Nubes cargadas y la costa sur de Alaska enmarcan el Golfo de Alaska durante un crucero científico en el verano de 2017
Nubes cargadas y la costa sur de Alaska enmarcan el Golfo de Alaska durante un crucero científico en el verano de 2017. Crédito: Andrew McDonnell.

Una nueva investigación en la Universidad de Alaska en Fairbanks muestra que las fluctuaciones de los principales sistemas de circulación del viento y el océano pueden acelerar o revertir temporalmente la tasa de acidificación del océano en el Golfo de Alaska. “Normalmente pensamos en la acidificación de los océanos como esta presión lenta sobre el medio ambiente que cambia gradualmente la química del carbono en el océano“, explica la oceanógrafa química Claudine Hauri, investigadora del Centro Internacional de Investigación del Ártico de la UAF.

En cambio, según Hauri, la investigación muestra que las condiciones químicas que experimentan los organismos marinos pueden cambiar a diario y estacionalmente. Esta fluctuación se produce a pesar de una tendencia a largo plazo de acidificación de los océanos relacionada con el aumento constante de las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono.

La nueva investigación también documenta ciclos masivos de acidificación de los océanos que ocurren cada cinco a diez años

Las condiciones químicas se deteriorarán durante varios años seguidos en las áreas lejanas a la costa, antes de estabilizarse o incluso mejorar levemente de nuevo“, comenta el coautor Andrew McDonnell, de la Facultad de Pesca y Ciencias Oceánicas de la UAF. “No sabemos exactamente cómo responden los organismos a eso, pero en general algunos organismos son sensibles a este tipo de cambios en las condiciones ambientales“.

Hauri y su equipo examinaron la acidificación de los océanos a través de un modelo que combina modelos oceánicos físicos, biogeoquímicos e hidrológicos para reproducir las condiciones pasadas del Golfo de Alaska de 1980 a 2013. El estudio identificó fluctuaciones decenales naturales en las condiciones químicas que son impulsadas por la fuerza del giro subpolar del Pacífico Norte.

Acidificación de los océanos: Este gráfico del giro subpolar del Pacífico norte en el Golfo de Alaska muestra cómo la fuerza del giro puede acelerar o ralentizar la acidificación del océano en función de la cantidad de dióxido de carbono que llega a la superficie del océano
Acidificación de los océanos: Este gráfico del giro subpolar del Pacífico norte en el Golfo de Alaska muestra cómo la fuerza del giro puede acelerar o ralentizar la acidificación del océano en función de la cantidad de dióxido de carbono que llega a la superficie del océano. Crédito: Centro Internacional de Investigaciones Árticas de la UAF.

Este giro es un gran sistema impulsado por el viento de corrientes oceánicas circulantes que afectan al golfo de Alaska. Cuando el giro es fuerte, trae más agua profunda rica en dióxido de carbono a la superficie del océano. Esto puede acelerar la acidificación de los océanos, creando eventos extremos que causan estrés a los organismos sensibles. Cuando el giro es débil, se entrega menos carbono a la superficie, lo que puede amortiguar el efecto de acidificación del océano o incluso revertirlo.

De 2011 a 2013, el modelo mostró que una fase fuerte del giro resultó en un evento de acidificación extrema del océano en el centro del Golfo de Alaska. Este evento precedió a la “mancha” de agua excepcionalmente cálida de 2014-2016 en la misma región.

La mancha siguió justo después de este fuerte evento de acidificación del océano“, afirma Hauri. “Primero, algunos organismos probablemente se estresaron debido a la acidificación del océano, y luego fueron golpeados por el calor“.

Se necesita más investigación para identificar todos los elementos que interactúan

Hauri enfatizó que se necesita más investigación para comprender las consecuencias de múltiples factores estresantes simultáneos en los ecosistemas marinos y para identificar cómo interactúan la acidificación de los océanos y el cambio climático.

Otra implicación de este trabajo es que se necesitan varias décadas de datos de observación para separar la tendencia a largo plazo de la acidificación de los océanos de la variabilidad natural impulsada por la fuerza del giro subpolar. Este tipo de conjunto de datos no existe actualmente para el Golfo de Alaska.

Hauri y su equipo esperan que este trabajo y los esfuerzos que impulsa proporcionen la información necesaria para las personas que se dedican a la pesca comercial y de subsistencia mientras planifican y se adaptan para el futuro. El estudio se publica en Communications Earth & Environment.

El estudio también tiene a otros coautores: Rémi Pagès, Malte Stuecker, Seth Danielson, Katherine Hedstrom, Brita Irving, Cristina Schultz y Scott Doney.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Cofundador de Fantasymundo, director de las secciones de Libros, Ciencia y Cine/TV. Lector incansable de ficción y ensayo, escribo con afán divulgador sobre temáticas relacionadas con el entretenimiento y la cultura cercanas a mis intereses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.