Bitcoin
Imagen: Pixabay

A causa de la severa crisis económica global generada por las medidas de contención de la COVID-19, 2020 está siendo un año que está resultando muy difícil para las industrias en vías de la obsolescencia como la extracción de hidrocarburos o la producción de vehículos de combustión. Sin embargo, las industrias de vanguardia están alcanzando beneficios históricos, como es el caso de las empresas que apuestan por las energías renovables, la exploración espacial o la sostenibilidad. La excepción a esta regla quizá sea Amazon, que ha obtenido los mayores beneficios de su historia pese a ser una empresa poco comprometida con el medio ambiente o los derechos, aunque la presión social ha hecho que esto comience a cambiar en los últimos meses. Y, dentro de todo este contexto de renovación tecnológica, la tecnología financiera –el Fintech– está experimentando un nuevo auge gracias a las DeFi y otras nuevas formas de invertir en criptodivisas.

Un sector en continua evolución

Desde el surgimiento de las criptodivisas durante los últimos coletazos de la crisis global del 2008 –y, según muchos especialistas, como consecuencia directa de esta crisis–, hasta su nuevo auge durante la actual crisis económica global en que estamos viviendo por causa de la COVID-19, el sector de las Fintech ha evolucionado de forma extraordinaria. Esto se ha visto reflejado no solo por el crecimiento continuo del número de inversores en el sector o por el surgimiento de cientos de plataformas digitales de inversión especializadas en las criptodivisas, sino, y quizá sobre todo, por el impresionante incremento del valor del Bitcoin, que ha pasado a ser el activo con mejor rendimiento del mundo en la última década.

Llegada continua de nuevos inversores

En 2017, el Bitcoin alcanzó un precio máximo histórico de 20.000 dólares, motivado en parte por la entrada masiva de nuevos inversores que se produjo durante el gran periodo alcista del boom de las ICO. Gran parte de estos nuevos inversores ni siquiera sabían qué es Bitcoin unos meses antes de entrar en el mercado e invertir en la criptodivisa de referencia, y pese a todo lograron unos extraordinarios beneficios en un periodo en que Bitcoin llegó a multiplicar su precio por dos en apenas 19 días, haciendo una más de las múltiples exhibiciones de músculo financiero que ha venido realizando en los últimos años. La última de ellas, sin ir más lejos, ha tenido lugar en este mismo 2020.

4x el valor entre marzo y agosto de 2020

Pese a que muchas personas escépticas dieron por muertas a las criptodivisas después del gran periodo alcista de 2017, y pese a que en la primavera de este mismo año hubo grandes pérdidas en todos los mercados debido a la incertidumbre generada por las medidas de confinamiento decretadas por la COVID-19, Bitcoin ha callado bocas una vez más y ha pasado a multiplicar su valor por cuatro entre marzo y agosto de 2020. En apenas cinco meses, Bitcoin ha pasado de valer 3000 dólares a valer 12000, lo que ha supuesto un retorno de la inversión de 4x para los inversores que decidieron comprar Bitcoin en la pasada primavera. Una inversión de 1000 dólares a mediados de marzo se habría convertido en 4000 dólares hace solo unas semanas, dejando un beneficio de 3000 dólares, equivalente a dos salarios promedio en España.

El valor definitivo en tiempos de crisis

Una de las principales causas por las que el Bitcoin ha crecido tanto en estos meses es porque presenta condiciones inmejorables para ser el valor refugio definitivo en tiempos de crisis. Hay que recordar que el Bitcoin surgió desde el contexto de una crisis, y fue precisamente su capacidad para operar de forma descentralizada y anónima lo que lo llevó a tener la relevancia que ha alcanzado en los últimos años. Es más, justamente estas características de las criptodivisas –garantizadas gracias a su revolucionario sistema blockchain– fueron lo que permitió que se consolidaran como divisas digitales en primera instancia, y que lograran triunfar en un contexto financiero donde todas las anteriores divisas digitales habían fracasado en las décadas anteriores.

El nuevo periodo alcista de 2020-21

Por su potencial como valor refugio y por otros factores como el Bitcoin halving y el auge de las DeFi, las criptodivisas y las FinTech en general están experimentando un nuevo periodo alcista que buena parte de los especialistas estiman que se prolongará durante todo 2020 y la mayor parte del 2021, de forma similar a lo que ocurrió en el periodo de 2016-2017, y con el potencial de alcanzar nuevos máximos históricos. Por todo esto, el momento para invertir en Bitcoin o en otras criptodivisas es probablemente ahora, para aprovechar el auge de los precios y poder vender hacia finales del próximo año, en el punto de máxima rentabilidad del periodo.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.