely Default
Bravely Default
Bravely Default
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?