Wonder Woman 15/ 1 (Renacimiento): un tomo variopinto"Wonder Woman núm. 15/ 1" se encuadra directamente dentro de los actos de Renacimiento, convirtiéndose, por tanto, en una pequeña pieza del puzle mayor de este macro-evento que resetea el universo DC y hace desaparecer el New52 tras unos pocos años de vida.

 A pesar de la esperada vuelta de Greg Rucka a los guiones y de Nicola Scott a los lápices (también nos acompañan Liam Sharp y Matthew Clark en el apartado gráfico), este tomo resulta confuso e incompleto, puesto que historias que se plantean en estas páginas ven su conclusión en otras cabeceras (que es el hándicap mayor que podría tener un crossover con cambio de universo), y viceversa, y no son pocos los hilos que se trazan, pero se olvidan.

"Wonder Woman núm. 15/ 1" echa la mirada atrás en una serie de flashbacks multiversales, en los que se agradece que esté implicado Rucka, que ya forma parte de la historia de publicación del propio personaje. Los estilos de dibujo, los diferentes looks de los trajes y las historias que se perciben en ellos patentan claramente una falta de coherencia en los recuerdos de Diana, que pronto se percata de que hay un error en su memoria o en el propio universo provocado por algún ente.

Y ese ente vive en el Olimpo. Sin embargo, esta historia nunca se verá finalizada en el tomo que tenemos en nuestras manos, sino en el especial de Renacimiento, por lo que el coitus interruptus de esta historia que arrancaba con buenas bases e interés se convierte en algo amargo y anticlimático (y más aún si los dibujos de Matthew Clark y Liam Sharp no acompañan demasiado) al pasar al siguiente número, que comienza otra historia sin relación y ya integrada en el nuevo escenario de DC.

Ya con la numeración reseteada, la cabecera de Wonder Woman se convierte en un experimento bicéfalo en donde se suceden dos historias alternas: Mentiras, que ocupa los números impares, y Año uno, que aparecerá en los pares. Sin embargo, ECC recopila aquí los tres primeros números de manera desordenada:  sirve primero el 1 y el 3, en un intento de unificar y dar continuidad a la historia de "Mentiras", y nos deja con un buen sabor de boca, pero con un cambio de tercio finalizando en el número 2. Esta decisión se muestra extraña no sólo por alterar el orden de entrega original y por tanto el de lectura, aunque ambas historias sean independientes, sino porque dicho cambio no completa ninguna de las dos historias en modo alguno, dejando ambas en un cliffhanger que se resolverá en el próximo tomo, y que no sabemos si se presentará también con el orden de la numeración variada para ajustarse a esa idea de ofrecer las historias de seguido.

Wonder Woman 15/ 1 (Renacimiento): un tomo variopinto

En el primero de los arcos, "Mentiras", Wonder Woman se encuentra en busca de una de sus primeras adversarias: Barbara Ann, o, mejor dicho: Cheetah. Pero esta vez Diana no persigue a la arqueóloga maldita para derrotarla, sino porque necesita su ayuda:  No sabe cómo encontrar Themyscira. Cual moderna Ulises, no puede llegar a su isla, a su casa. Pero para encontrar y, sobre todo, convencer a la salvaje Cheetah deberá atravesar la selva de Urzaki, en el ficticio país de Bwunda, con todos sus leales y desconcertantes peligros…

El dibujo de Liam Sharp busca la espectacularidad y, ayudado por el color de Laura Martín lo consigue en no pocas ocasiones, sobre todo en los paisajes de jungla y en las escenas de acción, aunque en otros momentos la abundancia de rayados o un trazo grueso y no tan elegante empañe el resultado, que tampoco arriesga mucho y se debe al bagaje actual de DC.

Wonder Woman 15/ 1 (Renacimiento): un tomo variopinto

Casualmente, el propio Steve Trevor se haya destinado en Bwunda combatiendo al culto de Urkataga y Cadulo, por lo que todo apunta que las historias de ambos se volverán a cruzar una vez más. Rucka se vale del triángulo de Diana, Trevor y Cheetah para construir esta historia sobre la búsqueda de Themyscira, suponiendo un buen juego con los ingredientes básicos de Wonder Woman, aunque todavía no nos muestre todo el sabor, más aún en la intervención de Steve Trevor.

Y hablando de ello, el último capítulo del tomo, el 2 de la numeración original, presenta la primera parte del arco llamado "Año uno". Las connotaciones del título son más que evidentes para cualquier lector de DC: La revisión del origen de Wonder Woman, con el avión de Steve Trevor estrellándose dramáticamente en las playas de Themyscira. El trabajo en este número es exquisito, tanto de guión como de dibujo, manifestando el buen hacer y la comunión de Rucka y Scott.

Wonder Woman 15/ 1 (Renacimiento): un tomo variopinto

Es cierto que las bases están ahí, revisitadas y contadas de forma sencilla, y que quizá pronto se nos haga repetitiva con la versión que veremos en cines, pero el acierto de contar un origen sin tirabuzones, sin imponer el ego del autor a través de elementos disonantes, más allá de la actualización y modernización de algunos detalles, y con un dibujo preciosista impulsado por el acertadísimo color de Fajardo Jr. Seguramente funcionasen mejor los dos arcos si estuvieran alternados, ya que la apatía que se puede sentir hacia Trevor en "Mentiras" se supla aquí. Sin necesidad de reclamar un Año uno brillante como aquel que nos brindara Miller, este es un buen trabajo de orfebrería que nos incita a redescubrir la historia iniciática de Diana las próximas entregas.

En definitiva, un tomo variopinto, con tres arcos prácticamente independientes. Uno de ellos nos deja a medias, el segundo llama la atención sin arriesgarse, y el tercero, el "Año uno", se resarce de los anteriores y nos deja con la miel en los labios en forma de cliffhanger.

Compra aquí "Wonder Woman núm. 15/ 1 (Renacimiento)".

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.