Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, la generación de luz era una laboriosa tarea manual. Eso fue hasta la llegada de la electricidad, que nos trajo la iluminación con sólo pulsar un interruptor. Pero, ¿cómo ha cambiado esta tecnología nuestra vida cotidiana?

Antes de que se inventara el gas o la iluminación eléctrica, la mayor fuente de luz en el interior solía provenir del fuego fijo en la parrilla. Las actividades domésticas giraban en torno al hogar, y la luz de las velas o las lámparas de aceite proporcionaban una luz tenue (pero móvil) en toda la casa.

Al aire libre, sin ninguna iluminación fuerte de la calle o de los edificios, había una buena razón por la que la mayoría de la gente confiaba en la luz de la luna y de las estrellas para viajar.

La industria ilumina el camino: del gas a la electricidad

A pesar de los importantes avances que beneficiaron a los ricos (como la lámpara de aceite mucho más brillante con mecha circular desarrollada por Ami Argand en 1780), el verdadero cambio en la iluminación de nuestras calles y hogares sólo llegó cuando la tecnología de la iluminación comenzó a desarrollarse a escala industrial: primero como iluminación de gas a finales del siglo XVIII y luego como iluminación eléctrica a partir de mediados del siglo XIX.

La mayoría de la gente no conoció estas tecnologías en su casa, sino en la calle, o en el trabajo, en el creciente número de fábricas iluminadas por la noche.

El alumbrado de gas en el hogar fue cada vez más popular entre las clases medias en el siglo XIX. Mientras que el gas proporcionaba una iluminación relativamente suave, las enormes farolas de arco eléctrico que empezaron a aparecer en la década de 1870 emitían una luz intensa.

La luz se producía mediante una corriente eléctrica que se arqueaba entre dos varillas de carbón, de ahí su nombre. El desarrollo de generadores eléctricos las convirtió en una solución viable para iluminar los espacios públicos.

La luz de gas seguía produciendo una llama familiar, pero la luz eléctrica generada artificialmente era algo totalmente nuevo y emocionante. Se producía casi como por arte de magia, la salida visible de electricidad invisible, aunque, en el caso de las lámparas de arco, con un olor bastante fuerte y algo de ruido.

Las lámparas de arco podían iluminar grandes superficies: las instaladas en las torres del Nueva York de 1860 iluminaban la calle y varias manzanas a la redonda. Sin embargo, debido a la intensidad de estas luces y las altas temperaturas que alcanzaban hizo que debieran colocarse en altura y fuera del alcance.

Las lámparas de arco eran demasiado potentes para el hogar. Se necesitaba, por tanto, una nueva forma de producir luz eléctrica menos potente para el interior.

La invención de la bombilla incandescente

La invención de la solución final para la iluminación eléctrica doméstica -esencialmente, la bombilla incandescente que conocemos hoy- llevó décadas. Los principales retos consistían en fabricar un filamento duradero que produjera una luz brillante y constante, y en crear el mejor vacío posible dentro de la bombilla de cristal para prolongar la vida del filamento.

Los primeros experimentadores, como Joseph Swan, empezaron a probar materiales para fabricar un filamento duradero ya en la década de 1840, aunque no fue hasta la década de 1870 cuando él y Thomas Edison produjeron las más famosas bombillas comercialmente viables.

Una vez que se desarrolló la bombilla eléctrica, no pasó mucho tiempo antes de que la difusión de las plantas generadoras de electricidad convirtiera la iluminación eléctrica en el hogar en una alternativa viable al gas sucio. Pronto se ofreció al consumidor (adinerado) el suministro doméstico de electricidad.

Aunque las primeras bombillas no eran tan potentes como las actuales, ofrecían un interior mucho más luminoso que las anteriores lámparas de gas y aceite. De ahí surgió todo un mundo de gloriosas pantallas decorativas, interruptores y bombillas. Los enchufes eléctricos también tenían una doble función, ya que se utilizaban para alimentar otros pequeños electrodomésticos, como las primeras planchas y tostadoras.

Alexa, baja las luces

La iluminación de nuestros hogares, comunidades y ciudades es hoy más tecnológica que nunca y los sistemas eléctricos se han vuelto cada vez más sofisticados, incluyendo multímetros y diodos Zener para evitar daños en sobrecargas eléctricas. Las luces de la calle se encienden y se controlan a distancia, mientras que las casas se iluminan con solo pulsar un interruptor, con un comando de voz de la IA o incluso con un control remoto desde el trabajo.

Las bombillas incandescentes tradicionales se están eliminando en todo el mundo y se están sustituyendo por alternativas halógenas, LED y OLED más eficientes desde el punto de vista energético, que producen más luz con menos gasto de energía. Las lámparas solares inteligentes y eficientes, como la Little Sun del artista Olafur Eliasson y el ingeniero Frederick Ottensen, llevan cada vez más luz a los lugares rurales y a los que no tienen acceso a un suministro eléctrico fiable.

No en vano, se calcula que el 80% de la población mundial vive con este resplandor del cielo. Su extensión puede verse desde el espacio, con imágenes de satélite que muestran una Tierra brillantemente iluminada.

El impacto de la luz y la contaminación lumínica en la naturaleza -incluidos los seres humanos- necesita más investigación. Por ejemplo, aunque el paso de las tradicionales farolas de vapor de sodio, con su brillo amarillo, a las más eficientes en términos energéticos, las luces LED blancas, parece algo positivo, las pruebas demuestran que la luz ultravioleta adicional que emiten muchas de ellas perturba la vida silvestre.

Por supuesto, el exceso de iluminación es un lujo del que carece gran parte de la población mundial. Es hora de hacer un uso más reflexivo y considerado de las tecnologías de iluminación, tratando la luz artificial como el precioso recurso que es.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Director de la sección de videojuegos. Economista especializado en marketing. Hablo de videojuegos, cine y libros siempre que puedo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.