Cómo cada año, con el comienzo de la temporada futbolística se lanzan al mercado los simuladores del deporte rey, siendo el nombre de uno de estos claros protagonistas Pro Evolution Soccer. La evolución del juego de Konami ha sido muy variable a lo largo de las generaciones, siendo el indiscutible rey del género en la época de los 124 bits, cayendo en el olvido en la generación de PlayStation 3 y Xbox 360 y recuperando poco a poco el terreno perdido en la actual generación de consolas. Tras varios años en los que la prensa coincidía en que la entrega correspondiente de PES era el juego que debía haber sido a comienzos de generación, Pro Evolution Soccer 2019 recupera por fin el puesto que le pertenece, logrando el nivel de excelencia que le hizo famoso cuándo las botas están clavadas en el césped, pero sin llegar a erradicar los pequeños fallos que suelen lastrar a la licencia año tras año.

Pro Evolution Soccer 2019 consigue mantener la perfecta mezcla que siempre ha caracterizado a la franquicia entre simulador de futbol realista y experiencia de juego divertida, dejando de lado los experimentos en el sistema de control que ha recibido el título en entregas recientes y centrándose en potenciar el esquema clásico de juego hasta cotas de realismo nunca vistas en la saga futbolística de Konami. Se han añadido interesantes novedades al sistema de juego, se ha apostado por jugadores clásicos y por licencias de países más pequeños, mejorando el modo My Club, que de nuevo se convierte en el eje central del título.

Cómo ya hemos adelantado en los párrafos anteriores, PES 2019 apuesta todas sus papeletas por el elemento más importante del título, su jugabilidad. El PES Team ha trabajado en un sistema continuista con el resto de la franquicia, pero que potencia cada uno de los elementos que componen el juego, desde el realismo en el sistema de movimiento, atrás quedaron ya aquellas animaciones heredadas de las entregas de PlayStation 2, hasta en las físicas de los jugadores y la pelota, cuyo realismo marca de la casa alcanza en esta entrega nuevas cotas que dejan atrás a todos los juegos de la franquicia. El sistema se encuentra más equilibrado que en otras entregas, permitiéndonos jugar de la manera en la que nos sintamos más cómodos. Ya seas un jugador que apuesta por el tiki-taka con pases cortos, un jugador que prefiera el juego con pases largos abriendo las bandas o uno que apueste por controlar a un jugador rápido y esquivar a las defensas haciendo todo tipo de regates, el juego te permitirá desenvolverte igualmente sin perder ni un atisbo de efectividad.

También mejora de manera sustancial la inteligencia artificial y el comportamiento de los jugadores. Dependiendo del equipo al que nos enfrentemos nos encontraremos con diferentes disposiciones y estrategias que concuerdan con sus homónimos reales, pudiendo enfrentarnos a equipos que apuestan por una defensa férrea y otros que tratarán de jugar a la contra en cuanto perdamos un balón, modificando además su comportamiento en función de la evolución del partido. Tendremos además la posibilidad de dar ordenes al equipo pulsando un par de botones, lo que nos permitirá tener mucho más control sobre la plantilla con los jugadores que no estamos controlando en un determinado momento. El PES Team ha incluido además la posibilidad de hacer cambios rápidos durante las escenas de vídeo, por lo que se acabaron las pausas a lo largo de la partida para modificar la alineación de nuestro equipo.

También encontramos mejoras en el sistema de estrategia de equipo, teniendo un menú más simplificado con fotografías y una barra de energía que nos permitirá modificar la plantilla sin perder demasiado tiempo con menús abarrotados y complejos cómo ocurría en otras entregas. La ya mencionada fatiga es más importante que nunca, afectando a los jugadores tanto en su velocidad cómo en sus animaciones, permitiéndonos saber a primera vista el estado de éstos y obligándonos a soltar el botón de correr, gestionándolo mejor a lo largo del partido.

Cómo ya se ha mencionado, el núcleo central del juego vuelve a ser el modo My Club, una suerte de sistema de juego que combina un juego de gestión de equipos cómo puede ser Comunio y un juego de fútbol convencional. Comenzaremos por un equipo de jugadores generados por ordenador, seleccionaremos un equipo real para tomar la referencia del escudo y el traje, seleccionaremos la ciudad dónde se encuentra el club y el nombre del equipo, y ya estaremos preparados para competir en este sistema de competición online.

