Cada uno de estos siete exoplanetas podría contener agua líquida en su superficie, aunque tres tienen más posibilidades.

El telescopio espacial Spitzer, de la NASA, ha revelado el primer sistema conocido de siete planetas del tamaño de la Tierra, alrededor de una sola estrella. Tres de ellos están claramente en la zona de habitabilidad, donde un planeta rocoso es probable que tenga agua líquida.

El descubrimiento establece un nuevo récord de planetas en la zona habitable alrededor de una sola estrella, fuera de nuestro sistema solar. Cualquiera de los siete planetas descubiertos puede tener agua líquida -la llave de la vida tal y como la conocemos, bajo ciertas condiciones atmosféricas, pero las oportunidades son mayores con los tres que están en la zona habitable.

Este descubrimiento podría ser una pieza significativa a la hora de encontrar lugares habitables, que sean favorables a la vida“, afirma Thomas Zurbuchen, administrador asociado del Directorio de la Misión Científica de la NASA, en Washington. “Responder a la pregunta ‘¿Estamos solos?’ Es una cuestión científica de la máxima prioridad, y encontrar tantos planetas en la zona habitable por primera vez es un paso remarcable, un paso adelante hacia el objetivo.”

A unos 40 años-luz de la Tierra, este sistema de planetas está relativamente cercano a nosotros, situado en la Constelación de Acuario. Su nombre es TRAPPIST-1, en honor al telescopio del mismo nombre instalado en Chile. En mayo del 2016, un grupo de investigadores, utilizando TRAPPIST, anunció el descubrimiento de tres planetas en el sistema. Asistidos por varios telescopios terrestres, incluido el Spitzer, confirmaron la existencia de dos de esos planetas y descubrieron cinco más.

Estos nuevos resultados han sido publicados hoy en la revista Nature, y anunciados en un comunicado de la propia NASA. Utilizando los datos del Spitzer, el equipo de investigadores ha medido de forma precisa los tamaños de los siete planetas, con las masas y la densidad estimadas de seis de ellos.

Según sus densidades, todos estos exoplanetas parecen ser rocosos. Las observaciones que se realizarán a partir de ahora no sólo permitirán saber si son ricos en agua, sino también si hay agua líquida en sus superficies. La masa del séptimo y más alejado exoplaneta aún no ha sido estimada, pero los científicos creen que podría ser un mundo helado por completo.

A diferencia de nuestro sol, la estrella del sistema TRAPPIST-1, clasificada como una enana ultrafría, no emite demasiado calor, lo que permite que pueda haber agua líquida en planetas que están muy cerca de ella. Las órbitas de estos siete planetas son más cerradas a su estrella anfitriona que la de Mercurio a nuestro sol. Estos exoplanetas están también muy cerca unos de otros. Si una persona estuviera en su superficie, podría mirar hacia arriba y apreciar rasgos geológicos notables de los planetas vecinos, y sus nubes, en el caso de haberlas. En ocasiones, estos planetas se verían más grandes que la Luna desde la Tierra.

Estos exoplanetas exhiben siempre la misma cara a su estrella, lo que podría provocar que, en un mismo mundo, haya zonas con climas extremadamente opuestos. Cada cara tendría un día o una noche perpetuos, con fuertes vientos soplando de un lado al otro, con cambios extremos de temperatura.

Fuente: NASA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.