Ya queda cada vez menos para llegar al final de la historia de Daniel que tiene a cientos de jugadores atrapados desde el primer capítulo de Song of Horror. Ahora con el lanzamiento del cuarto episodio no para de crecer la expectación por conocer el final de una trama tan bien hilada y dar respuesta a la pregunta que no para de repetirse nuestro protagonista: ¿no hay forma de dejar de escuchar esa melodía maldita? Dicha pregunta ya se ha convertido en propia de cada uno de los valientes que se han atrevido a dar una oportunidad a esta historia, por el simple motivo de que cada episodio que sale es perfecto para aterrorizar y seguir manteniendo en vilo mientras se buscan respuestas a las incógnitas que se plantean.

En este cuarto episodio, después de los acontecimientos acaecidos en la universidad y de haber encontrado pistas del paradero de Husher, toca seguirlas para encontrarle. Los cuales llevan a nuestro protagonista al lugar más poseído hasta el momento, la Abadía de Santa Cecilia. Este sitio antaño sagrado ha sido mancillado por la influencia y maldad de La Presencia, a la que habrá que enfrentarse para saber que les pasó a los monjes de la abadía. Así como encontrar algunas de las respuestas a las preguntas que se arrastran desde el principio de la historia. Husher parece tener la solución a todos los problemas de Daniel y por consiguiente, conseguir escapar de la melodía al fin. Pero llegar hasta él no será un trabajo fácil y habrá que poner en práctica todas las formas de defenderse de la Presencia aprendidas, así como usar la inteligencia propia para ir resolviendo los rompecabezas que se llegan a plantear a lo largo de este nivel.

La Abadía de Santa Cecilia es el mayor mapa creado hasta la fecha en Song of Horror, al ser tan grande asegura aumentar las horas de juego al tener más salas donde explorar. A pesar esto, encontraremos tedioso este movimiento continúo debido a que la cantidad de puzles disponibles para resolver se ven disminuidos de forma notable. Lo cual puede provocar aburrimiento al no ver un fin claro mas allá que abrir una puerta, es verdad que los eventos y ataques de la presencia ayudan a mantenerse alerta y ser precavido. Pero aún así jugar varias horas seguidas sin pausarlo será un logro que se debería añadir a los de Steam. Porque precisamente este es el problema principal de este capítulo, que por primera vez no se descubre nada nuevo ni interesante que provoque la adicción de los episodios anteriores. A pesar de que se llega a conocer la historia de los monjes y de como surgió la canción, no se obtienen la respuesta que más interesa al jugador: ¿Cómo salvar a Daniel y a quienes le rodean?
La resolución de los rompecabezas es igual que en los episodios anteriores, habrá que buscar los objetos indicados para seguir avanzando. Pero como ya se ha comentado la cantidad menguante de estos es bastante notable debido a al exponencial tamaño del mapa con los anteriores. Aunque los documentos recogidos dan algo de información sobre lo ocurrido de la Abadía, carecen de la profundidad que había en los episodios anteriores para introducir el miedo en el cuerpo. Cuando llegas al final se tiene la sensación de que ha pasado algo malo pero que no concierne para nada a la trama principal.

Con respecto a la mecánica diferente de juego que se introducía en el capítulo anterior, jugar solo con personajes nuevos a parte de Daniel y el episodio dividido en partes, se encuentra totalmente eliminada en esta nueva aventura. Algo que ayuda a mantener la tensión mientras se juega al no haber pausas de descanso o cambio de personajes. Sobre estos hay que destacar que hay un nuevo personaje que se unirá a Daniel y dos más de los que se salven de capítulos anteriores. Este nuevo compañero se llama Ernest Finnegan y es un arqueólogo de renombre que ha visto mejores días que la noche en la que ayuda a Daniel a buscar a su buen amigo Husher. Él será el encargado de llevarle hasta la abadía donde le vio por última vez y se quedará para ayudar en lo que pueda.

A nivel de jugabilidad hay que destacar que los fallos e inconvenientes que se encontraron en el análisis anterior siguen presentes, como que ahora para dejar de correr había que volver a pulsar el botón en vez de que terminara automáticamente al final de la pulsación final.

Con referencia al tema visual y sonoro nos encontramos con lo mismo que episodios anteriores, sigue siendo una obra de arte del género de terror.

En definitiva, aunque el cuarto episodio de Song of Horror trae el mapa más grande hasta la fecha también nos trae la trama menos aprovechada de todas. Debido a que acabamos igual que empezamos, pero habiendo recorrido un escenario más antes del último capítulo. A pesar de esto es interesante jugarlo para adivinar más sobre Husher, lo que vendrá bien para el final de la historia que llega el próximo 28 de Mayo.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.