Montículo 4 de la necrópolis de Eleke Sazy en el este de Kazajstán
Montículo 4 de la necrópolis de Eleke Sazy en el este de Kazajstán. Crédito: Zainolla Samashev.

Generalmente considerados como feroces guerreros a caballo, los escitas eran una multitud de culturas de la Edad del Hierro que gobernaron la estepa euroasiática, desempeñando un papel importante en la historia de esos lugares. Un nuevo estudio publicado en Science Advances analiza datos de todo el genoma de 111 individuos antiguos cuya presencia abarcó la estepa de Asia central desde el primer milenio antes y después de nuestra era. Los resultados revelan nuevos conocimientos sobre los eventos genéticos asociados con los orígenes, el desarrollo y el declive de los legendarios escitas de la estepa.

Debido a sus interacciones y conflictos con las principales civilizaciones contemporáneas de Eurasia, los escitas disfrutan de un estatus legendario en la historiografía y cultura populares. Los escitas tuvieron una gran influencia en las culturas de sus poderosos vecinos, difundiendo nuevas tecnologías como sillas de montar y otras mejoras para la equitación. Los antiguos imperios griego, romano, persa y chino dejaron multitud de fuentes que describen, desde sus perspectivas, las costumbres y prácticas de los temidos guerreros a caballo que venían de las tierras del interior de Eurasia.

Aun así, a pesar de la evidencia de fuentes externas, se sabe poco sobre la historia de los escitas. Sin un idioma escrito o fuentes directas, el idioma o idiomas que hablaban, de dónde venían y hasta qué punto las diversas culturas diseminadas en un área tan grande estaban de hecho relacionadas entre sí, sigue sin estar claro.

La transición de la Edad del Hierro y la formación del perfil genético de los escitas

Un nuevo estudio publicado en Science Advances por un equipo internacional de genetistas, antropólogos y arqueólogos dirigido por científicos del Departamento de Arqueogenética del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena (Alemania), ayuda a iluminar la historia de los escitas con 111 antiguos genomas de culturas arqueológicas clave escita y no escita de la estepa de Asia Central.

Los resultados de este estudio revelan que cambios genéticos sustanciales se asociaron con el declive de los grupos sedentarios de la Edad del Bronce y el surgimiento de las culturas nómadas escitas en la Edad del Hierro. Sus hallazgos muestran que, siguiendo la ascendencia relativamente homogénea de los pastores de finales de la Edad del Bronce, a principios del primer milenio antes de nuestra era, las afluencias del este, oeste y sur a la estepa formaron nuevos acervos genéticos mezclados.

Los diversos pueblos de la estepa de Asia Central

El estudio va aún más allá, identificando al menos dos fuentes principales de origen para los grupos nómadas de la Edad del Hierro. Una fuente oriental probablemente se originó a partir de poblaciones en las montañas de Altai que, durante el curso de la Edad del Hierro, se extendieron hacia el oeste y el sur, mezclándose a medida que avanzaban. Estos resultados genéticos coinciden con el momento y las ubicaciones que se encuentran en el registro arqueológico y sugieren una expansión de las poblaciones del área de Altai, donde se encuentran los primeros entierros escitas, conectando diferentes culturas de renombre como Saka, Tasmola y Pazyryk que se encuentran en el sur, Kazajstán central y oriental respectivamente.

Escitas
Escitas (ilustración de Angus McBride).

Sorprendentemente, los grupos ubicados en los Montes Urales occidentales descienden de una segunda fuente separada pero simultánea. Contrariamente al caso oriental, este acervo genético occidental, característico de las primeras culturas sauromatiano-sármata, se mantuvo en gran parte constante a través de la expansión hacia el oeste de las culturas sármatas desde los Urales hasta la estepa póntica-caspia.

El declive de las culturas escita asociado con nuevos cambios genéticos

El estudio también cubre el período de transición después de la Edad del Hierro, revelando nuevos cambios genéticos y eventos de mezcla. Estos eventos se intensificaron a principios del primer milenio de nuestra era, al mismo tiempo que el declive y la desaparición posterior de las culturas escitas en la Estepa Central. En este caso, la nueva afluencia de Eurasia del Lejano Oriente está plausiblemente asociada con la expansión de los imperios nómadas de la estepa oriental en los primeros siglos de nuestra era, como las confederaciones de Xiongnu y Xianbei, así como con afluencias menores de fuentes iraníes probablemente vinculadas a la expansión de la civilización relacionada con los persas desde el sur.

Aunque muchas de las preguntas abiertas sobre la historia de los escitas no se pueden resolver sólo con ADN antiguo, este estudio demuestra cuánto han cambiado y mezclado las poblaciones de Eurasia a lo largo del tiempo. Los estudios futuros deberían continuar explorando la dinámica de estas conexiones transeurasiáticas cubriendo diferentes períodos y regiones geográficas, revelando la historia de las conexiones entre el oeste, el centro y el este de Eurasia en el pasado remoto y su legado genético en las poblaciones euroasiáticas actuales.

Fuente: Science Advances.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Cofundador de Fantasymundo, director de las secciones de Libros, Ciencia y Cine/TV. Lector incansable de ficción y ensayo, escribo con afán divulgador sobre temáticas relacionadas con el entretenimiento y la cultura cercanas a mis intereses.

1 COMENTARIO

  1. Los que han realizado el estudio cuantas aldeas y necropolis han encontrado para asegurar que era un pueblo sedentario?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.