Cómo crear una lengua, de Miguel Jaén: interesante manual para frikis de la lingüísticaApuesto a que todos los que tenemos algo de creadores y creativos hemos soñado alguna vez con construir nuestro propio idioma, a imagen del quenya de Tolkien (“El señor de los anillos”), el klingon de Marc Okrand (“Star Trek”), o el más reciente dothraki, de George R.R. Martin y David J. Peterson (“Juego de tronos”). 

El que más y el que menos, casi cualquier escritor, guionista, jugador de rol o simple amante de la ciencia ficción y la fantasía habrá utilizado algunas palabras inventadas para dar nombre a sus personajes, lugares, objetos o conceptos, seguramente inventadas al tuntún.

Para los que quieran ir un poco más lejos, Miguel Jaén ha publicado, en la editorial Berenice, “Cómo crear una lengua. Manual para elaborar un idioma propio”. Como bien dice su título, se trata de una compilación de recursos clave para aprender a desarrollar una lengua, simplificada y comprimida en menos de 300 páginas.

Para la mayor comodidad del lector, el libro se estructura en cinco partes diferenciadas: un primer capítulo dedicado a describir cómo surgen las lenguas, cómo se diversifican, se dejan influir por el entorno y desaparecen.

Tres capítulos que recogen todo lo relativo a la fonética, a los sonidos y sus posibles combinaciones. El quinto capítulo corresponde a la escritura de un nuevo idioma, tanto con caracteres latinos como con una escritura original.

El capítulo seis y el siete abordan, por fin, la creación de palabras a través de varias alternativas, de las más sencillas a las más complejas. El octavo y noveno capítulo estudian nuestra queridísima gramática. Finalmente, el último capítulo es una especie de cajón de sastre al que puedes echar mano para dar más personalidad a lo que quiera que hayas conseguido crear.

Si adquieres este libro, te recomiendo que lo leas con lápiz y papel en mano, pues es de esos manuales cuya simple lectura no te va a aportar mucho por sí sola: vas a necesitar no sólo escribir, tachar y rescribir, sino también aprender el abecedario fonético y sus distintos sonidos si pretendes formar tu propia lengua. También podrías optar por saltarte todo el apartado fonético y centrarte solo en la escritura, o tomar solo las bases de la morfología y la gramática para crear unas cuantas expresiones y gentilicios, por ejemplo. Dependerá de lo que quieras conseguir y de lo que elijas profundizar en el tema.

Ningún conocimiento parte de la nada. Así que, antes de empezar a apilar los ladrillos de tu propio idioma, deberás entender cómo funcionan las lenguas existentes o las muertas. Y ese es uno de los puntos más interesantes de este título: la multitud de curiosidades sobre otros idiomas que lo pueblan lo convierten en una obra amena, también accesible para los curiosos.

Cómo crear una lengua, de Miguel Jaén: interesante manual para frikis de la lingüística

Cómo crear una lengua” está pensado, y por lo tanto escrito, para lectores de cualquier nivel, por lo que las explicaciones son bastante fáciles de entender, y el autor las completa con múltiples ejemplos. El lenguaje es muy coloquial, consiguiendo de esta forma que el tostón que sería cualquier manual estándar de lingüística se convierta en algo más digerible e interesante. Lo que no quiere decir que no tenga partes más densas y costosas. Después de todo, todo aprendizaje conlleva su parte de esfuerzo.

Un esfuerzo que vas a necesitar si quieres construir una lengua de verdad, coherente y lógica. Que también requerirá de mucho tiempo para ahondar en cada uno de los recursos mencionados en el libro (porque no pensarás que un solo título basta para desarrollar algo tan complejo como un idioma, ¿verdad?). Tolkien tardó toda una vida en moldear su alto élfico, y eso que fue filólogo y lingüista apasionado. Si cualquier aficionado pudiese hacer lo mismo en dos meses, todo el mundo tendría su propio idioma.

Así que tómate “Cómo crear una lengua” como una introducción a la lingüística: interesante, más amena que los manuales al uso y muy completa. Una excelente forma de conocer las bases teóricas imprescindibles para embarcarse en la aventura de crear un idioma. Suficiente para dar las primeras pinceladas, para hacerte con las primeras palabras y expresiones, para que te pique el gusanillo y te sumerjas de lleno en ese curioso e inabarcable mundo de la idiomática. Un buen lugar para empezar es el blog de Miguel Jaén, donde el autor se explaya sobre todas las temáticas del libro y más.

En resumen “Cómo crear una lengua. Manual para elaborar un idioma propio”, es un título ideal para todos los frikis de la lingüística, y para aquellos que queremos serlo.

Compra aquí "Cómo crear una lengua".

FantasyTienda: Figuras, merchandising, juegos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.