ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Vicio propio, de Thomas Pynchon


Fco. Martínez Hidalgo   25/05/2011
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Pynchon, insistente en su intento de utilizar el pasado como espejo sobre el que reflejar el estado de sus preocupaciones y obsesiones, nos grita en cada novela con creciente intensidad.
Portada de Vicio propio, de Thomas PynchonThomas Pynchon (New York, 1937) regresa a España con su nueva novela, ’Vicio propio’ (Tusquets, 2011, disponible en FantasyTienda). Un relato en el que se mezclan algunas de las mejores esencias desarrolladas por él a lo largo de toda su carrera: la habilidad para la biografía sentimental del pasado de su país, que nos dejó en ‘La subasta del lote 49’ (Tusquets, 2010); los diálogos hilarantes y las extravagantes familiaridades construidas entre personajes, de ‘Mason y Dixon’ (Tusquets, 2000); o el misterio y la búsqueda, con unas tramas repletas de McGuffins a los que perseguir en vano, pero capaces de colaborar imprescindiblemente en la construcción de personajes con una solidez y humanidad abrumadoras, como las que leemos en ‘V,’ (Tusquets, 2008). Todo está reunido aquí.

En un contexto todavía tan presente en el imaginario colectivo norteamericano, y en cierto sentido también en el imaginario global, como el de los Estados Unidos de las décadas de 1960 y 1970, Pynchon ejecuta unos asombrosos juegos malabares. Encima del alambre, elabora una trama capaz de conjugar, con claridad e interés, y sin jamás perder la perspectiva, las luces de la década de se fue y las sombras de la década que entra. No podía representárnoslo de forma más gráfica: con la luz cenicienta del ocaso imponiéndose sobre la hace poco bulliciosa y alegre Gordita Beach.

Vicio propio’ (Tusquets, 2011) alcanza ya un volumen atronador y ensordecedor, denunciando la cara oscura de su país, desenmascarando las fuentes de su corrupción y embrutecimiento.

¿Y qué pasaba entonces? En aquel momento era presidente un californiano, Richard Nixon. Otro futuro presidente californiano era, justo en aquel momento, gobernador, Ronald Reagan. Las prácticas hostigadoras que en la década de 1950 habían caracterizado al Macartismo se desarrollaban, perfeccionadas y sibilinas, en contra de una parte importante de la población civil; fundamentalmente aquellos grupos y personas protagonistas del optimista y esperanzado impasse de los ‘60. Y un profundo y radical cambio de valores avanzaba sobre la sociedad norteamericana como una mancha de petróleo en el mar, representada con imágenes y pasajes claramente evocadores:

“Cuanto había existido en esta prerrevolución soñada estaba condenado, de hecho, a terminar, y si el pérfido mundo movido por el dinero acabaría reafirmando su control sobre todas esas vidas, que se creía con derecho a tocar, sobar e importunar, serían agentes como éstos, sumisos y silenciosos, los encargados del trabajo sucio, quienes se ocuparían de que así ocurriese.” (pág. 153).

En medio de todo este proceso de transición, donde el tecnicolor deja paso al blanco y negro, está un personaje de transición, un equilibrista perfecto para los tiempos inciertos: Larry ‘Doc’ Sportello. Detective privado aficionado a la María, sentimental de la década de los ’60, convive por su profesión con los peores elementos de la ciudad. La repentina desaparición de un rico constructor, Mickey Wolfmann, y una de sus amantes, Shasta, exnovia de Doc y con la que aún guarda una esporádica relación, lo conduce a una investigación durante la que se encontrará con muchas más aristas de las inicialmente previstas.

Thomas PynchonEn el camino, se le aparecerán mastodónticas ambiciones inmobiliarias, una cruel lucha racial, blanqueo de dinero y paraísos fiscales, prostitución y tráfico de drogas o, en una excursión ilustrativa hacia algún momento de nuestro presente, la constante decadencia de Las Vegas y la obligatoria reinvención de sí misma para poder salir adelante.

Como un personaje más, Los Ángeles (L.A.) se convierte en el espacio en que acontece todo. Con una capacidad totalizadora para representar la pérdida de libertades, el triunfo del egoísmo sobre el humanismo, del cinismo sobre la honestidad, de la trampa y el engaño sobre la sinceridad y la generosidad. La ciudad pierde su alma. El estado entra en la decadencia por la que sus gobernantes y mangantes son tanto enfermedad como síntoma, extendido también a las entrañas mismas de Nevada.

Un mensaje oscuro, incluso pesimista, pero no por ello rendido al tono dramático. Muy al contrario, la más de las veces la ironía y el humor salvaje son capaces de dislocar una realidad radicalmente negativa. Hasta las hostias y los asesinatos, en vez de doler, parece que se reciben con cariño. Los tiempos caminan desde la fase de la pérdida hasta la de la aceptación, en la que ni el pasado es tan importante como fue, ni el futuro preocupa tanto como por lógica sería de esperar. Personajes rendidos a su destino se orientan, de una forma u otra, hacia la resignación y, también parece que irremediablemente, hacia el olvido.

Thomas Pynchon, permanentemente invisible, oculto tras las caricaturas y fakes que rinden incansable homenaje a su persistente discreción, nos habla desde el otro lado de las páginas. Insistente en su intento de utilizar el pasado como espejo sobre el que reflejar el estado de sus preocupaciones y obsesiones, nos grita en cada novela con creciente intensidad. ‘Vicio propio’ (Tusquets, 2011) alcanza ya un volumen atronador y ensordecedor, denunciando la cara oscura de su país, desenmascarando las fuentes de su corrupción y embrutecimiento. Hablándonos claramente a la cara. Descubriéndosenos de la forma tan magistral que sólo él es capaz, y por el que le consentimos y perdonamos cualquier vicio.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Portada de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, de Haruki Murakami
Haruki Murakami, novelista japonés
Portada de El fin del mundo y un despiadado País de las Maravillas, de Haruki Murakami
Portada de Libertad de conciencia. Contra los fanatismos, de Martha C. Nussbaum
Martha C. Nussbaum
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?