ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de ciencia

Consideraciones sobre el marxismo occidental, de Perry Anderson


 Ciencias Sociales
Fco. Martínez Hidalgo   18/10/2012
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Este título sigue teniendo una máxima vigencia para todos los interesados en reorientar la izquierda marxista por el camino del pensamiento político y el activismo social.
Portada de Consideraciones sobre el marxismo occidental, de Perry AndersonLa editorial Siglo XXI reimprime en este año 2012 uno de los textos de análisis más lúcidos sobre el origen y desarrollo del pensamiento marxista: ‘Consideraciones sobre el marxismo occidental’ (Siglo XXI, 2012, disponible en FantasyTienda) de Perry Anderson (UK, 1938) –publicado por primera vez y situado en el contexto de 1974. Un texto original, sobre todo, por el punto de vista transversal de toda la obra: el análisis sobre la forma en cómo el marxismo en Europa se distinguió de todas las demás corrientes de pensamiento de la izquierda marxista internacional, y cómo esta diferencia influye de forma fundamental tanto en su desarrollo como en sus posibilidades presentes y futuras.

Anderson desarrolla su análisis desde una ilustrativa doble perspectiva. Por un lado, parte de la evolución interna del pensamiento marxista para, a partir de su desarrollo en Europa, distinguir períodos y etapas, autores y corrientes, temas e influencias. Mientras que por otro lado, observa cómo se fue desarrollando externamente la alternativa marxista en relación al capitalismo, trazando una relación entre el progresivo desarrollo y hegemonía del sistema productivo capitalista y la cada vez más clara reclusión académica del pensamiento marxista en los departamentos universitarios.

Por supuesto, todo análisis del pensamiento marxista debe partir del binomio intelectual que formaban Marx y Engels, y de las paradojas que hicieron su colaboración un ejemplo hasta el momento prácticamente único en la historia del pensamiento político. La primera es su capacidad para complementarse y completarse, desarrollando un mismo hilo argumental desde perspectivas complementarias; más allá de la ayuda mutua que uno y otro se prestaron en algunos momentos de dificultad. Otra de sus características es su marcado internacionalismo, que los llevó a introducirse o participar o debatir abiertamente con movimientos socialistas y comunistas de todas partes; una apertura casi nada imitada por los autores que los continuaron en las décadas siguientes. O, por ejemplo, su salto desde la filosofía a la economía y a la política, procurando transformar la crítica hegeliana en el inicio de una accesible ciencia de la Historia que puede servir para combatir la lucha de clases y desarrollar un nuevo modelo político.

Un reto de la máxima vigencia a la vista de las revueltas sociales que, otra vez, como el contexto que Anderson entrevió cuando comenzaba la escritura de este texto, plantea oportunidades a las que el marxismo europeo no debería quedar desconectado.

Anderson traslada la importancia de la continuación del proyecto teórico marxista, tras la muerte de Karl Marx y Friedrich Engels, desde la Europa noroccidental (Alemania) a la Europa central y oriental (Austria, Hungría o Rusia). La lucha de clases rusa, y sobre todo la fuerza teórica de Lenin o Trostky o Plejánov, buscaba seguir construyendo un castillo político-económico del que Marx y Engels habían sentado los cimientos, pero cuya vida no fue suficiente para rematar, sobre todo, en aquello que tiene que ver con la conexión entre la teoría económica y política, por un lado, y la teoría social y la práctica revolucionaria, por el otro.

De esta forma, desde 1848 hasta la década de 1920, tiene lugar el desarrollo de un marxismo occidental que Perry Anderson denomina como “tradición clásica”, donde el desarrollo incipiente del capitalismo y las revueltas sociales tanto industriales como agrarias, favorecen una evolución que mantiene los temas pegados al suelo de la economía, la política y la teoría social, además de trazar una literatura analítica capaz de aunar sin dificultad -y hacer accesible a la clase a la que se dirigía- la teoría y la práctica.

Sin embargo, la teoría del “socialismo en un solo país” (adoptada en 1925), la burocratización del movimiento socialista tanto desde el Komintern como desde la consiguiente dependencia de los movimientos socialistas y comunistas del modelo estalinista, o la reducción de las revoluciones y revueltas sociales a partir del mayor asentamiento del capitalismo y el advenimiento de la antítesis fascista, marcaron un fuerte cambio en el pensamiento marxista occidental –que lo fue distinguiendo progresivamente de todos los demás contextos de pensamiento marxista que se iban desarrollando en paralelo a nivel internacional.

El marxismo occidental se distinguía, según Anderson, por el regreso a la filosofía y, por tanto, por el no desarrollo ulterior de los esquemas económicos y políticos articulados en la “tradición clásica”. Una decisión con consecuencias en otros ámbitos. Por ejemplo, con la excepción de Gramsci, ningún otro pensador marxista relevante de este período combinaría su faceta teórica con la práctica revolucionaria. En consecuencia, el pensamiento de los autores de este período tampoco reuniría teoría y práctica, centrándose en temas no de marxismo sino sobre el marxismo, tomando distancia de los esquemas marxistas, e incluso alegando influencias premarxistas ajenas o claramente contrarias al pensamiento de Marx y Engels.

Perry Anderson

La última parte de su análisis señalaba una esperanza de remonte, a la luz de acontecimientos como el Mayo del ’68 francés o la creciente fuerza del movimiento obrero en zonas como Inglaterra o Alemania.

Sin embargo, el paso del tiempo ha dejado aquellos momentos en el pasado, y nos devuelve un presente en exceso similar al “marxismo occidental” independiente del demás pensamiento marxista, hacia el que Anderson dedica no pocas miradas de indisimulado recelo. Por eso, este libro sigue teniendo hoy una inmensa actualidad. Porque su análisis crítico sigue siendo perfectamente válido todavía después de casi cuarenta años. Porque sus expectativas y anhelos siguen teniendo una vigencia total, pues el contexto general no solo no ha cambiado, sino que parece haber consolidado su paso. Y porque el análisis de Perry Anderson plantea cuestiones, retos y preguntas fundamentales para la izquierda europea de hoy en día: la relación de la teoría con la práctica, la relación entre la intelectualidad marxista y la clase a la que va presuntamente dirigida, o la relación entre el movimiento marxista europeo y la lucha de los demás movimientos marxistas del globo en el marco de un perdido internacionalismo.

Consideraciones sobre el marxismo occidental’ (Siglo XXI, 2012) sigue teniendo una máxima vigencia para todos los interesados en reorientar la izquierda marxista por el camino del pensamiento político y el activismo social. Un reto de la máxima vigencia a la vista de las revueltas sociales que, otra vez, como el contexto que Anderson entrevió cuando comenzaba la escritura de este texto, plantea oportunidades a las que el marxismo europeo no debería quedar desconectado. Máxime ahora, cuando el reto de la crisis social, la depresión económica y la movilización obrera, llama nuevamente a su puerta como no lo hiciera desde hace casi un siglo. Retos de magnitud que requieren una alternativa de altura. Avisados estamos.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Imagen de Los Tres Mosqueteros
Imagen de Los Tres Mosqueteros
Imagen de Los Tres Mosqueteros
Imagen de Los Tres Mosqueteros
Imagen del set de rodaje de Los Tres Mosqueteros
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?