Recreación de la Ola Radcliffe de la Vía Láctea

Astrónomos de Harvard University han descubierto una estructura gaseosa monolítica con forma de onda -la mayor jamás vista en la Vía Láctea- compuesta por viveros de estrellas interconectados. Bautizado como “Ola Radcliffe”, en honor a la base principal de esta colaboración científica, el Radcliffe Institute for Advanced Study, este descubrimiento transforma la visión que tenemos desde hace 150 años de estos viveros espaciales, como un anillo en expansión con un filamento ondulante y formador de estrellas, que alcanza billones de kilómetros arriba y abajo del disco galáctico.

Este trabajo, publicado ayer en Nature, fue posible gracias a un nuevo análisis de datos de la nave Gaia de la Agencia Espacial Europea, lanzada en 2013, con la misión de medir la posición, la distancia y el movimiento de las estrellas. El equipo de investigación combinó los afinados datos de Gaia con los de otras medidas para construir un mapa 3D detallado de la materia interestelar de la Vía Láctea, y notó un patrón inesperado en el brazo espiral más cercano a la Tierra.

Los investigadores descubrieron una estructura larga y delgada, de unos 9.000 años-luz de largo y 400 años-luz de ancho, con forma de onda, con una cresta de 500 años-luz arriba y abajo del plano medio del disco de nuestra galaxia. Esta onda incluye muchos de los viveros de estrellas que antes se pensaba que formaba parte del Cinturón de Gould, una banda de regiones en las que se forman estrellas, que se creía que estaban orientadas alrededor del Sol en un anillo.

Escala de viveros estelares de la Onda Radcliffe
Los círculos rellenos indican los viveros estelares de Radcliffe Wave. Los círculos sin llenar indican las conexiones entre los viveros estelares.

Ningún astrónomo esperaba que viviéramos cerca de un gigante formación de gas con forma de onda, o que formara el brazo local de la Vía Láctea”, comenta Alyssa Goodman, profesora de Astronomía Aplicada en Harvard University, investigadora asociada con el Smithsonian Institution, y codirectora del programa científico del Radcliffe Institute of Advanced Study. “Nos quedamos impresionados cuando nos dimos cuenta por primera vez de lo larga y recta que es la Onda Radcliffe mirándola desde arriba con su recreación 3D, y cómo es de sinusoidal cuando es vista desde la Tierra. La existencia misma de esta onda nos fuerza a repensar nuestra comprensión de la estructura 3D de la Vía Láctea”.

Gould y Herschel observaron estrellas brillantes formándose en un arco proyectado en el cielo, por lo que durante mucho tiempo los científicos han estado tratando de averiguar si estas nubes moleculares realmente forman un anillo en 3D“, comenta João Alves, profesor de astrofísica estelar en University of Vienna y Radcliffe Fellow (2018-2019). “En cambio, lo que hemos observado es la estructura de gas coherente más grande que conocemos en la galaxia, organizada no en un anillo sino en un filamento masivo y ondulado. El Sol se encuentra a solo 500 años-luz de la ola en su punto más cercano. Ha estado frente a nuestros ojos todo el tiempo, pero no podíamos verlo hasta ahora“.

¿Ha “aterrizado” algo muy masivo en la Vía Láctea que produzca esta onda?

No sabemos qué causa esta forma, pero podría ser como una ola en un estanque, como si algo extraordinariamente masivo ‘aterrizara’ en nuestra galaxia”, especula Alves. “Lo que sabemos es que nuestro Sol interactúa con esta estructura. Pasó por una concentración de supernovas cuando cruzó Orión hace 13 millones de años, y en otros tantos cruzará de nuevo la estructura, como si estuviera surfeando la Ola Radcliffe”.

Fuente: Fuente: Harvard University.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.