Hay momentos históricos que quedan en las retinas de muchas generaciones y que representan un punto de partida, un cambio en el devenir de la Historia que afecta no solo a quienes lo han vivido personalmente. “Entre perro y lobo”, de la sección Retueyos de este FICX, es una película hispano cubana, más tirando a documental que a ficción completa, que nos habla de las Revoluciones, especialmente la Revolución cubana, pero también la revolución personal de quienes la vivieron.

 

“Hay hombres que luchan un día y son buenos, hay otros que luchan veinte y son mejores. Pero hay algunos que luchamos toda la vida y somos los imprescindibles”.

Entre perro y lobo

A través de un metraje de 76 minutos vamos a recorrer los parajes más inhóspitos de la isla caribeña de la mano de tres excombatientes en Angola, convencidos socialistas, que aún siguen preparándose, pese a la edad, por si la Revolución volviera a necesitarlos. Se entrenan en tácticas, combate cuerpo a cuerpo, supervivencia, camuflaje y otros menesteres en una vida secreta y comprometida, tanto o más que la que llevan de cara a sus familias.

Se trata de una película curiosa que podría pasar por un documental perfectamente, puesto que en más de un ochenta por ciento de la misma apenas tenemos diálogos y las imágenes de los tres veteranos se entremezclan con imágenes de la guerra de Angola, la carta de despedida del Ché Guevara a Fidel y todo tipo de emisiones radiofónicas. El diálogo es escaso y puntual, para resaltar algunos aspectos visuales y se hace más intenso al final, cuando conocemos que estos tres héroes también tienen familias y comunidades a las que regresar y a las que vuelven para contar sus miserias en asambleas populares y quejarse del poco o nulo caso que se hace a las demandas de todos los veteranos del país.

Es esta naturaleza desbordante y poco conocida para el espectador la que crea la mayor parte de la atmósfera en el film, imbricándose su inamovilidad con el compromiso social y político de los protagonistas. La naturaleza, absolutamente presente, sin embargo no empaña el trabajo actoral sino que lo acompaña a la perfección, dotándolo de un realismo que supera todas las expectativas.

Sin duda se trata de una película que hay que dejar reposar, sobre todo porque quizá se atragante en los primeros minutos y tanta exuberancia vegetal y tan poca “acción” puede llegar a ser un poco desesperante. Sin embargo, cuando el cansancio hace mella en los personajes y conocemos un poco más de sus motivaciones es cuando empezamos a hacernos partícipes de la historia que nos narran y, sobre todo, en un magnífico final donde después de realizar sus maniobras vemos a las personas que comparten su mundo con su comunidad, melancólicos pero siempre alerta.

La directora

Irene Gutiérrez es una cineasta ceutí formada en la EICTV, la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (Cuba), considerada una de las mejores escuelas de cine del mundo e inaugurada por Gabriel García Márquez en 1986. Gutiérrez cursó los estudios de Comunicación Audiovisual y Documental en la EICTV y el Máster en Estudios sobre el Cine Español en la Universidad Rey Juan Carlos. Ha ganado premios con “Hotel Nueva Isla” en Nueva Orleans, Austin, Jeonju, el Festival Miradas Doc, Cuba, Colombia (FICALI), México, República Dominicana y Nueva Caledonia. Con su proyecto “Connected Walls” ganó premios en Bélgica, Irlanda, Canadá y Argentina. Ha sido coordinadora de la cátedra de la EICTV en Documental desde 2011 a 2014 y “Entre perro y lobo” ya ha conseguido premios como proyecto en Suiza y Costa Rica.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.