Beneficiándonos de los Ojeadores y los representantes, que hacen el papel de las usuales Loot Boxes o sobres de cromos, nos permitirán fichar a jugadores reales para mejorar nuestra plantilla, a los que tendremos que entrenar y utilizar para mejorar de nivel y con ello, sus estadísticas. Tendremos que tener en cuenta también al equipo técnico, que definirá la calidad de los jugadores que podremos alinear en el campo hasta un límite de puntos. Para mejorar la sinergia con la actualidad futbolística actual, los jugadores actualizarán las estadísticas en función a su rendimiento real y tendremos a nuestra disposición representantes temáticos que nos permitirán obtener a los mejores jugadores de las semanas y los más destacados de entre los partidos más importantes jugados recientemente.

Entre los modos disponibles dentro de My Club, dispondremos de torneos especiales, partidas amistosas, cooperativas 3 vs 3 y competitivas, siguiendo el esquema clásico de los juegos Free to Play actuales, con recompensas diarias y un sistema de puntuación que nos permita enfrentarnos a gente de nuestro nivel, recibiendo mayores recompensas al derrotar a clubs superiores al nuestro. Los modos se corresponden con los disponibles en la sección en línea, teniendo disponible además un modo 11 vs 11.

La otra cara de la moneda la muestran los modos para un solo jugador, disponiendo de los mismos que la franquicia lleva teniendo a nuestra disposición en las entregas actuales y no tan actuales. La lista la componen los partidos rápidos, las ligas, las copas, la clásica Liga Máster, antiguo baluarte de la franquicia, en el que tendremos que gestionar un club a nuestra elección, jugando partidos y fichando jugadores, y el modo Ser una Leyenda, dónde podremos seleccionar un jugador real o uno creado por nosotros, para ser participes de su carrera futbolística, teniendo que ganarnos el derecho a formar parte del equipo titular y llegar a lo más alto. Los modos han sido un poco descuidados, y salvando un par de novedades, no ofrecen contenido suficientemente interesante para atraer a los jugadores a adquirir esta nueva entrega de la saga futbolística.

La herida más profunda dentro de la franquicia de Konami siguen siendo las licencias. Continúa habiendo ausencias de equipos tan importantes cómo el Real Madrid C.F., y es que, en el caso de la liga española, sólo dispondremos de F.C. Barcelona cómo equipo licenciado. El lado bueno es que los equipos con licencia oficial han recibido un trato excelentemente detallado, con modelados de sus estadios, los rostros de los jugadores y sus animaciones. El PES Team ha adquirido la licencia de montones de ligas importantes cómo la Premier Liga Rusa, y la Supercopa Quilmes Argetina… Eso sí, perdiendo por el camino la licencia de la UEFA Champions League, un duro varapalo para esta entrega.

En el apartado técnico, el PES Team ha cumplido sobradamente, demostrando el gran dominio técnico que han adquirido con su motor gráfico entrega tras entrega. Los estadios tienen un aspecto genial, los modelados de los jugadores son perfectamente reconocibles desde la cámara aérea y los rostros de los jugadores han sido representados con una fidelidad excelente. El juego funciona a un rendimiento envidiable. La única pega viene de parte de los menús, que, aunque elegantes, son algo confusos y se antoja complicado navegar entre ellos para encontrar la opción que se está buscando.

El apartado sonoro presenta músicas licenciadas de grupos pequeños, que acompañan la navegación por los menús con la alegría y el buen hacer usual de la franquicia. Los elementos sonoros nos trasladan directamente al centro de un estadio real, pudiendo escuchar las ovaciones del público, con canticos especiales para los equipos licenciados. Si tenemos el oído espabilado podremos escuchar incluso los gritos de los jugadores cuándo piden un pase a sus compañeros. Los comentaristas siguen ofrenciendo comentarios fuera de lugar que no acompañan demasiado a los partidos, sin embargo, esto ya es algo usual en los PES y sería casi romper una tradición si quitaran esos comentarios sin gracia tradicionales.

Conclusión

Pro Evolution Soccer 2019, recupera la excelencia que una vez le hizo grande en el género de los simuladores futbolísticos, luchando por el podio de mejor juego de fútbol con más energía que nunca. La jugabilidad responde perfectamente a los mandos, con una perfecta mezcla entre simulación y diversión. Sigue pecando de importantes ausencias cómo una mayor renovación de los modos de juego y su clásica falta de licencias importantes, sin embargo, lo adictivo que resulta el modo My Club y lo bien que funciona con los pies en el terreno de juego, son razones más que suficientes para adquirir esta nueva entrega del juego de Konami. Pro Evolution Soccer 2019 está de vuelta y está más cerca que nunca de alzarse de nuevo con el trono de mejor simulador futbolístico.

Pro Evolution Soccer 2019 está disponible en PlayStation 4, Xbox One y PC.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.