Los trabajadores de las abejas melíferas del Cabo ponen huevos de parásitos en una celda reina.
Los trabajadores de las abejas melíferas del Cabo ponen huevos de parásitos en una celda reina. Crédito: Profesor Benjamin Oldroyd / Universidad de Sydney.

En un estudio publicado ayer en Current Biology, los investigadores de la Universidad de Sydney han identificado el gen único que determina cómo se reproducen las abejas del Cabo sin tener relaciones sexuales. Un gen, GB45239, situado en el cromosoma 11, es responsable de los nacimientos asexuales.

Es extremadamente emocionante“, comenta el profesor Benjamin Oldroyd, genetista conductual que trabaja en la Facultad de Ciencias de la Vida y del Medio Ambiente. “Los científicos han estado buscando este gen durante los últimos 30 años. Ahora que sabemos que está en el cromosoma 11, hemos resuelto un misterio“.

El sexo es una forma extraña de reproducirse y, sin embargo, es la forma más común de reproducción para animales y plantas en el planeta“, continúa. “Es un misterio biológico importante por qué hay tanto sexo y no tiene sentido evolutivo. La asexualidad es una forma mucho más eficiente de reproducirse, y de vez en cuando vemos una especie volver a ella“.

En la abeja melífera del Cabo, que se encuentra en Sudáfrica, el gen ha permitido que las abejas obreras pongan huevos que sólo producen hembras en lugar de los machos normales que hacen otras abejas melíferas. “Los machos de esta subespecie son en su mayoría inútiles“, afirma Oldroyd. “Pero los trabajadores de esta población pueden reencarnarse genéticamente como una reina femenina y esa perspectiva cambia todo“.

Pero esto también causa problemas. “En lugar de ser una sociedad cooperativa, las colonias de abejas del Cabo están llenas de conflictos porque cualquier trabajadora puede ser reencarnada genéticamente como la próxima reina. Cuando una colonia pierde a su reina, los trabajadores luchan y compiten para ser la madre de la próxima reina“, continúa Oldroyd.

La capacidad de producir hijas asexualmente, conocida como “partenogénesis thelytokous”, se limita a una sola subespecie que habita en la región del Cabo de Sudáfrica, la abeja del Cabo o Apis mellifera capensis.

Un trabajador (negro en el centro) es casi tan grande como una reina Capensis (con disco blanco)
Un trabajador (negro en el centro) es casi tan grande como una reina Capensis (con disco blanco) Crédito: Profesor Benjamin Oldroyd / Universidad de Sydney.

Otros rasgos distinguen a la abeja melífera del Cabo de otras subespecies de abejas melíferas. En particular, los ovarios de las abejas obreras son más grandes, se activan más fácilmente y pueden producir feromonas de reina, lo que les permite afirmar el dominio reproductivo en una colonia.

Estos rasgos también conducen a una propensión al parasitismo social, un comportamiento en el que los trabajadores de las abejas del Cabo invaden colonias extranjeras, reproducen y persuaden a los trabajadores de la colonia anfitriona para que alimenten a sus larvas. Cada año en Sudáfrica, mueren 10.000 colonias de colmenas comerciales debido al comportamiento de parasitismo social en las abejas melíferas del Cabo.

Esta es una abeja que debemos mantener fuera de Australia“, sentencia el profesor Oldroyd.

La existencia de las abejas del Cabo con estas características se conoce desde hace más de cien años, pero sólo recientemente, utilizando herramientas genómicas modernas, hemos podido entender el gen real que da origen al nacimiento virginal.

Un estudio adicional de las abejas del Cabo podría darnos una idea de dos transiciones evolutivas principales: el origen del sexo y el origen de las sociedades animales“, comenta el profesor Oldroyd.

Quizás la perspectiva más emocionante que surge de este estudio es la posibilidad de comprender cómo funciona realmente el gen funcionalmente. “Si pudiéramos controlar un interruptor que permite a los animales reproducirse asexualmente, eso tendría aplicaciones importantes en la agricultura, la biotecnología y muchos otros campos“, concluye el profesor Oldroyd. “Por ejemplo, muchas especies de hormigas plaga como las hormigas de fuego poseen este tipo de reproducción asexual, aunque desafortunadamente el gen que la desencadena parece ser diferente al que se encuentra en Capensis“.

Fuente: Current Biology.

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.