Iron Fist aparece en Luke Cage de forma mucho más fiel a la fuente que en su propia serie, recordando a la serie de comics “Heroes for Hire”

Power Man (Luke Cage) y Iron Fist. Segundo nº de la serie regular de 2016

Entre sesión de estudio y sesión de estudio he podido verme la segunda temporada de “Luke Cage”. Me ha resultado ser mejor en todos los aspectos que la temporada anterior (Y eso es mucho decir porque la primera temporada me pareció buena a excepción del final). Pero eso no es de lo que vengo a hablar hoy, aunque vendría bien poner un poco de contexto (En realidad hay más contexto que texto, así que no le debería llamar contexto, pero más dura es la verdura)

Tengo una relación de amor-odio con las series de Marvel y Netflix. Por un lado adoro el trabajo que se hizo al principio con “Daredevil” y “Jessica Jones”, alejando al género de los superhéroes del MCU y de su fórmula (Explotar el concepto del camino del héroe haciendo una película entretenida y ligera). ¿Llamaría al trabajo que se hizo con Daredevil y Jessica Jones magistral? Para nada. Son series que tratan temas relativamente profundos (El crimen organizado en los barrios bajos si hablamos de Daredevil o la violencia de género y el empoderamiento de la mujer en el caso de Jessica Jones), pero que al final van a lo que van: A ser series de superhéroes como “Arrow” o “The Flash”. La diferencia con los shows de la CW es que al menos en Netflix saben como escribir (más o menos) una historia en condiciones, además de tratar el tema de los superhéroes de una forma un poco menos “cheesy” (No caigo en la traducción exacta del término).

Pósters promocionales de la segunda temporada de “Marvel’s Daredevil” (Izquierda) y de la primera temporada de “Jessica Jones” (Derecha) utilizados durante la promoción de los Blu-Rays

Sin embargo, aunque estos dos shows me parecieran bastante buenos, a partir de ahí la cosa empezó a desilusionarme bastante. “Marvel’s Luke Cage” fue un oasis en un desierto enorme, presentando como tema principal el racismo y la vida en Harlem, pero quedándose mucho más atrás que sus predecesoras en su primera temporada. Además, poco a poco se empezó a divisar una estructura común en todas las series de Marvel y Netflix: Un superhéroe, con una compañera (Que siempre es un interés romántico, aunque no siempre del protagonista) empiezan a entrometerse en los planes de un villano (Que tiende a ser un villano trajeado con bastante carisma o muy imponente) y que acaba con una pelea final entre el villano de turno y el héroe, habiendo por medio un arco narrativo que se desarrolla lenta y progresivamente durante los trece episodios que dura la temporada. Lo que viene a ser una fórmula, para que nos entendamos.

Y el problema de las fórmulas es que cuando la serie no ofrece nada más, se vuelve aburrida e insípida, como ocurrió con “Iron Fist” y “The Defenders”, dos series cuyo principal problema es que, a pesar de funcionar como series y ser entretenidas, no destacan en prácticamente nada más.

Póster promocional de la serie “Marvel’s Defenders”

El caso de “Marvel’s Iron Fist” es el que más me duele, porque en “Defenders” al menos teníamos a Daredevil salvando un poco el show. “Marvel’s Iron Fist” es con diferencia la peor de las seis series que llevan conjuntamente Netflix y Marvel y en parte es por el hecho de que Danny Rand (El protagonista interpretado por Finn Jones) es un personaje con el que nos cuesta demasiado identificarnos, además de ser un tipo bastante insufrible y plasta. Me cuesta mucho entender cómo puede obsesionarse tanto con “La Mano” (La organización a la que se enfrenta durante la primera temporada de “Iron Fis”t y “The Defenders”) cuando hace cuatro episodios le ardía el culo por salir del manicomio donde lo habían encerrado. Lucha contra “La Mano” porque “es su obligación”, pero realmente ¿Qué es lo que quiere el personaje? No nos lo dicen y eso hace que nos sintamos como que vamos en el maletero del coche que es ésta serie.

Luke Cage (Interpretado por Mike Colter) y Iron Fist (Interpretado por Finn Jones) durante el capítulo 10 de la segunda temporada de “Marvel’s Luke Cage”

La gracia es que, durante la segunda temporada de “Luke Cage”, el protagonista (interpretado por Mike Colter) se ve obligado a pedir ayuda a Danny Rand, que le ayuda de forma indirecta (Dándole un brazo biónico a Misty Knight y ofreciéndole refugio para esconderse de sus enemigos en un edificio propiedad de Rand Industries) durante un par de capítulos. Sin embargo, no es hasta el capítulo diez que aparece de forma inesperada el mismo Danny Rand para ofrecer su ayuda a su amigo Luke. Y lo más irónico de ésta situación es que, durante los 50 minutos (aproximádamente) que dura éste capítulo, Danny Rand es un personaje mucho más agradable y sensato que en toda su serie. Y eso es debido a varios factores:

1º. Es un cameo: Iron Fist actúa como cameo en la serie, lo cual le permite no tener apenas desarrollo (Que algo tiene). Mantiene su Status Quo durante todo el capítulo y eso le permite situarse como pilar moral al lado de Luke Cage, que en ese momento se debate sobre sus métodos a la hora de acabar con el crimen en Harlem.

2º. Está mucho más relajado: Los puntos donde Iron Fist brillaba más en “The Defender”s es cuando deja de hablar de “La Mano” y actua de forma más tranquila. Al no tener implicación con el villano (o villanos) a los que se enfrenta Luke Cage, puede permitirse actuar de esa forma, brillando más como personaje de apoyo.

3º. El tratamiento de cámara: Aunque no lo parezca, la paleta de colores que maneja la cámara de “Luke Cage” es mucho más rica que la que se utiliza en “Iron Fist”, y eso se nota porque da un aspecto más alegre. Además durante las secuencias de acción la cámara está mejor llevada y hace que sea mucho mas agradable a la vista.

4º. Madurez: El personaje se muestra más maduro, se nota que durante el tiempo entre “The Defenders” y “Luke Cage temporada 2” Danny Rand ha experimentado un cambio, se le ve más maduro y un personaje más próximo a la realidad del universo en el que vive, lo cual le hace en consecuencia “más humano”.

Todo esto, sumando a las interacciones que hay entre Luke y Danny durante el capítulo nos llevan a uno de los capítulos más entretenidos y con mayor carisma de la serie y la única razón por la que espero algo de la segunda temporada de nuestro guerrero del Puño de Hierro.

Luke Cage y Danny Rand en una de las series regulares de Iron Fist

En conclusión, la introducción de Iron Fist en la segunda temporada de Luke Cage refuerza la amistad que estos contraen durante “The Defenders” y deja en consecuencia un capítulo que recuerda mucho a “Heroes for Hire”, la serie regular que les dio la fama. Ya solo nos queda el traje de Iron Fist para tener el look completo.

 

Redactado por: Daniel Hispán Alonso.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.