Erupciones solares: Dos imágenes de una región solar activa (NOAA AR 2109) tomadas por SDO/AIA muestran luz ultravioleta extrema producida por gas coronal caliente a un millón de grados (imágenes superiores) el día antes de que la región se encendiera (izquierda) y el día anterior permaneció en silencio y no se activó (derecha)
Dos imágenes de una región solar activa (NOAA AR 2109) tomadas por SDO/AIA muestran luz ultravioleta extrema producida por gas coronal caliente a un millón de grados (imágenes superiores) el día antes de que la región se encendiera (izquierda) y el día anterior permaneció en silencio y no se activó (derecha). Los cambios en el brillo (imágenes inferiores) en estos dos momentos muestran patrones diferentes, con parches de variación intensa (áreas en blanco y negro) antes del destello (abajo a la izquierda) y mayormente gris (que indica baja variabilidad) antes del período de calma (abajo a la derecha) . Crédito: NASA/SDO/AIA/Dissauer et al. 2022.

En la ardiente atmósfera superior del Sol, un equipo de científicos ha encontrado nuevas pistas que podrían ayudar a predecir cuándo y dónde podría explotar la próxima llamarada solar. Usando datos del Observatorio de Dinámica Solar de la NASA (SDO), investigadores de NorthWest Research Associates (NWRA), identificaron pequeñas señales en las capas superiores de la atmósfera solar, la corona, que pueden ayudar a identificar qué regiones del Sol tienen más probabilidades de producir erupciones solares, explosiones energéticas de luz y partículas liberadas por el sol.

Descubrieron que, por encima de las regiones a punto de estallar, la corona producía destellos a pequeña escala, como pequeñas bengalas antes de las grandes llamaradas.

Esta información eventualmente podría ayudar a mejorar las predicciones sobre erupciones y tormentas del clima espacial, las condiciones interrumpidas en el espacio causadas por la actividad del Sol. El clima espacial puede afectar a la Tierra de muchas maneras: puede producir auroras, poner en peligro a los astronautas, interrumpir las comunicaciones por radio e incluso causar grandes apagones eléctricos.

«En el futuro, la combinación de toda esta información desde la superficie hasta la corona debería permitir a los meteorólogos hacer mejores predicciones sobre cuándo y dónde ocurrirán las erupciones solares«

Los científicos han estudiado previamente cómo la actividad en las capas inferiores de la atmósfera del Sol, como la fotosfera y la cromosfera, puede indicar actividad inminente de erupciones en regiones activas, que a menudo están marcadas por grupos de manchas solares o regiones magnéticas fuertes en la superficie del Sol, que son más oscuros y fríos en comparación con su entorno. Los nuevos hallazgos, publicados en The Astrophysical Journal, se suman a esa imagen.

«Podemos obtener información muy diferente en la corona que la que obtenemos de la fotosfera, o ‘superficie’ del Sol«, indica K.D. Leka, autora principal del nuevo estudio, quien también es profesora extranjera designada en la Universidad de Nagoya en Japón. «Nuestros resultados pueden darnos un nuevo marcador para distinguir qué regiones activas es probable que se activen pronto y cuáles permanecerán tranquilas durante un próximo período de tiempo«.

Una base de datos de imágenes de las regiones activas del Sol

Para su investigación, los científicos utilizaron una base de datos de imágenes recién creada de las regiones activas del Sol capturadas por SDO. El recurso disponible públicamente, descrito en un artículo complementario también en The Astrophysical Journal, combina más de ocho años de imágenes tomadas de regiones activas en luz ultravioleta y ultravioleta extrema. Dirigida por Karin Dissauer y diseñada por Eric L. Wagner, la nueva base de datos del equipo de NWRA facilita a los científicos el uso de datos del Ensamblaje de Imágenes Atmosféricas (AIA) en SDO para grandes estudios estadísticos.

«Es la primera vez que una base de datos como esta está disponible para la comunidad científica, y será muy útil para estudiar muchos temas, no solo regiones activas prontas para originar llamaradas«, comenta Dissauer.

Pequeños destellos preceden a las llamaradas

El equipo de NWRA estudió una gran muestra de regiones activas de la base de datos, utilizando métodos estadísticos desarrollados por el miembro del equipo Graham Barnes. El análisis reveló pequeños destellos en la corona que precedieron a cada llamarada. Estos y otros nuevos conocimientos brindarán a los investigadores una mejor comprensión de la física que tiene lugar en estas regiones magnéticamente activas, con el objetivo de desarrollar nuevas herramientas para predecir las erupciones solares.

«Con esta investigación, realmente estamos comenzando a profundizar«, concluye Dissauer. «En el futuro, la combinación de toda esta información desde la superficie hasta la corona debería permitir a los meteorólogos hacer mejores predicciones sobre cuándo y dónde ocurrirán las erupciones solares«.

Fuentes:

The Astrophysical Journal.

The Astrophysical Journal.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos
Cofundador de Fantasymundo, director de las secciones de Libros y Ciencia. Lector incansable de ficción y ensayo, escribo con afán divulgador sobre temáticas relacionadas con el entretenimiento y la cultura cercanas a mis intereses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.