Dentro de su colección de obras clásicas, la editorial Norma ha publicado otra conocida obra inglesa de la literatura: Jane Eyre. La obra más famosa de Charlotte Brontë llega en forma de manga a nuestras manos.

Cuando comienza la historia, Jane es una pequeña huérfana de diez años que vive en casa de su tía junto con sus primos. Su vida allí no es nada idílica, ya que los niños y su tía la maltratan a diario. Su vida es tan miserable, que termina en un internado femenino donde cree que va a encontrar una vida mejor.

Su estancia allí tampoco mejora sus condiciones, pero al menos consigue terminar sus estudios y logar convertirse en una institutriz. Jane llega así a la edad adulta y termina encontrando un trabajo que le otorgará algo de independencia. Ella debe de educar a la ahijada del señor Rochester mientras reside en Thornifield, la mansión de este. Tanto la casa, como su dueño, esconden grandes secretos, que cambiarán la vida de la joven Eyre.

Jane Eyre es la versión manga de este clásico victoriano. A pesar de que el desarrollo de la historia y los personajes son los mismos, entre estas páginas también encontramos algo de originalidad. Como en otros mangas de este estilo, las recreación de los personajes cobran personalidad propia recreando el estilo de los dibujos manga (sobre todo el personaje de Jane Eyre al estilo Chibi).

También es en este apartado donde encontramos la única pega de este volumen. A pesar de describir a los personajes protagonistas, al señor Rochester y Jane Eyre, como poco agraciados, el dibujo no los representa de esta manera, sino justamente, al contrario. Esto provoca que a veces se desconecte un poco en la lectura.

El dibujo del que hemos hablado es de SunNeko Lee, mientras que el guión es de Crystal S. Chan. La historia es tal y como la escribió Charlotte Bronté en su época, pero con pequeñas variantes que nos permite disfrutar de pequeños momentos de humor y de monólogos internos que hace que nos acerquemos más a los personajes, en detrimento de las detalladas y desarrolladas descripciones de las que podemos ser testigos en la novela clásica.

La edición es rústica con sobrecubierta a color y nos sorprende con material extra al final de la obra. En estos apartados podemos encontrar información extra sobre la autora y la obra clásica, además de bocetos e información sobre la historia y los autores del manga.

En conclusión, Jane Eyre es un manga ideal para los amantes de los clásicos y de las historias románticas. Un soplo de aire fresco para redescubrir el famoso clásico romántico victoriano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.