My Name critica reseña review
Yoon Ji Woo (Han So Hee) en "My Name". | Fuente: Netflix

¿Es la venganza el camino? O más bien, ¿es que existe otro? Esa es la pregunta que nos plantea My Name cuando Ji Woo se ve inmersa en una red de crimen organizado para descubrir la verdad sobre la muerte de su padre. Un thriller de acción y drama disponible en Netflix.

Joon Jin Woo pierde a su padre, su única familia, en un terrible asesinato para el que no hay respuestas, solo pesadillas. Al no obtener nada de las fuerzas del orden, acaba metida en una red de crimen organizado liderada por Choi Moo Jin, amigo de su padre, para hallar al culpable y hacerle pagar por su crimen.

Las historias dramáticas con gánsteres, abogados, sangre y violencia ha sido recurrentes en la filmografía del director Kim Jim Min. Regresa a ellas con una visión más sucia, más oscura y acuciante con My Name. Nos vemos inmersos en una odisea arrolladora y punzante, una historia de venganza, traición, mentiras manifiestas y verdades ocultas. Todo eso llevado a cabo gracias a una dirección efectiva y experimentada, de impacto y ágil, especialmente en las escenas de acción donde no predominan los diálogos, pero eso no reduce no un ápice la carga dramática y emocional que hay detrás de muchas de ellas.

My Name critica reseña review
Choi Moo Jin (Park Hee Soon) y Yoon Ji Woo (Han So Hee) en «My Name». | Fuente: Netflix

El poder de la devastación

La serie comienza y avanza, a trompicones al principio, gracias al fuerte impacto que produce la pérdida y el dolor el Ji Woo. Es lo que la empuja a levantarse cada vez que cae, a seguir caminando a través del lodo y la miseria. Sin mirar atrás, sin importarle el dolor. Es lo que la alimenta para enfrentarse a todo lo que se le pone delante, porque para ella no existen los aliados. En su mundo solo existe ella, los demás solo son enemigos. Esto produce que nuestro conocimiento sobre Ji Woo sea inverso. La conocemos cuando la venganza invade su vida y empieza a cerrarse al exterior. La vemos perder su humanidad lentamente para poder sobrevivir en un mundo traicionero y sin memoria.

Uno de los platos fuertes de la producción son las escenas de acción. Es donde la desesperación de Jin Woo, que va enmudeciendo con el paso del tiempo, grita a través de los golpes. Es la furia y el arrepentimiento lo que la mueve hasta convertirla en un ser irrefrenable, una amenaza peligrosa. La dirección de fotografía es un acierto en lo que respecta a esto. A título personal soy de las que prefiere las escenas de acción con la cámara fija y, aunque este no es el caso, si nos brinda una cierta estabilidad y claridad. Por ello solo nos presentan movimientos de cámara para hacer las escenas de pelea más inmersivas y efectivas. No marean al espectador, sino que se sincronizan con el elenco con soltura y desparpajo.

Aunque el guion de Kim Ba Da me parece que cumple sin salirse especialmente del tiesto, sí supone una buena base para la composición final. Es una de las piezas que sostiene la interpretación de Han So Hee, que es intensa, dura y llena de matices. El resto de personajes se mueve en una gama más estándar y menos reseñable. Salvo Park He Soon, aunque su presencia en cámara es menor de la que me gustaría.

My Name critica reseña review
Choi Moo Jin (Park Hee Soon) en «My Name». | Fuente: Netflix

¿Qué haces en un invierno perpetuo?

My name es visualmente desoladora y fría, como lo es el mundo para Jin Woo. La producción se divide en dos escenarios. Por un lado, tenemos la oscuridad fría de la calle, el único elemento cálido suele ser el rojo sangre. Por otro, tenemos las oficinas grises y de iluminación blanca del departamento de narcóticos. Siempre son entornos fríos, aunque uno esté en el bando de la oscuridad, la red criminal, y el otro en el de la luz, la ley. Jin Woo solo se ve inmersa en un entorno cálido en la playa, en sus recuerdos con su padre.

My name supone carrera entre el secretismo y la sed de sangre a través de un caleidoscopio de adrenalina, suspense y melancolía.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Periodista y entomóloga de nuevas tendencias. Con el corazón de un vikingo y el alma de un totoro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.