Tifón Mayask, uno de los tres que según el estudio amplificó los incendios forestales de los USA en 2020
Tifón Mayask, uno de los tres que según el estudio amplificó los incendios forestales de los USA en 2020. En este momento se encontraba sobre Okinawa (Japón).

El año 2020, ya de por sí agónico, fue testigo de una cantidad inusual de desastres naturales. El año comenzó con grandes incendios forestales en la selva amazónica y Australia. Una serie de incendios forestales estalló en los estados estadounidenses de California durante el verano y Oregón en septiembre de 2020. En particular, el incendio forestal de Oregón se intensificó hasta un grado incontrolable y se extendió por una amplia área por fuertes ráfagas de viento que lo impulsaron a cotas dantescas. Estos vientos inusualmente fuertes pueden haber sido avivados por una fuente inesperada: tifones al otro lado del Océano Pacífico.

A fines de agosto y principios de septiembre, tres tormentas —Bavi, Mayask y Haishen— ocurrieron con sólo dos semanas de diferencia en la península de Corea, causando inundaciones, deslizamientos de tierra y varias víctimas. En un artículo publicado recientemente en Geophysical Research Letters, se presentó evidencia de que estas tormentas tenían energía más que suficiente para perturbar la corriente en chorro, creando un “tren de ondas” atmosférico que amplificaba las condiciones climáticas, lo que aumentaba la probabilidad de incendios forestales en América del Norte. Esta evidencia fue descubierta por un equipo internacional dirigido por el profesor asociado Jin-Ho Yoon del Instituto de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Gwangju, Corea del Sur, y el profesor Shih-Yu (Simon) Wang de la Universidad Estatal de Utah.

Los desastres relacionados con el clima, que a menudo se cree que se limitan a una región geográfica más pequeña, tienen un “efecto dominó” a grandes distancias

El Dr. Yoon afirma que “el tifón Haishen prolongó la propagación inicial del incendio y mantuvo condiciones anormalmente cálidas y secas en California y eventos de vientos extremos en Oregon”. “Un tifón de esta magnitud no sería inusual en Corea cada año“, asegura el coautor del estudio, el profesor Wang, “¿Pero tres en dos semanas? Eso fue bastante histórico“.

¿Cómo podría un tifón que azotó Corea afectar el clima en Estados Unidos? El Dr. Yoon explica que el flujo de salida de los tres tifones amplificó un “tren de ondas” atmosférico, creando un flujo de aire inverso a través del Pacífico al cambiar un régimen de viento climatológicamente del oeste a un régimen de viento del este. También aumentó el gradiente de presión en todo el oeste de América, de modo que la presión atmosférica estuvo en un mínimo histórico de los últimos 40 años.

Los hallazgos del equipo muestran cómo los desastres relacionados con el clima, que a menudo se cree que se limitan a una región geográfica más pequeña, tienen un ‘efecto dominó’, lo que provoca efectos que se convierten en una bola de nieve en desastres más grandes incluso sobre un océano de distancia.

Fuente: Geophysical Research Letters.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.