Fecundación in vitro
Fecundación in vitro.

Un nuevo artículo publicado en Journal of the National Cancer Institute (JNCI), de Oxford University Press, indica que hacer uso de la tecnología de fecundación in vitro no parece aumentar el riesgo que tienen las mujeres de desarrollar cáncer de ovario. Investigaciones anteriores indicaron que las mujeres que usan tecnología de reproducción asistida para alcanzar un embarazo de éxito podrían estar potencialmente en riesgo de padecer cáncer de ovario y tener tumores de ovario limítrofes no malignos, debido a la estimulación excesiva de los ovarios.

Desde la introducción de la tecnología de reproducción asistida, incluida la fecundación in vitro, la inyección intracitoplasmática de espermatozoides y la criopreservación de embriones, hace cuatro décadas, algunos investigadores han expresado su preocupación de que dicha tecnología pueda aumentar el riesgo de tumores ováricos. Los investigadores han propuesto que esto podría deberse a un gran aumento de los niveles de hormonas sexuales y a las múltiples punciones que alteran el tejido ovárico.

Debido al aumento mundial en el uso de tratamientos de fertilidad y el mal pronóstico del cáncer de ovario, es importante examinar la asociación entre los tratamientos de fertilidad y el riesgo a largo plazo de padecer tumores de ovario. Varios estudios epidemiológicos han investigado la asociación entre dichos tratamientos y el riesgo de tumores de ovario, con resultados inconsistentes. En 2013, se publicaron dos metanálisis que mostraban que las mujeres que recibieron tratamientos de fertilidad tenían más probabilidades de desarrollar cáncer de ovario en comparación con la población general. Pero no quedó claro si los tratamientos de fertilidad hicieron que las mujeres desarrollaran cáncer de ovario o si la asociación podría deberse a otros factores, como la infertilidad en sí.

“Incluso con el seguimiento prolongado de nuestro estudio, la edad media de las mujeres al final del seguimiento era de sólo 56 años, hará falta más tiempo de control”

Los investigadores aquí pudieron vincular una base de datos sobre el uso de procedimientos de tratamiento de tecnología de reproducción asistida en los Países Bajos con los registros nacionales de cáncer para ver si resultaba un riesgo excesivo de tumores de ovario.

Este estudio de cohorte a nivel nacional incluyó a 30.625 mujeres que recibieron estimulación ovárica para técnicas de reproducción asistida entre 1983 y 2001, y 9.988 mujeres infértiles que no recibieron dicho tratamiento. Los tumores de ovario incidentes invasivos y limítrofes se determinaron mediante la vinculación con el Registro de Cáncer de los Países Bajos y el Registro de Patologías de los Países Bajos. Los investigadores analizaron los riesgos de los tumores de ovario en mujeres infértiles que recibieron estimulación ovárica en comparación con los riesgos que tiene la población general y con las mujeres infértiles que no recibieron tal tratamiento.

Después de una mediana de seguimiento de 24 años, los investigadores observaron 158 cánceres invasivos y 100 tumores de ovario limítrofes. No se encontró un mayor riesgo de cáncer de ovario en las mujeres que recibieron tratamiento con tecnología de reproducción asistida en comparación con las mujeres infértiles que no recibieron el tratamiento. Incluso después de más de 20 años, el riesgo de cáncer de ovario no aumentó. En comparación con las mujeres de la población holandesa en general, las mujeres que recibieron tecnología de reproducción asistida tenían un mayor riesgo de cáncer de ovario, pero esto parecía deberse principalmente a la mayor proporción de mujeres que recibieron tecnología de reproducción asistida y no tuvieron hijos. Se ha demostrado que la falta de hijos es un factor de riesgo importante para el cáncer de ovario. Entre las mujeres tratadas con tecnología de reproducción asistida en el estudio, el riesgo de cáncer de ovario disminuyó con un mayor número de ciclos exitosos de tecnología de fecundación in vitro (que culminó en un parto).

Las mujeres que recibieron dicho tratamiento parecen tener un riesgo casi dos veces mayor de desarrollar tumores de ovario limítrofes, tanto en comparación con la población general como con las mujeres infértiles que no reciben el tratamiento. Sin embargo, los riesgos de tumores de ovario limítrofes no aumentaron después de más ciclos de tratamiento o después de un seguimiento más prolongado. Esto sugiere que los mayores riesgos observados para los tumores de ovario limítrofes podrían deberse a las características subyacentes de la paciente más que al tratamiento en sí. Los tumores limítrofes son poco frecuentes en la población general y, en general, son fáciles de tratar.

Es tranquilizador que las mujeres que recibieron estimulación ovárica para la tecnología de reproducción asistida no corren un mayor riesgo de cáncer de ovario maligno, ni siquiera a largo plazo“, comenta la autora principal del estudio, la doctora en Medicina Flora E. van Leeuwen. “Sin embargo, es importante darse cuenta de que incluso con el seguimiento prolongado de nuestro estudio, la edad media de las mujeres al final del seguimiento era de sólo 56 años. A medida que la incidencia de cáncer de ovario en la población aumenta a edades más avanzadas, es importante seguir durante más tiempo a las mujeres tratadas con tecnología de reproducción asistida“.

Fuente: Journal of the National Cancer Institute.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.