Solo un humano puede cambiar las reglas de un mundo dominado por las máquinas.

A finales de 2017, el sello juvenil de Destino publicó ‘Las reglas del escorpión’, una novela de Erin Bow y primera parte de ‘Prisioneros de la paz‘. Está ambientada en un mundo distópico muy similar y a la vez muy diferente al nuestro. Todo ese mundo está gobernado por Talis, una Inteligencia Artificial que se rebeló contra sus creadores humanos para tomar la mejor decisión para ellos desde un punto de vista objetivo: conseguir la paz mundial mediante la destrucción de ciudades y hacerse con el control.

Greta es princesa en su reino… y rehén por la paz mundial. En un futuro lejano, el mundo está regido por Inteligencias Artificiales decididas a erradicar la guerra de un modo tajante: mantienen como rehenes a los hijos de los mandatarios mundiales, y cualquiera que provoque un conflicto morirá. Hasta los dieciocho años, Greta debe vivir en una escuela en custodia preceptora junto con los hijos de los demás líderes, donde son educados por máquinas. Pero todo cambia cuando llega un nuevo rehén: su nombre es Elián y rechaza someterse a ninguna regla.

Como imaginaréis tras esta sinopsis, Greta Gustafsen Estuardo, alias princesa de hielo y mejor alumna del refugio de la paz en el que vive con otros herederos como ella, es la protagonista de la historia. A través de sus ojos aprendemos cómo es el sistema implantado por Talis para impedir que los humanos se maten entre ellos. Su reino, donde gobierna su madre hasta que ella sea mayor de edad, vive en estado de tensión permanente. Greta sabe que una declaración de guerra, incluso aunque sea por parte del otro reino, acabaría con su vida, pero no es consciente de hasta que punto la oprime este sistema hasta la llegada de Elián, el heredero de un nuevo reino colindante al de Greta, uno con un problema muy serio de escasez de agua.

Culta, extremadamente racional, de buen comportamiento y muy leal, Greta no deja de ser una adolescente que vive en circunstancias extremas y a veces se comporta como tal, especialmente a medida que avanza la trama. Elián es su opuesto en todos los sentidos: atrevido, rebelde, misterioso y no se conforma con la situación en la que viven. Un soplo de aire fresco especialmente para Greta pero también para todos los demás, pero centrándonos en Greta, conocer a Elián le abre los ojos y consigue que se empiece a replantear muchas cosas que antes daba por sentadas, en todos los sentidos. Me quedo con una cita de la novela que mejor describe la relación entre estos dos personajes.

“-Tú me has despertado – volví a decir.

-Y tú me has salvado – me respondió.”

Al margen de Greta y Elián, la novela cuenta con un grupo de personajes secundarios perfectamente definidos, con su propia participación en las tramas pero a los que se les podría dar aún más juego si la historia no estuviera centrada únicamente en Greta. También destaca la creación de un mundo tan rico como complejo, quizás demasiado para un solo libro en el que apenas se perfila el exterior, y tan gris en matices como perfectos, y a veces lo son demasiado, son los Niños de la Paz.

El libro no llega a las 400 páginas, parte de una trama bastante simple pero se las apaña para sorprender al lector. Tiene de todo: emociones adolescentes, sacrificio, acción, estrategia, autodescubrimiento, triángulo amoroso e interés LGTB, giros de guión… No ha sido para nada la historia que esperaba cuando decidí leerla. De hecho el final no dejará indiferente a nadie. El lector tendrá que replantearse unas cuántas cosas para decidir si le gusta o no… y eso es una decisión personal de cada uno, que seguramente Bow pondrá a prueba en el segundo libro: ‘The Swan Riders‘.

Erin Bow comenzó su vida profesional como médico, hasta que un día decidió convertirse en escritora. Nació en Estados Unidos y actualmente vive en Canadá. Ha escrito ya seis libros entre novelas y poesías, por los cuáles ha conseguido diversos reconocimientos de prensa y público, como el YALSA Best Book of the Year o el Kirkus Reviews Best Book of the Year.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.