Lago de agua dulce al anochecer

Aunque menos del uno por ciento de toda el agua del mundo es agua dulce, es lo que bebemos y usamos para la agricultura. En otras palabras, es vital para la supervivencia humana. Los investigadores de la Universidad de York acaban de crear una base de datos de calidad del agua disponible públicamente para cerca de 12.000 lagos de agua dulce en todo el mundo, casi la mitad del suministro de agua dulce del mundo, que ayudará a los científicos a monitorear y administrar la salud de estos lagos.

El estudio, dirigido por el becario postdoctoral de la Facultad de Ciencias Alessandro Filazzola y la estudiante de maestría Octavia Mahdiyan, recopiló datos para lagos en 72 países, desde la Antártida hasta los EE.UU. y Canadá. Cientos de lagos se encuentran en Ontario.

Los científicos pueden utilizar la base de datos para responder preguntas sobre qué lagos o regiones pueden estar peor que otros, cómo ha cambiado la calidad del agua a lo largo de los años y qué factores ambientales estresantes son más importantes para impulsar cambios en la calidad del agua“, asegura Filazzola.

El equipo incluyó una gran cantidad de estudiantes de postgrado y pregrado que trabajaban en el laboratorio de la profesora asociada Sapna Sharma, además de una colaboración con el profesor asistente Derek Gray de la Universidad Wilfrid Laurier, la profesora asociada Catherine O’Reilly de la Universidad Estatal de Illinois y el profesor asociado Roberto Quinlan, de la Universidad de York.

Los investigadores revisaron 3.322 estudios desde la década de 1950 junto con repositorios de datos en línea para recopilar datos sobre los niveles de clorofila, un marcador de uso común para determinar la salud del lago y el ecosistema. La clorofila es un predictor de la cantidad de vegetación y algas en los lagos, conocida como producción primaria, incluidas las especies invasoras como la milenrama.

La actividad humana, el calentamiento climático, la escorrentía agrícola, urbana y el fósforo del uso de la tierra pueden aumentar el nivel de clorofila en los lagos. La producción primaria está más representada por la cantidad de clorofila en el lago, que tiene un impacto en cascada sobre el fitoplancton que comen las algas y los peces que comen el fitoplancton y los peces que comen esos peces“, comenta Filazzola. “Si la clorofila es demasiado baja, puede tener efectos negativos en cascada en todo el ecosistema, mientras que demasiada puede causar una abundancia de crecimiento de algas, lo que no siempre es bueno“.

Las temperaturas cálidas del verano y el aumento de la radiación solar por la disminución de la cobertura de nubes en el hemisferio norte también contribuyen a un aumento de la clorofila, mientras que más tormentas causadas por el cambio climático contribuyen a degradar la calidad del agua, según Sharma. “Las áreas agrícolas y las cuencas hidrográficas urbanas están más asociadas con condiciones de calidad del agua dulce degradadas debido a la cantidad de nutrientes que ingresan a estos lagos“.

Los investigadores también recopilaron datos sobre los niveles de fósforo y nitrógeno, a menudo un predictor de la clorofila, así como las características del lago, las variables de uso de la tierra y los datos climáticos de cada lago. Los lagos de agua dulce son particularmente vulnerables a los cambios en los niveles de nutrientes, el clima, el uso de la tierra y la contaminación.

Además del agua potable, el agua dulce es importante para el transporte, la agricultura y la recreación, y proporciona hábitats para más de 100.000 especies de invertebrados, insectos, animales y plantas“, afirma Sharma. “La base de datos de agua dulce se puede utilizar para mejorar nuestra comprensión de cómo los niveles de clorofila responden al cambio ambiental global y proporciona comparaciones de referencia para los administradores ambientales responsables de mantener la calidad del agua en los lagos“.

Los investigadores comenzaron a buscar sólo en los lagos de Ontario, pero se expandieron rápidamente a nivel mundial, ya que aunque hay miles de lagos en Ontario, muchos de los datos sobre agua dulce no están tan fácilmente disponibles como en otras regiones del mundo.

La creación de esta base de datos es una hazaña que normalmente sólo logran equipos muy grandes con millones de dólares a su disposición, no un solo laboratorio con unas pocas subvenciones, por lo que estoy especialmente orgulloso de esta investigación“, confluye Sharma.

Esta investigación se ha publicado en la revista Nature’s Scientific Data.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.