Fotografía de una pelvis humana femenina y el cráneo de un bebé recién nacido
Fotografía de una pelvis humana femenina y el cráneo de un bebé recién nacido. Crédito: Barbara Fischer.

La pelvis es la parte del esqueleto humano con mayores diferencias entre mujeres y hombres. El canal de parto femenino es en promedio más espacioso y exhibe características de forma que permiten el nacimiento de un bebé grande con un cerebro voluminoso. Hasta ahora no estaba claro cuándo aparecieron por primera vez estas diferencias pélvicas en la evolución humana. Barbara Fischer, de la Universidad de Viena, junto con otros coautores han publicado un estudio en Nature Ecology & Evolution que presenta nuevos conocimientos sobre el origen evolutivo de las diferencias sexuales pélvicas.

Los restos fósiles de la pelvis humana son raros porque los huesos de esta zona no se conservan muy bien. Por lo tanto, no ha quedado claro cuándo evolucionaron las diferencias de sexo humano en la pelvis: junto con la marcha erguida, o más tarde, junto con los grandes cerebros humanos. “Hemos descubierto que el patrón de diferencias sexuales en la pelvis humana es probablemente mucho más antiguo de lo que se pensaba“, afirma la bióloga evolutiva Barbara Fischer.

Un equipo de biólogos de la Universidad de Viena, el KLI for Evolution and Cognition Research y la Universidad de Calgary, comparó las diferencias entre sexos de la pelvis en humanos con las de chimpancés, las especies vivas más estrechamente relacionadas con los humanos modernos. Los chimpancés tienen partos mucho más fáciles que los humanos, porque sus fetos son más pequeños. “Analizamos los datos en 3D de las pieles de estas dos especies y descubrimos que muestran el mismo patrón de diferencias sexuales, a pesar de las grandes diferencias generales entre las especies“, comenta Fischer.

Cuanto nuestros cerebros se volvieron más grandes, el patrón de la pelvis y la maquinaria genética y de desarrollo subyacente ya estaban en su lugar

Sin embargo, la magnitud de las diferencias fue sólo la mitad de grande en los chimpancés, en comparación con los humanos. La sorprendente similitud del patrón de diferencias entre sexos de la pelvis en humanos y chimpancés sugiere fuertemente que ya estaba presente en el ancestro común de las dos especies. Esto implica que todas las especies de homínidos extintos (similares a los humanos), incluidos, por ejemplo, los neandertales, probablemente tenían el mismo patrón.

Muchos mamíferos dan a luz a fetos más grandes en relación con el canal de parto de sus madres en comparación con los humanos. Por ejemplo, murciélagos y ciertos primates. Estos animales poseen adaptaciones en su piel para facilitar el nacimiento de bebés grandes. Al mismo tiempo, hay otros mamíferos con pequeños recién nacidos, por ejemplo, gatos y zarigüeyas, que también tienen sutiles diferencias sexuales en sus pieles que se asemejan al patrón humano. Esto sugiere que estas similitudes en el patrón de diferencias entre sexos de la pelvis reflejan un patrón de mamíferos antiguo y evolutivamente conservado. “Creemos que los humanos modernos no desarrollaron este patrón de novo, sino que lo heredamos de mamíferos anteriores que enfrentaron el mismo problema, es decir, tener que dar a luz a fetos relativamente grandes“, según Fischer.

Cuando nuestros cerebros se volvieron cada vez más grandes a lo largo de la evolución humana, la magnitud de las diferencias entre sexos de la pelvis fue capaz de aumentar con bastante rapidez, ya que el patrón pélvico y la maquinaria genética y de desarrollo subyacente ya estaban en su lugar y no tenían que evolucionar de nuevo.

Fuente: American Association for the Advancement of Science.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.