Transcrepuscular, de Emilio Bueso: ciencia ficción lisérgica con caracoles simbióticosEmilio Bueso anunciaba en otoño de 2016 que publicaría una trilogía de ciencia ficción con Gigamesh, cuya primera parte “Transcrepuscular” estaba anunciada para 2017. Cabe recordar que Bueso es el autor de obras como “Diástole”, “Cenital”, “Esta noche arderá el cielo” (las tres publicadas en Salto de Página); “Extraños Eones” y “Ahora intenta dormir” (ambas publicadas en Valdemar). Por lo que el escritor ya cuenta con una trayectoria y un recorrido que hace su estilo y su voz literaria bastante reconocibles.

La premisa es una parte del planeta queda siempre en una zona de sombra (el Agujero del Mundo); la otra, vive en una solana permanente expuesto a la luz y el calor de su estrella (el Desierto del Mediodía). Y existe una zona intermedia en la que los humanos conviven con insectos gigantes y moluscos que mantienen relaciones de simbiosis con las personas.

Comienza cuando el Alguacil, montado en su libélula gigante, se lanza a la persecución de un intruso que ha robado un objeto valioso del palacio, este que usa una serpiente voladora de montura. El protagonista lo persigue hasta que no puede más, pues el ladrón se interna en el Abismo del mundo, la zona en sombra del planeta, en la práctica un desierto helado. El extraño se le escapa. El Alguacil junto al Astrólogo y a la Regidora son acusados como responsables del robo de la reliquia que debían proteger. Entonces empieza un demencial viaje con el Astrólogo y la Regidora para ir en busca de la reliquia perdida y del responsable de su robo, con el objeto de redimirse y demostrar su inocencia ante el pueblo.

En ese punto comienza el viaje, la quest de la fantasía épica, solo que “Transcrepuscular” no es fantasía, aunque tiene elementos de esta, ni es épica, aunque algunas escenas sí lo sean. El héroe y su viaje en búsqueda de su objetivo tampoco es tal, pues el protagonista se parece más al antihéroe que hemos visto en otras de sus novelas, como Jérôme en “Diástole” o Mac en “Esta noche arderá el cielo”. Sus acompañantes parecen unos completos secundarios al principio, pero a medida que transcurren las páginas van desarrollándose cada vez más, hasta convertirse en imprescindibles para la trama. Hay que destacar al personaje del Trapo, un curtido mercenario ciego que el trío contrata para les sirva de protección y que habla a través de una marioneta que lleva en una mano. Este mercenario y ventrílocuo termina por convertirse en todo un roba escenas.

Los tres personajes iniciales pertenecen a una civilización muy cerrada, en especial se ejemplifica en la religión del Alguacil, a quien su educación como monje guerrero le impide abrirse a nuevas realidades. Cuando las descubra, supondrá un enorme choque cultural para él. Entonces llegará a la conclusión de que su vida, que cuanto lo rodea es una mentira, un embuste de proporciones planetarias. Y decidir si, sabiendo lo que sabe, merece la pena continuar adelante. Porque las respuestas que busca solo conducen a nuevas preguntas. Pues sospecha que sus compañeros de viaje saben mucho más de lo que le quieren contar.

La lectura del libro resulta muy ágil, amena y que atrapa desde los primeros párrafos, debido tanto a la prosa de Bueso como a la brevedad de los capítulos, que invitan a continuar leyendo porque tienen un ritmo muy vivo que nunca se estanca.

Transcrepuscular, de Emilio Bueso: ciencia ficción lisérgica con caracoles simbióticos Doble riesgo, el escritor metiéndose en un género bastante diferente de lo que nos tenía acostumbrados; la editoral asegurando la publicación de los tres libros de un autor español. Transcrepuscular, de Emilio Bueso: ciencia ficción lisérgica con caracoles simbióticos

Aunque tengamos un género con el que no se había atrevido antes, el resultado es magnífico. Por un lado, la parte literaria no creo que sea menos trabajada que en sus historias previas, con las características propias del autor: una prosa afilada e irreverente, directa, sin adornos, en la que no sobra ni falta nada; unos ejemplos de personajes en su peor momento vital, intentando salir adelante por cualquier medio a su alcance. Por otro, la construcción del mundo, el tan manoseado worldbuilding y la ambientación en la que transcurre el libro. Unido a ese sentido de la maravilla presente en cualquier lugar al que se mire de la novela: La civilización, las gentes, las costumbres, las diferentes culturas, las clases sociales, de la que el tamaño y el tipo de los caracoles y babosas son indicadores, helechos y hongos de un tamaño descomunal, los insectos gigantes que se utilizan en la vida diaria como animales domésticos, el ciempiés trasunto de una especie del tren Transiberiano o del Orient Express.

Pero no solo de eso vive el lector, para mí la mitología que crea es muy imaginativa, así como la relación simbiótica entre babosas o caracoles y humanos, que proporcionan defensa o curaciones mediante inyecciones en el organismo de diferentes drogas, además de actuar como sentidos aumentados del humano al que se encuentran unidos. Puestos a utilizar palabrejas molonas en inglés, creo que el concepto del “hombre habitado” es mindblowing o que te explota la cabeza, alucinante en resumen. Cada uno de esos términos están muy bien introducidos en la trama, sin que en ningún momento parezca que el autor nos esté soltando un infodump (mira otro palabro).

Me ha parecido muy bien utilizada la elipsis por parte del autor. Va directo a lo que interesa, sin que haya algo que resulte superfluo o redundante. En especial cuando los personajes tienen que ir de A a B sin que nos lo cuente en la narración, tampoco resultaba interesante y no creo que nos perdiéramos nada. Añadiendo a esto que la longitud del libro me resulta de los más adecuado.

También está presente la crítica, tanto a las estructuras sociales como el planteamiento del libre albedrío, o si el destino de los personajes está marcado o decidido por otros. O cuál es el motor de la evolución en este mundo. De la misma forma, la historia trata el adoctrinamiento de la religión imperante para conseguir sus egoístas objetivos, más que para infundir unos valores a sus creyentes.

¿Género? Pues tiene cosas de fantasía, y otras de ciencia ficción, y otras de la literatura de aventuras e incluso del western… Yo no soy ningún experto en ciencia ficción pero es como si los dos Burroughs, Edgar Rice y William S., tuvieran un hijo y se lo mandaran a criar a Philip K. Dick, bajo la atenta mirada de Hunter S. Thompson y que el pequeñajo se fuera a jugar a la calle con China Miéville.

Transcrepuscular, de Emilio Bueso: ciencia ficción lisérgica con caracoles simbióticos

Transcrepuscular” es la primera parte de Los ojos bizcos del sol en una arriesgada apuesta, tanto del autor, como de la editorial. Doble riesgo entonces, el escritor metiéndose en un género bastante diferente de lo que nos tenía acostumbrados; la editoral asegurando la publicación de los tres libros de un autor español.

Este es un libro de aventuras muy bien escrito, entretenido, detrás del cual se nota un gran trabajo, no solo en la concepción del mundo, también porque se encuentra repleto de ideas interesantes que invitan a la reflexión, con un planteamiento muy original que supone un desafío y que cumple de sobra con las expectativas. Probablemente no le satisfaga a los lectores que busquen al Bueso más literario, porque es ciencia ficción, pero sin duda la calidad que ha demostrado, su voz y su estilo están por completo presentes. Lo mejor de todo es que solo es el primero de tres.

Compra aquí "Transcrepuscular".

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.