Coche F1
https://unsplash.com/photos/jwyOS0wkZKo

Con apenas 20 años, el inglés James Baldwin obtuvo el premio como el “jugador más veloz del mundo” en carreras de videojuegos. No obstante, nunca imaginó que su habilidad lo llevaría a las altas competencias en pistas de verdad. Su historia resulta casi inverosímil para muchas personas.

Dos años más tarde, Baldwin vive una nueva etapa en su vida, la cual está bastante lejos de los videojuegos y las PC gamer. El joven, nacido en Buckinghamshire (Reino Unido) entrena de forma habitual para convertirse en uno de los pilotos de carreras más rápidos del mundo, el real.

La historia del joven inglés es muy disímil en comparación con los pilotos profesionales, quienes comienzan participando en carreras en circuitos de karts. Un ejemplo de ello es el caso de Lewis Hamilton, multicampeón de la Fórmula 1. James también corrió karts, pero tuvo que abandonar los circuitos a los 16 años. En aquel momento, pensó que su corta carrera en el automovilismo había llegado a su fin. “Entré en ingeniería y no tuve más carreras de ningún tipo en mi vida”, contó James a Newsbeat de la BBC.

A los 18 años, Baldwin descubrió en una tienda un equipo de simulación con volante y pedales a la venta por 330 dólares, el cual adquirió sin pensarlo dos veces.
“En ese momento, las carreras electrónicas no estaban en auge, entonces no tenía ni idea. Era algo más casual”, cuenta. Entonces, volvió a las carreras, digitales, pero competencias al fin y al cabo.

Estos equipos han evolucionado tanto que hacen sentir al usuario que se encuentra en una verdadera competencia. Los volantes para ordenador tienen motores y engranajes con alta sensibilidad que permiten al usuario sentir el terreno incluso en las curvas. Los pedales aumentan la sensación y el realismo, por lo que James ha tenido un ‘entrenamiento’ previo significativo.

El joven pasó cerca de un año como jugador ocasional hasta que acabó en el top 10 de un evento de deportes electrónicos con el cual ganó un viaje a Austria con todos los gastos pagados para competir por un premio en efectivo. En la competencia internacional se ubicó en segundo lugar y recibió más de 5 mil dólares.

Sus logros aumentaron y fue invitado a competir por uno de los trofeos más apreciados: “El jugador más rápido del mundo”. El certamen se realizó en California, Estados Unidos. La competencia fue bastante rigurosa, con pruebas de condición física y manejo mediático durante dos semanas. Entre los jueces se encontraba el ex piloto colombiano de Fórmula 1, Juan Pablo Montoya, y el brasileño Rubens Barrichello.

Tras ganar el torneo, recibió un millón de dólares para participar en la competencia automovilística GT (Gran Turismo) de Reino Unido. Igualmente, fue invitado al equipo propiedad de Jenson Button, campeón de Fórmula 1 de 2009 y leyenda de las carreras británicas.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.