El pasado mes de febrero llegó a las librerías un nuevo libro de Nocturna. Se trata de ‘Una lista de jaulas’, la primera novela de Robin Roe y que ha sido traducida por Pilar Ramírez Tello. No sabía muy bien que esperar de este libro, por eso la experiencia ha sido aún mejor, he disfrutado la lectura mucho más de lo que imaginaba. No me extraña que en 2017 consiguiera estar en muchas listas de los mejores libros juveniles del año y fuera un éxito de crítica y lectores.

Roe se licenció en la Universidad de Cornell e hizo un máster en Harvard. En Boston trabajó dando terapia a adolescentes y posteriormente se trasladó a Dallas, Texas, donde dirigió un programa de asistencia psicológica para menores en situación de riesgo o víctimas de violencia familiar. Estas elecciones se reflejan durante el libro, dando una visibilización muy necesaria de unos temas que pasan de puntillas en los libros como no lo hacen fuera de ellos.

‘Una lista de jaulas’ está contado desde la perspectiva de sus dos protagonistas, Julian y Adam. Julian tiene catorce años, es bajito para su edad y le gustan los libros de niños, vive con su tío, es un marginado entre sus compañeros y tiene un montón de problemas. Adam está en su último curso en el instituto, tiene muchos amigos, es algo torpe y muy amable, ah, y tiene Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) pero no deja que domine su vida.

Aunque no lo parezca a primera vista, ambos chicos tienen algo en común. Hace unos años fueron hermanos de acogida durante un tiempo, hasta que su tío reclamó la custodia de Julian. Cuando se vuelven a encontrar en el instituto, el mundo de ambos empieza a cambiar de formas que ninguno de los dos imagina y que tendréis que leer para descubrirlo.

‘Una lista de jaulas’ es una historia sobre la amistad, la vida desde una perspectiva adolescente, la superación y cómo seguir adelante cuando parece que no se puede. Lo más especial son los personajes, todos ellos bien construidos y complejos, cada uno con sus propios problemas, miedos y temores que vamos viendo a lo largo del libro. Tanto Adam como Julian son un ejemplo de visibilidad, cada uno a su manera, ya que no son los típicos protagonistas que se suelen encontrar en historias cuya trama trascurre en un instituto.

Y no son solo ellos, la forma de escribir de Robin Roe también es maravillosa. Simple pero directa, capaz de trasmitir sentimientos con una facilidad envidiable. Son muchos los capítulos en los que consigue que se te encoja el corazón mientras lees. Además consigue hacer reflexionar al lector y que se pare a pensar en cosas a las que no daba importancia, o quizás en las que no haya caído nunca.

En resumen, ‘Una lista de jaulas’ ha sido un gran descubrimiento y una lectura que va directa al corazón. Es imposible no sufrir y alegrarse con este libro. Una gran elección de la editorial, como es habitual en Nocturna. Estaré pendiente de la autora y su trabajo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.