El género de los juegos de puzles no ha vuelto a ser el mismo desde que Valve dejará boquiabierto a propios y extraños con su obra culmen en el género, Portal. Han sido muchas las obras que han tratado de seguir la estela del título de la empresa propietaria de Steam, siendo Q.U.B.E. uno de los más destacados. Sin embargo, esta primera parte seguía siendo una obra sin demasiada ambición y con muchos aspectos mejorables. Toxic Games nos trae en esta ocasión una segunda parte que pretende revolucionar el concepto de juego y socavar todos aquellos puntos mejorables que dejó hace unos años su entrega previa.

Mientras que la primera entrega de la franquicia pecaba de la ausencia de un argumento de trasfondo que le diera sentido a la resolución de los puzles, Q.U.B.E. 2 cuenta con un interesante argumento de ciencia ficción que consigue mantener nuestra atención hasta el final. En esta obra encarnamos a Amelia Cross, una arqueóloga inglesa que se despierta en una extraña estructura alienígena. Con la ayuda de Emma, otra superviviente que se comunicará por radio, tendremos que resolver una serie de puzles para descubrir lo que está ocurriendo y poder volver a casa.

Para poder llevar a cabo semejante hazaña, estaremos equipados con un guante con capacidades especiales para alterar la estructura del monolito en el que nos encontramos. Esto se traduce en que, gracias a esta prenda, podremos activar los diferentes tipos de instrumentos con los que deberemos resolver los puzles. Existen una serie de recuadros blancos que podremos cambiar de color con un botón. Según sea el color de estos recuadros, podremos activar sus diferentes efectos pulsando otro botón. Existen tres colores a nuestra disposición, el azul nos permitirá salir despedidos al entrar en contacto con él, el naranja permitirá generar un puente rectangular y el verde permite invocar cubos. Con esta simple premisa, el juego brinda unos excelentes puzles que deberemos resolver en primera persona utilizando nuestro ingenio.

Para esta entrega, Toxic Games ha apostado por ofrecer unos puzles más sencillos cuya complejidad va aumentando conforme avanzamos a lo largo del título. Los rompecabezas están muy bien pensados y algunos de ellos los iremos resolviendo por mera intuición antes incluso de analizar toda la sala en la que nos encontramos. Resolverlos es muy satisfactorio y nos sorprenderemos con la resolución de varios de estos puzles. Con el transcurso de las horas se irán sumando cada vez más elementos que tendremos que utilizar y que irán aumentando la escala de los rompecabezas: imanes, plataformas que se mueven, que se giran, aceite, fuego… El título nunca deja de sorprender con los nuevos elementos, que dotan de una gran variedad a la propuesta.
Al igual que su primera entrega, el título está dividido por capítulos entre los que avanzaremos gracias a elevadores. La obra cuenta con once capítulos de una duración variable. Los primeros capítulos son muy cortos, mientras que los siguientes irán aumentando cada vez su duración. Al ser un título de resolución de puzles es complicado definir su duración, ya que ésta dependerá de cuanto tarde cada jugador en hallar la resolución de estos. Los jugadores con más ingenio podrán superar la propuesta en tres horas y media, mientras que los menos espabilados podrían tardar sobre cinco horas en terminarlo. Una duración que se podría antojar escasa, pero que es suficiente, ya que si el juego fuera más largo podría acabar haciéndose repetitivo.

El mayor aspecto negativo del título son sus problemas de rendimiento. En el momento del análisis, el título cuenta con varios errores importantes que afectan directamente a la jugabilidad de la obra. Es frecuente a lo largo de algunos capítulos que el personaje se quede bloqueado sin posibilidad de moverse, obligándote a salir al menú principal y cargar partida para poder seguir jugando. De manera menos regular, puede ocurrir que la pantalla se quede completamente en negro, teniendo que salir del juego y volver a entrar para seguir disfrutando de la obra. Se espera que estos errores se corrijan con una futura actualización, pero hasta ese momento los fallos están presentes y empañan la experiencia.

En el apartado visual, Q.U.B.E. 2 mejora notablemente lo visto en su primera entrega. El título goza de una dirección artística muy atractiva y elegante, combinando diferentes tipos de escenarios para cada uno de los capítulos. Todo esto se potencia principalmente en las partes argumentales, donde las salas están más repletas de adornos visuales que nos dejan estampas de lo más vistosas. Los efectos de luz están especialmente conseguidos, consiguiendo un fuerte contraste entre las zonas más iluminadas y las más oscuras, que consiguen ponerte la piel de gallina.
En el aspecto sonoro, la obra de Toxic Games posee partituras que logran ponerte en tensión y transmitirte con efectividad las sensaciones de soledad y misterio propias del entorno de ciencia ficción donde toma parte la obra. El juego está localizado en inglés con textos en varios idiomas, de nuevo con fallos importantes. Es habitual que durante los diálogos aparezcan frases escritas en la lengua shakesperiana en lugar de en español debido a un error en la traducción del título. Un fallo típico de la localización de obras de estudios más pequeños como se puede ver en otros ejemplos como los títulos de Teltalle Games.

Conclusión

Q.U.B.E. 2 es un título de puzles en primera persona excelente. Gustará tanto a los más habituados al género como a los menos veteranos gracias a la acertada curva de dificultad del título y a la originalidad de sus rompecabezas. Sus mayores problemas son fácilmente solucionables a través de una actualización, por lo que es previsible que Toxic Games solucione los fallos del juego cuanto antes. Tanto si habéis venido de su primera parte como de otros títulos similares como Portal, Q.U.B.E. 2 es un título que no os decepcionará.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.