Mare of Easttown

Sin duda, esta es una de las mejores series que podremos ver en 2021. Lo es porque, además de ofrecer una trama central de thriller en su estilo más clásico, es capaz de construir a su alrededor distintas subtramas, todas ellas interesantes, perfectamente hiladas y con personajes excelentemente perfilados. Ofreciendo, en conjunto, un equilibrio tan difícil de ver en cualquier época, como excepcional de encontrar en estos tiempos de producción en cadena de productos audiovisuales. Pero vayamos por partes.

Easttown es un pueblo norteamericano pequeño, olvidado, deprimido y, en ciertos momentos de la serie parece, incluso, gafado por el destino. Tan malo es este clima inicial que nadie parece querer estar ahí y los que están, o los que llegan, no quisieran hacer otra cosa que escapar. A partir de este clima gris -algo exagerado-, los personajes van perfilando sus situaciones vitales, concretando su relación con el pueblo y la comunidad que ahí convive como puede. Esto plantea, de base, una crisis de partida para todos los personajes, una insatisfacción primigenia.

‘Mare of Easttown’ no está exenta de problemas, pero sus virtudes la hacen grande

Mare Sheehan (Kate Winslet), apodada por todos ‘Lady Halcón’, es una inspectora de policía insatisfecha. Su situación en el pueblo no es la mejor a pesar de su brillante pasado deportivo, la relación con su familia no pasa por el mejor de los momentos y, para más inri, le toca investigar un crimen que la llevará hasta su mismo vecindario. Ella, que no quiere vivir más que una vida sencilla y tranquila, parece que solo encuentra obstáculos y dificultades.

Alrededor de Mare van girando otras tantas crisis que, con el paso de los minutos, van completando el universo de este pueblo. La crisis de la familia de su hermano Mark (David Denman), acosada por la infidelidad de éste. La crisis de un escritor de mediana edad, Richard Ryan (Guy Pearce), harto de su soledad. La crisis de un joven inspector, Colin Zabel (Evan Peters), comido por los remordimientos de un antiguo caso y con ganas de redimirse. O la de un cura, Mark Burton (James McArdle), al que su pasado persigue allá adónde va. Entre otras tantas…

Estas subtramas van redondeando progresivamente a Mare, haciéndola cada vez más un personaje complejo, rico en matices.

Tan rico, de hecho, que con el paso de los capítulos va siendo ella quién, con su actitud y sus experiencias, va aportando también -a su vez- matices y precisiones al resto del elenco. Aquí es dónde la interpretación de Kate Winslet brilla más y se muestra poderosa, fundamental, para la trama. Sin su capacidad interpretativa, sin su fuerza, nada de todo esto sería posible. Pero lo es porque Winslet está, simplemente, maravillosa. Una mirada, una expresión, un gesto, es suficiente para aportarnos mucho.

Y lo vamos a necesitar porque ‘Mare of Easttown’ es parca en datos, aporta al espectador la información justa y necesaria para ir construyendo el hilo que, con sus giros y sus trucos de guion, nos llevará hasta un cierre con el que se concluye esta miniserie de siete capítulos. No sin antes ir definiendo un torbellino de personajes femeninos que, paso a paso, van a ir apareciendo ante nuestros ojos en todas sus riquezas y miserias vitales hasta hacer de Easttown, al final, un cuadro mucho más complejo y apasionante que cuando lo conocimos al principio en sus cuatro brochazos generales.

‘Mare of Easttown’ no está exenta de problemas, claro. Su parquedad informativa, sus abusivos giros de guion o la imprecisión de alguna de sus subtramas, aportan mejorables momentos. Pero el fino equilibrio en que se mueve, las sólidas interpretaciones que lo sostienen y, especialmente, el asentar la verosimilitud de sus personajes en decisiones de guion acertadas desde su respeto por la coherencia y la credibilidad, la hacen grande. Una grandeza de la que Kate Winslet hace buena gala con una interpretación acorde, acompañada por otras soberbias actuaciones entre las que, por justicia, debemos destacar a Julianne Nicholson.

Todos estos méritos hacen de ella, sin lugar a duda, una de las mejores series del año; en nuestro “top tres” desde ya y favorita para la temporada de premios. Pero, sobre todo, una serie que atesora calidad y que merece ser vista. Sobran los motivos.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Filólogo, politólogo y proyecto de psicólogo. Crítico literario. Lector empedernido. Mourinhista de la vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.