Ivan Tsarévitch et la Princesse Changeante

Un viejo teatro, un proyector, sombras chinescas y tres personajes dan vida a una antología de relatos que rompen de una u otra manera con los arquetipos tradicionales, en esta sencilla pero interesante película animada francesa.

Ivan Tsarévitch et la Princesse Changeante
Cartel de “Ivan Tsarévitch et la Princesse Changeante
  • Sección 55 edición del FICX: Enfants Terribles / AnimaFICX
  • Nacionalidad: Francia
  • Año: 2016
  • Duración: 57 min.
  • Dirección: Michel Ocelot
  • Guion: Michel Ocelot
  • Música: Christian Maire
  • Intérpretes: Marine Griset, Julien Beramis, Yves Barsacq
  • Productora: Nord Ouest Films

Cada día, al caer la noche, un proyeccionista y sus dos jóvenes ayudantes se reúnen para crear y recrear cuentos tradicionales, pero dándoles un toque personal, más acorde con los tiempos. Cuatro relatos verán la luz, a través de la silueta de sus sombras, hasta la salida del sol: “La Maîtresse des monstres”—la historia de una chica que, con su propio poder y desafiando las normas de su sociedad, abandona al fin la oscuridad absoluta de una caverna llena de monstruos—; “L’Ecolier sorcier”—un muchacho que, con la ayuda de la hija de un brujo y su propia inteligencia, consigue escapar a un destino horrible que dicho brujo le ha preparado—; “Le Mousse et sa Chatte”—un grumete maltratado por su tripulación que consigue, gracias a su voluntad y a su conocimiento, ganarse su propia fortuna y libertad—; y el relato que da nombre a la película, “Ivan Tsarévitch et la Princesse Changeante”—la búsqueda encadenada de un joven príncipe que debe salvar a su padre de una enfermedad mortal, en la que la princesa, en vez de ser un objeto y un premio, es su soporte y su mejor aliado.

La película funciona bien como antología, pero no como una sola pieza narrativa, a pesar de contar con el hilo conductor de la proyección en el teatro y de incidir en cada relato en ciertos valores mucho más actuales. Visualmente es muy interesante: la animación, sin ser espectacular, sí es tremendamente llamativa, utilizando en todo momento las siluetas de personajes y elementos, negras sobre patrones y colores, siempre muy expresivas a pesar de carecer de la ventaja del detalle que da la luz y el volumen. Otro elemento interesante es la manera en la que se recurre, por un lado, al avance en la narrativa gracias a un avance en un escenario, no muy diferente a como se utilizaría un rollo continuo girando tras un personaje en un juguete; y, por otro, a escenarios encajonados y siempre frontales en los que transcurre toda la acción. Uno y otro consiguen recrear la sensación que se pretende transmitir: que estamos siendo espectadores de un espectáculo de sombras chinescas en el marco de un pequeño teatro, a lo que contribuye que apenas haya elementos musicales, aunque sí sonoros, y un número limitado de voces intérpretes—que realizan un buen trabajo, todas ellas.

Ivan Tsarévitch et la Princesse Changeante” es, concluyendo, una película en la línea de las obras previas del director: Michel Ocelot. Es un mediometraje animado interesante y bien realizado, y una opción muy recomendable para ver con los pequeños si lo que buscamos es un conjunto de cuentos con una visión moderna y cierta riqueza artística.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.